Ir al contenido principal

Pinto por no llorar.


Ayer fue mi segundo día de piscina, pues eché allí la tarde con mis pinturitas, tuneando mi libro interminable [disfrutándolo]. Hubo charla sobre el sistema de enseñanza con Antoñito y mis cuñadas y, como siempre, me pillé un cabreo importante, pues no entiendo nada, pero sufro constantemente en mis carnes los resultados de un sistema infame y de una serie de profesores absolutamente negados para esto… que para impartir enseñanza hay que partir de cierto nivel de inteligencia, coño, y el que no valga, pues a la calle.

Lo que más me molesta es que los chavales, que se supone que están por hacer, deben padecer y pagar la incapacidad de algunos de sus profesores que no saben imponer su autoridad [¿de quién es ese problema, de los alumnos o del profesor?] y reniegan aupando a los que saldrían adelante por sí mismos y jodiendo a los que realmente necesitan apoyo formativo. Otra cosa es la formación general del mentado colectivo [al que, gracias a Dios, no pertenezco], que me los encuentro a puñaditos que no saben las reglas de acentuación, ponen si rubor una ‘b’ donde debiera ir una ‘v’ o quitan las haches de sus lugares por sus jodidos fueros [lo demuestro con pruebas que conservo al que quiera y cuando quiera]… eso por no hablar de sus carencias expresivas [que son fundamentales para la comunicación con los chavales].

Joder, en la enseñaza se está para formar y canalizar a los críos, no para destruirlos y dejarlos hechos unos zorros antes de su maduración.
El problema es que un número alto de enseñantes no ha tomado aún consciencia del material con el que juegan. Pillan su sueldo a final de mes, que es lo que les interesa, y juegan a esa cosa de ser dioses que dicen ‘tú sí, tú no…” sin rubor, sin pensar en que están destruyendo algo que aún no ha tenido la oportunidad de ser.

Su paraíso es el de un grupo de críos atentos, callados, estudiosos, que no den guerra y que contesten con educación a todas sus preguntas… pero no se dan cuenta de que ese paraíso es su responsabilidad, ellos son los que deben construirlo, ellos son los que deben ganarse el respeto y poner orden sobre la mesa de trabajo, los que deben valorar quién requiere más atención y quién puede seguir los pasos sin necesidad de apoyo. Y en ese juego/trabajo la ‘frustración’ nunca es una opoción válida [me refiero a frustrar al objeto de la formación, no a frustrarse, que eso debe entrar dentro del sueldo].
El fracaso de un solo chaval es el fracaso de todo el sistema.

Ojo, y asumo mi responsabilidad como padre, toda la que me cabe [aunque afirmo taxativamente que a mí no me paga nadie un sueldo por ser padre, pero se me ‘obliga’ a llevar a mis hijos a un centro escolar y dejarlos en manos de profesionales que les impartirán una formación reglada y ‘obligatoria’], pero en el centro escolar los responsables son los profesionales que imparten enseñanza y no vale cargar sus carencias sobre las espaldas de los demás. Que yo tengo una empresa y cuando hago algo mal lo pago y no puedo esconderme en otras responsabilidades ajenas al resultado que ofrezco. Imagínense si yo implicase a los padres de mis trabajadores en su falta de producción o de calidad en la misma… y al fin y al cabo yo genero impresos, que son susceptibles de ser repetidos y mejorados sin problema… En la enseñaza no se puede romper a un chaval por la mitad para repetirlo, y es por ello que los profesionales deben ser eso: PROFESIONALES que no se rindan ante la dificultad de algunos críos y que se empeñen, precisamente, en los que presentan más problemas.
No sé quién tiene la culpa de lo que sucede, pero la realidad se patentiza en un escandaloso fracaso escolar, en una clase educativa francamente mediocre [ya sin otra vocación que su sueldo –por lo general, que siempre hay gozosas excepciones–] y en un futuro negro como la noche.

