Ir al contenido principal

Carita Boronska.



Llegué a lo de Carita Boronska con el cuerpo machacado y la cabeza loca por esa gilipollez que se llama Historia [y] del Arte [en el IES Ramón Olleros debieran llamarlo ‘Histeria (y) del Arte’]… cuando quienes las imparten juegan a ser terribles gárgolas de catedral o esfinges tebanas que despeñan implacablemente a los viajeros [alumnos] más confusos por su abismo de rigor pacato.
Carita se apareció bellísima, dulce, angelical… mágica en su traje negro y rojo de emocionada preñez. Cantó como una diosa sobre el decorado musical de tres instrumentistas geniales y dejó cierto sabor Céline Dion, un puntito afrutado del mejor ‘Tapestry’ de Carole King y una cosita Peyroux mezclada con ese ‘chassss’ rap-jazz tan sugerente en su versión divina del tema Beatles “don’t together”.
Disfruté como un crío con ese directo y, a los postres, la besé entre bambalinas mientras me quedaba alucinado ante sus misteriosos ojos azules.
Será grande Carita Boronska… porque ya lo es.

PRECARITA

Los prolegómenos del concierto Boronska fueron de cola moscovita propiciada por la generosa gratuidad del evento y por el retraso ensayero de los artistas. Yo estuve allí desde las nueve y media y ya me tocó a media cola mientras me acordaba del rabo de nube de Silvio.
Hacer cola es siempre curioso y algo nerviosero [hacía años que no participaba directamente en algo parecido]. Al primer volteo de cabeza, para decirle hola a un colega que pasaba, se me pusieron delante siete viejales metiendo el culo [ante tales carnazas no suelo hacer agua] y tirándome patrás con un insufrible olor a pachulí que me obligó a retroceder tres casillas con todos mis familiares. No protesté por eso de la edad de las ‘fruteras’ y de su ilusa pretensión de oír a la Boronska lanzarse por “Paquito el Chocolatero” [es lo malo de lo gratis]. Permanecí en mi puesto y, de pronto, con elegancia suma, un zorolo de mi edad y con pelo blanco [va siempre de educadísimo por la vida] se acopló con descaro, y como si nada, en los puestos delanteros con su señora esposa mientras el personal elevaba la voz para llamarle en alto ‘cara dura’ [mereció la pena dejarle estar en el lugar robado para escuchar los mil comentarios que empezaron a correr entre el público sobre su persona]. Mientras se desarrollaba lo del zorolero, un matrimonio lumpen con sudada de meses me hizo la piruleta [fue peor que el pachulí] y claudiqué al instante con el correspondiente [y segundo] patrás… con el resumen de que a la hora de la apertura de las puertas cervantiles ya había perdido más puestos que el farolillo rojo en la subida a los lagos de Covadonga… pero entré y pillé asiento justito delante de un follonero entrado en años que ya empezó a quejarse de que no iba a ver conmigo delante… y salió la Boronska y se me olvidó todo con aquella puesta en escena tranquilita y deliciosa.
Este país ya no está para guardar cola… ni para cerrar filas.
Y no es malo.


De FUMADORAS

Comentarios

  1. Buenas brother, me parece lo suyo que si me permites descubrir pequeñas perlitas, el asunto sea bidireccional.Ella se llama Victoria Gastelo. Va a sacar disco ahora en Septiembre.

    Espero que te guste. Te dejo la web:

    http://www.gastelo.es

    Saludote.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

NO SEAS NUNCA COMO YO

Casi cinco meses de vida tranquila juntos, Mario. Yo viéndote crecer y adquirir pericias y tú mirándome, a veces perplejo y a veces encantado de verme (porque los abuelos hacemos cosas que no hacen los padres, como sacarte del carrito y achucharte cuando lloras y hay que dejarte tranquilo para que encuentres el sueño).  Casi cinco meses y ya me has llenado de endorfinas (porque el abuelo canilllas blancas es pura química orgánica), me has perfumado de ese olor tuyo a bebé, que es el único que en mi mundo supera al olor del tabaco, y te has hecho centro de todo, pues te veo y me olvido del banco que me tiene medio asesinadito, de los clientes que están esperando en la puerta y hasta de este dolor cabrón que llevo en la rodilla desde hace unas semanas. Y lo mejor, lo mejor de todo, es que, cuando llegas, te miro y sonrío, y tú me devuelves enseguida una sonrisa a medias con hoyuelo  al ladito derecho de tu boca. Entonces te cojo y te achucho, te acerco a mi mejilla y siento ese lazo qu…

Jugar al cíclope...

Jugar al cíclope, como en el capítulo siete de Rayuela, o simplemente jugar al Cortázar postmasmédula, a aquel Cortázar tan Girondo de “Apenas él le amalaba el noema... ¡Evohé¡ ¡Evohé! Volposados en la cresta del murelio, se sentían balpamar, pernilos y márulos...”... no, mejor jugar al cíclope y cansarte de no estar cansado o jugar a cerrar los ojos para ver e imaginar que la felicidad está más cerca... quienes piensan demasiado no pueden hacer nada... he aquí la regla fundamental del juego de La Maga... y uno está tan triste porque todo es tan hermoso... ¿y si quienes forman mi mundo solo fueran ilusiones... no lo que son, sino mis ilusiones de ellos, no sus verdades, sino mis mentiras?... todo sería un juego estético personal, un juego magnífico en el que crecer... salgo a la calle, voy a por tabaco hasta PdT, doblo la esquina cuesta arriba, estoy solo en la calle, estoy solo en la esquina... subo hasta que las puertas de cristal detectan mi presencia y se abren como puertas... est…

Me late el codo izquierdo...

Hoy me levanté con el codo izquierdo dolorido e hinchado, todo por un golpetazo que me arreé la semana pasada con una puerta [se conoce que ayer me apoyé en alguna de las barreras de la plaza de toros bejarana, mientras asistía al blues, y se me ha infectado]… y es que últimamente parezco un quecomari lleno de cuitas y quejicoserías… el cabrón está ardiendo y focaliza toda mi atención en su latido, hasta el punto de hacerme perder concentración en lo que hago.
En fin, que sigo en el asunto de vivir y eso me gusta mucho… hasta el latido este que me reclama atención constante.
Hoy le pegué la última corrección al nuevo libro de Belencita, “Orden de alejamiento”, y vuelvo a dejar escrito que me gusta muchísimo su forma y su contenido. Espero que en un par de semanas esté listo para hacerlo llegar a sus manos…. y que me ha gustado leerlo con ese latidito de dolor, pues el poemario es de dolor entero… y muy intenso.
Luego, me dejé de mí [y del trabajo] y le busqué contenido a ese pum-pum… y m…