Ir al contenido principal

de feria y sin vanidades.

Pasé el día de ayer arrecido en la Feria de Muestras de Béjar, donde tenemos un stand para dar a conocer nuestra empresa. Arrecido y haciendo el ridículo en exposición permanente, que yo no valgo para estos saraos en los que brilla la absurda avidez humana por las cosas sin valor [una procesión de tipos con la mano puesta para pillar folletos, lapicerillos, bolis, mecheros o papeletas de sorteo].
Lo positivo, pues Paco ‘Gabana’ con su generosidad habitual, su afecto y su alta disposición a lo que sea.
Lo negativo, la morbosidad política acentuada por la zona vending municipal a la entrada del recinto.
Salvan el asunto un par de azafatas de merendar y los tentetiesos ‘Panbesa’.
Hoy otra vez.

(16:23 horas) Como silbar… así permanece el recuerdo.
La arena se metía por todos lados traída por un viento molesto, pero no me importaba demasiado. La playa de Punta estaba como en barbecho con vestales tumbadas acaparando el sol en sus pechos apresados en decúbito supino. Yo iba en camisa blanca y tejanos regazados, con los pies descalzos haciendo juego con la camisa. Caminaba absorto mirando aquellos cuerpos mientras las olas me traían finos baldes de frío. Volaban las gaviotas mirando cómo se deslizaban las tablas con sus hombres cortando el mar picado [la mar picada]. El descanso me entraba por los ojos, que se cerraban para salvar la arena y el destello. Me hubiera quedado allí hasta pasar hambre, pero no lo hice porque el mar me da miedo, un miedo de pateras y de náufragos que se hace insoportable.
Como silbar.
(23:00 horas) Espantado de ver como cien veces pasar a las mismas personas frente a mis ojos [tremendo el síndrome ferial], me llego a esta hora con ganas de pillar cama y una idea clara sobre ‘el punto de vista’. Yo he sido observado más de cien veces por quienes han pasado frente a mí, pero mi mirada ha cursado cien observaciones repetidas multiplicadas por millares. Probablemente, desde el punto de vista de los paseantes yo haya supuesto en algún momento cierta idea detenida, pero desde mi mirada he sentido auténtico vértigo, el vértigo que debe sentir la fiera encerrada en seis metros cuadrados y observada día a día hasta el final de su vida. Que te miren agota, pero mirar con tan ingente número de gestos y un fondo fijo [en mi caso era el stand de El Ocaso] produce una suerte de náusea indescriptible que jamás había sentido.
Algo muy similar, pero en clave de temor [no de náusea], me sucedió hace unos días con la colega A. B. Sentirme mirado me asusta y mirar con intensidad me derrota. No sé por qué sucedió, pero el sentimiento fue parejo.
Dos sentimientos similares que nunca me habían llegado se producen en un plazo cortísimo. Eso qué significa. ¿Será que algo sensible está cambiando en mi arco perceptivo?
De Tontopoemas ©...

Comentarios

  1. miedo al sentimiento,miedo a saber donde empieza su mirada y acaba la tuya

    ResponderEliminar
  2. El autentico anónimo dice:

    Me hace feliz, ver asomarse la sensible luz, por tu blog y no te preocupes por las palabras que no escribes, porque siguen donde tu quieres que sigan, dentro de ti, (donde nadie puede quitarte,lo que es tuyo), un abrazo amigo

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…

Caidino...

Estoy lento y como gatinín con este calor bestia que cae sobre mí como una losa, y con tanto por hacer y en diferentes campos. Ahora que necesitaría multiplicarme, estoy dividido y hasta restado. SBQ necesitaría ahora de todas mis fuerzas de invierno (tenemos un agujero grande que tapar y no soy capaz de tomar aire). Intento mercadillos, lecturas, talleres, ventas de materiales chulos, sorteos…, pero nada funciona. Es como si al quedarme desactivado yo, se hubiera desactivado todo, pero no sé de dónde sacar la energía que necesito como el aire de respirar, no sé cómo tramitar esta abulia sobrevenida. En Perú la gente tiene sed, hay pendientes entregas necesarias de materiales, de carritos…, y he dejado un proyecto a medias que hace que me sienta culpable por ratitos. Es este jodido calor y que la gente aquí ya no puede más, porque está agotada por los miserables del dinero. A ello se suma el golpe constante en el trabajo, el ramillete de deudas con sus apremios y el vacío inabarcable…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías… y ese ser ‘la razón’ le gusta mucho al que viaja a velocidad en los cómodos asientos de sus vagones, viendo pasar el paisaje por las ventanillas, pero solivianta al que perdió el billete, al que nunca tuvo para comprarlo y, sobre todo, al que busca lugares a los que ir y a los que el tren no llegará jamás, porque no hay vías ni estaciones. Así visto el trasunto humano, la libertad del que está en el sistema (el tren) viene siempre marcada por unas fronteras nítidas que, precisamente, amordazan esa libertad… o sigues las vías con tu billete en regla o te bajas del tren y corres el peligro de ser arrollado si quieres volver a subirte en él mientras no detenga su marcha. Me sucede con frecuencia que tengo ideas nítidas en mi cabeza, ideas que se muestran preclaras y estructuradas en mi mente y que, cuando intento compartirlas, me resulta muy difícil hacerlas llegar a mi interlocutor con la …