Sólo un ejemplo que se repite en miles de muchachos y que no tiene parangón [sobre todo cuando se definió la ‘evaluación continua’ como sistema de valoración de los alumnos sobre el valor del examen puntual]:
Un crío más o menos brillante y voluntarioso que lo aprueba todo pasa, como poco, tres situaciones de tensión por asignatura al año. Las aprueba y basta.
Un crío mediocre o con dificultades del tipo que se nos ocurra, ha de pasar las mismas situaciones de tensión por asignatura más la acumulación de recuperaciones [que van siempre en progresión geométrica], terminando en los dos últimos meses del curso con seis u ocho exámenes por semana, una acumulación que es destructiva por sí misma y, cómo no, por comparación con el anterior modelo de alumno, que en esos meses sólo tiene un examen por asignatura si es que no la tiene superada ya y se dedica a rascarse la barriga.
Vamos, que se colapsa al que tiene dificultades hasta arruinarle por pura presión.
¿Es así el espíritu de la evaluación continua?, ¿facilitar el paso del que brilla y dificultárselo al que cojea?… Los profes dicen que esas recuperaciones son ‘oportunidades’ que ellos regalan… piénsenlo bien, coño, piénsenlo… y luego se lo explican a un padre que ve lo que sucede con auténtica desesperación, que vive las presiones, las carencias y la mediocridad de sus hijos.
No sé.
De Tontopoemas ©...

Comentarios

  1. Tienes razon, y exactamante ocurre,parte de lo mismo con el sistema de cuatrimestrales en la universidad ( La asignatura se hace tan densa en cuatro meses, que desde que empiezas a enterarte un poco, al examen, hay un paso.)
    Parece que el repartir mucho en poco tiempo es,mucho más nefasto que una asignatura anual. En ciudades grandes con varias universidades, tienen más aprobados los alumnos con asignaturas anuales que los otros. Habrá que poner en revisión el sistema educativo, y como no nos pongamos de acuerdo en protestar los padres,lo llevamos claro.

    ResponderEliminar
  2. Comparto plenamente tu razonamiento, es cruel que precisamente los crios con mas necesidades de atención sean los más presionado.
    Un sistema de evaluación continua que no es capaz de detectar a tiempo problemas de aprendizaje o de adaptación.
    Profesorado no vocacional que se creen jueces o dioses más que enseñantes, que miden el nivel de aprendizaje por un resultado decimal a veces absolutamente subjetivo, que se dejan influenciar en sus valoraciones/evaluaciones por factores ajenos a la evolución educativa del niño... en fin, no se si el sistema, no se si los que ponen/mos en marcha el sistema, solo se que al final los únicos sufridores son los de siempre, los débiles, los niños y por supuesto sus familias.
    AA

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…

Caidino...

Estoy lento y como gatinín con este calor bestia que cae sobre mí como una losa, y con tanto por hacer y en diferentes campos. Ahora que necesitaría multiplicarme, estoy dividido y hasta restado. SBQ necesitaría ahora de todas mis fuerzas de invierno (tenemos un agujero grande que tapar y no soy capaz de tomar aire). Intento mercadillos, lecturas, talleres, ventas de materiales chulos, sorteos…, pero nada funciona. Es como si al quedarme desactivado yo, se hubiera desactivado todo, pero no sé de dónde sacar la energía que necesito como el aire de respirar, no sé cómo tramitar esta abulia sobrevenida. En Perú la gente tiene sed, hay pendientes entregas necesarias de materiales, de carritos…, y he dejado un proyecto a medias que hace que me sienta culpable por ratitos. Es este jodido calor y que la gente aquí ya no puede más, porque está agotada por los miserables del dinero. A ello se suma el golpe constante en el trabajo, el ramillete de deudas con sus apremios y el vacío inabarcable…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías… y ese ser ‘la razón’ le gusta mucho al que viaja a velocidad en los cómodos asientos de sus vagones, viendo pasar el paisaje por las ventanillas, pero solivianta al que perdió el billete, al que nunca tuvo para comprarlo y, sobre todo, al que busca lugares a los que ir y a los que el tren no llegará jamás, porque no hay vías ni estaciones. Así visto el trasunto humano, la libertad del que está en el sistema (el tren) viene siempre marcada por unas fronteras nítidas que, precisamente, amordazan esa libertad… o sigues las vías con tu billete en regla o te bajas del tren y corres el peligro de ser arrollado si quieres volver a subirte en él mientras no detenga su marcha. Me sucede con frecuencia que tengo ideas nítidas en mi cabeza, ideas que se muestran preclaras y estructuradas en mi mente y que, cuando intento compartirlas, me resulta muy difícil hacerlas llegar a mi interlocutor con la …