Ir al contenido principal

de feria y sin vanidades.

Pasé el día de ayer arrecido en la Feria de Muestras de Béjar, donde tenemos un stand para dar a conocer nuestra empresa. Arrecido y haciendo el ridículo en exposición permanente, que yo no valgo para estos saraos en los que brilla la absurda avidez humana por las cosas sin valor [una procesión de tipos con la mano puesta para pillar folletos, lapicerillos, bolis, mecheros o papeletas de sorteo].
Lo positivo, pues Paco ‘Gabana’ con su generosidad habitual, su afecto y su alta disposición a lo que sea.
Lo negativo, la morbosidad política acentuada por la zona vending municipal a la entrada del recinto.
Salvan el asunto un par de azafatas de merendar y los tentetiesos ‘Panbesa’.
Hoy otra vez.

(16:23 horas) Como silbar… así permanece el recuerdo.
La arena se metía por todos lados traída por un viento molesto, pero no me importaba demasiado. La playa de Punta estaba como en barbecho con vestales tumbadas acaparando el sol en sus pechos apresados en decúbito supino. Yo iba en camisa blanca y tejanos regazados, con los pies descalzos haciendo juego con la camisa. Caminaba absorto mirando aquellos cuerpos mientras las olas me traían finos baldes de frío. Volaban las gaviotas mirando cómo se deslizaban las tablas con sus hombres cortando el mar picado [la mar picada]. El descanso me entraba por los ojos, que se cerraban para salvar la arena y el destello. Me hubiera quedado allí hasta pasar hambre, pero no lo hice porque el mar me da miedo, un miedo de pateras y de náufragos que se hace insoportable.
Como silbar.
(23:00 horas) Espantado de ver como cien veces pasar a las mismas personas frente a mis ojos [tremendo el síndrome ferial], me llego a esta hora con ganas de pillar cama y una idea clara sobre ‘el punto de vista’. Yo he sido observado más de cien veces por quienes han pasado frente a mí, pero mi mirada ha cursado cien observaciones repetidas multiplicadas por millares. Probablemente, desde el punto de vista de los paseantes yo haya supuesto en algún momento cierta idea detenida, pero desde mi mirada he sentido auténtico vértigo, el vértigo que debe sentir la fiera encerrada en seis metros cuadrados y observada día a día hasta el final de su vida. Que te miren agota, pero mirar con tan ingente número de gestos y un fondo fijo [en mi caso era el stand de El Ocaso] produce una suerte de náusea indescriptible que jamás había sentido.
Algo muy similar, pero en clave de temor [no de náusea], me sucedió hace unos días con la colega A. B. Sentirme mirado me asusta y mirar con intensidad me derrota. No sé por qué sucedió, pero el sentimiento fue parejo.
Dos sentimientos similares que nunca me habían llegado se producen en un plazo cortísimo. Eso qué significa. ¿Será que algo sensible está cambiando en mi arco perceptivo?
De Tontopoemas ©...

Comentarios

  1. miedo al sentimiento,miedo a saber donde empieza su mirada y acaba la tuya

    ResponderEliminar
  2. El autentico anónimo dice:

    Me hace feliz, ver asomarse la sensible luz, por tu blog y no te preocupes por las palabras que no escribes, porque siguen donde tu quieres que sigan, dentro de ti, (donde nadie puede quitarte,lo que es tuyo), un abrazo amigo

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

NO SEAS NUNCA COMO YO

Casi cinco meses de vida tranquila juntos, Mario. Yo viéndote crecer y adquirir pericias y tú mirándome, a veces perplejo y a veces encantado de verme (porque los abuelos hacemos cosas que no hacen los padres, como sacarte del carrito y achucharte cuando lloras y hay que dejarte tranquilo para que encuentres el sueño).  Casi cinco meses y ya me has llenado de endorfinas (porque el abuelo canilllas blancas es pura química orgánica), me has perfumado de ese olor tuyo a bebé, que es el único que en mi mundo supera al olor del tabaco, y te has hecho centro de todo, pues te veo y me olvido del banco que me tiene medio asesinadito, de los clientes que están esperando en la puerta y hasta de este dolor cabrón que llevo en la rodilla desde hace unas semanas. Y lo mejor, lo mejor de todo, es que, cuando llegas, te miro y sonrío, y tú me devuelves enseguida una sonrisa a medias con hoyuelo  al ladito derecho de tu boca. Entonces te cojo y te achucho, te acerco a mi mejilla y siento ese lazo qu…

Jugar al cíclope...

Jugar al cíclope, como en el capítulo siete de Rayuela, o simplemente jugar al Cortázar postmasmédula, a aquel Cortázar tan Girondo de “Apenas él le amalaba el noema... ¡Evohé¡ ¡Evohé! Volposados en la cresta del murelio, se sentían balpamar, pernilos y márulos...”... no, mejor jugar al cíclope y cansarte de no estar cansado o jugar a cerrar los ojos para ver e imaginar que la felicidad está más cerca... quienes piensan demasiado no pueden hacer nada... he aquí la regla fundamental del juego de La Maga... y uno está tan triste porque todo es tan hermoso... ¿y si quienes forman mi mundo solo fueran ilusiones... no lo que son, sino mis ilusiones de ellos, no sus verdades, sino mis mentiras?... todo sería un juego estético personal, un juego magnífico en el que crecer... salgo a la calle, voy a por tabaco hasta PdT, doblo la esquina cuesta arriba, estoy solo en la calle, estoy solo en la esquina... subo hasta que las puertas de cristal detectan mi presencia y se abren como puertas... est…

Me late el codo izquierdo...

Hoy me levanté con el codo izquierdo dolorido e hinchado, todo por un golpetazo que me arreé la semana pasada con una puerta [se conoce que ayer me apoyé en alguna de las barreras de la plaza de toros bejarana, mientras asistía al blues, y se me ha infectado]… y es que últimamente parezco un quecomari lleno de cuitas y quejicoserías… el cabrón está ardiendo y focaliza toda mi atención en su latido, hasta el punto de hacerme perder concentración en lo que hago.
En fin, que sigo en el asunto de vivir y eso me gusta mucho… hasta el latido este que me reclama atención constante.
Hoy le pegué la última corrección al nuevo libro de Belencita, “Orden de alejamiento”, y vuelvo a dejar escrito que me gusta muchísimo su forma y su contenido. Espero que en un par de semanas esté listo para hacerlo llegar a sus manos…. y que me ha gustado leerlo con ese latidito de dolor, pues el poemario es de dolor entero… y muy intenso.
Luego, me dejé de mí [y del trabajo] y le busqué contenido a ese pum-pum… y m…