Ir al contenido principal

Carita Boronska.



Llegué a lo de Carita Boronska con el cuerpo machacado y la cabeza loca por esa gilipollez que se llama Historia [y] del Arte [en el IES Ramón Olleros debieran llamarlo ‘Histeria (y) del Arte’]… cuando quienes las imparten juegan a ser terribles gárgolas de catedral o esfinges tebanas que despeñan implacablemente a los viajeros [alumnos] más confusos por su abismo de rigor pacato.
Carita se apareció bellísima, dulce, angelical… mágica en su traje negro y rojo de emocionada preñez. Cantó como una diosa sobre el decorado musical de tres instrumentistas geniales y dejó cierto sabor Céline Dion, un puntito afrutado del mejor ‘Tapestry’ de Carole King y una cosita Peyroux mezclada con ese ‘chassss’ rap-jazz tan sugerente en su versión divina del tema Beatles “don’t together”.
Disfruté como un crío con ese directo y, a los postres, la besé entre bambalinas mientras me quedaba alucinado ante sus misteriosos ojos azules.
Será grande Carita Boronska… porque ya lo es.

PRECARITA

Los prolegómenos del concierto Boronska fueron de cola moscovita propiciada por la generosa gratuidad del evento y por el retraso ensayero de los artistas. Yo estuve allí desde las nueve y media y ya me tocó a media cola mientras me acordaba del rabo de nube de Silvio.
Hacer cola es siempre curioso y algo nerviosero [hacía años que no participaba directamente en algo parecido]. Al primer volteo de cabeza, para decirle hola a un colega que pasaba, se me pusieron delante siete viejales metiendo el culo [ante tales carnazas no suelo hacer agua] y tirándome patrás con un insufrible olor a pachulí que me obligó a retroceder tres casillas con todos mis familiares. No protesté por eso de la edad de las ‘fruteras’ y de su ilusa pretensión de oír a la Boronska lanzarse por “Paquito el Chocolatero” [es lo malo de lo gratis]. Permanecí en mi puesto y, de pronto, con elegancia suma, un zorolo de mi edad y con pelo blanco [va siempre de educadísimo por la vida] se acopló con descaro, y como si nada, en los puestos delanteros con su señora esposa mientras el personal elevaba la voz para llamarle en alto ‘cara dura’ [mereció la pena dejarle estar en el lugar robado para escuchar los mil comentarios que empezaron a correr entre el público sobre su persona]. Mientras se desarrollaba lo del zorolero, un matrimonio lumpen con sudada de meses me hizo la piruleta [fue peor que el pachulí] y claudiqué al instante con el correspondiente [y segundo] patrás… con el resumen de que a la hora de la apertura de las puertas cervantiles ya había perdido más puestos que el farolillo rojo en la subida a los lagos de Covadonga… pero entré y pillé asiento justito delante de un follonero entrado en años que ya empezó a quejarse de que no iba a ver conmigo delante… y salió la Boronska y se me olvidó todo con aquella puesta en escena tranquilita y deliciosa.
Este país ya no está para guardar cola… ni para cerrar filas.
Y no es malo.


De FUMADORAS

Comentarios

  1. Buenas brother, me parece lo suyo que si me permites descubrir pequeñas perlitas, el asunto sea bidireccional.Ella se llama Victoria Gastelo. Va a sacar disco ahora en Septiembre.

    Espero que te guste. Te dejo la web:

    http://www.gastelo.es

    Saludote.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…

Caidino...

Estoy lento y como gatinín con este calor bestia que cae sobre mí como una losa, y con tanto por hacer y en diferentes campos. Ahora que necesitaría multiplicarme, estoy dividido y hasta restado. SBQ necesitaría ahora de todas mis fuerzas de invierno (tenemos un agujero grande que tapar y no soy capaz de tomar aire). Intento mercadillos, lecturas, talleres, ventas de materiales chulos, sorteos…, pero nada funciona. Es como si al quedarme desactivado yo, se hubiera desactivado todo, pero no sé de dónde sacar la energía que necesito como el aire de respirar, no sé cómo tramitar esta abulia sobrevenida. En Perú la gente tiene sed, hay pendientes entregas necesarias de materiales, de carritos…, y he dejado un proyecto a medias que hace que me sienta culpable por ratitos. Es este jodido calor y que la gente aquí ya no puede más, porque está agotada por los miserables del dinero. A ello se suma el golpe constante en el trabajo, el ramillete de deudas con sus apremios y el vacío inabarcable…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías… y ese ser ‘la razón’ le gusta mucho al que viaja a velocidad en los cómodos asientos de sus vagones, viendo pasar el paisaje por las ventanillas, pero solivianta al que perdió el billete, al que nunca tuvo para comprarlo y, sobre todo, al que busca lugares a los que ir y a los que el tren no llegará jamás, porque no hay vías ni estaciones. Así visto el trasunto humano, la libertad del que está en el sistema (el tren) viene siempre marcada por unas fronteras nítidas que, precisamente, amordazan esa libertad… o sigues las vías con tu billete en regla o te bajas del tren y corres el peligro de ser arrollado si quieres volver a subirte en él mientras no detenga su marcha. Me sucede con frecuencia que tengo ideas nítidas en mi cabeza, ideas que se muestran preclaras y estructuradas en mi mente y que, cuando intento compartirlas, me resulta muy difícil hacerlas llegar a mi interlocutor con la …