Ir al contenido principal

De mis humillaciones....


Hay algo preclaro en el aire: nuestro sistema de vida pasa por una fase de decadencia que es sintoma inequívoco de que el modelo social se está agotando. Los indicadores son diáfanos… Lo llevamos chungo.
(11:39 horas) Acabo de hacer por mi hija lo que juré que nunca haría y me he sentido muy mal: mal por ver la cara de Julián, al que considero un hombre comprensivo, y mal por pedir una ‘injusticia’ con la cabeza bajada [pongo la palabra ‘injusticia’ entre comillas porque, si parto de mi idea de ‘enseñanza’, tal circunstancia no entraría en esos parámetros].
Ahora estoy ofuscado, muy enfadado conmigo mismo y desesperado por la toma de decisiones que ampara el sistema, dándole poder omnímodo sobre el futuro cercano de los jóvenes a personas que no tienen un criterio abierto y racional, a personas que ponen por delante la acumulación de conocimientos sobre el ‘valor’ potencial de los muchachos.
Ese poder es devastador y debe caer inexorablemente sobre los hombros de la administración y de quienes toman las decisiones directas con esa magnitud de los bueyes con anteojeras que perdieron su visión lateral. Más cuando quienes deben aplicar la norma buscan la rigidez de la letra y no conocen el sentido práctico que lleva consigo la valoración total de una aptitud enfrentada a la valoración irracional de una actitud. Un buen profesor conoce perfectamente el valor potencial de sus alumnos y es en ese valor en el que, desde mi punto de vista, debe trabajar con encono. Que fracase un alumno brillante es también culpa del profesor [como de los padres y de sí mismo]… lo que no sé es de quién es la culpa [y el poder rijoso] de truncar una trayectoria que promete brillantez con exacto conocimiento de causa, aunque lo presiento.
Muchas veces [quizás demasiadas] he defendido la formación en la clave de alumbrar criterio en los alumnos contra lo absurdo de la acumulación irracional de conocimientos, enseñarles a razonar, a sentir la llamada de la búsqueda, a imprimarles la necesidad de trabajarse respuestas… en esa clave y ese punto formativo está mi hija y, a mi entender de padre, con notable aprovechamiento…
En esa clave está también el fracaso de sus formadores…
Su criterio [el de mi hija] abunda en el gusto por el trabajo de ciertas materias [las solventa con absoluta brillantez] y en denostar un par de ellas [de las que pasa con la candidez de su edad, sin esa pícara lucidez de salvar el trago con el mínimo trabajo posible].
Su futuro formativo y vital ahora es incierto, pues se ha truncado su proyecto de vida, que iba dirigido hacia la filología francesa… y mi mal es que debo tomar decisiones drásticas que han de afectarle a ella y que van a destrozarme a mí.
La enseñanza debiera ser de otra manera, más humanista, menos fría, más dirigida hacia la formación y no hacia la destrucción.
Todo es una puta mierda.
Sumo a esto el terror que le llevo pillando desde hace unos años a los profesores que no tienen hijos, que son algo así como esos sacerdotes que dan cursos prematrimoniales o como esos psicólogos que van arreglando vidas sin arreglar la suya.
Es muy fácil destruir y dejarse caer en la cama a dormir a pierna suelta con la ‘tranquilidad’ de haberlo hecho todo a la perfección egoísta que te hace sentir profesionalmente consecuente y divinamente justo… tan fácil como decir que el sistema está mal trabado, pero que es el sistema y hay que seguirlo a rajatabla… tan fácil como quien anuda la soga a un cuello porque su trabajo [dignísimo y por oposición] es ser verdugo.
De FUMADORAS

Comentarios

  1. La educación, estimado Luis-Felipe, se ha mercantilizado desgraciadamente. No hay deseos de aprender o de enseñar, sino de superar o medir.
    Luego, vengo yo con mi exámenes y los alumnos se me descolocan porque no quiero saber lo que desconocen sino lo que conocen.
    Y, por un hijo...

    ResponderEliminar
  2. Nuestros hijos son responsables de sus decisiones y manera de actuar, nuestro superproteccionismo no les viene bien nunca, así, no aprenden a ser independientes. Bien es cierto que vemos con horror los fallos del sistema,y como se pueden estrellar al tener que tomar decisiones demasiado maduras y dificiles para su edad, pero tu no eres culpable, no te sientas mal. Es el tiempo que les toca vivir simplemente somos consejeros y testigos de sus actuaciones buenas o malas.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

NO SEAS NUNCA COMO YO

Casi cinco meses de vida tranquila juntos, Mario. Yo viéndote crecer y adquirir pericias y tú mirándome, a veces perplejo y a veces encantado de verme (porque los abuelos hacemos cosas que no hacen los padres, como sacarte del carrito y achucharte cuando lloras y hay que dejarte tranquilo para que encuentres el sueño).  Casi cinco meses y ya me has llenado de endorfinas (porque el abuelo canilllas blancas es pura química orgánica), me has perfumado de ese olor tuyo a bebé, que es el único que en mi mundo supera al olor del tabaco, y te has hecho centro de todo, pues te veo y me olvido del banco que me tiene medio asesinadito, de los clientes que están esperando en la puerta y hasta de este dolor cabrón que llevo en la rodilla desde hace unas semanas. Y lo mejor, lo mejor de todo, es que, cuando llegas, te miro y sonrío, y tú me devuelves enseguida una sonrisa a medias con hoyuelo  al ladito derecho de tu boca. Entonces te cojo y te achucho, te acerco a mi mejilla y siento ese lazo qu…

Mario

Mario fue un corredor de fondo que ha legado el nombre a mi nieto para perpetuar en él su memoria, y me gusta, me gusta mucho que mi bebé tenga en su nombre una razón y un contenido, que lleve el signo de una amistad indeleble y el valor hermoso del recuerdo. Mario, hoy mi nieto, es divinamente vulnerable, delicado hasta el suspiro, bellísimo en sus gestos y causa absoluta de orgullo personal. Su madre, mi hija, me ha hecho el regalo más precioso que se puede hacer a un padre, y lo ha hecho con valentía, sin miedos, siendo una mujer entera en todo el proceso y demostrándome que algo tuve que hacer bien en su educación y en su formación como persona. Jaime, el padre de mi nieto, es un padre ejemplar, preocupado, atento siempre a las necesidades de mi hija y de su hijo, y yo le estaré eternamente agradecido por su forma de ser hombre y por el amor entero que se percibe constantemente en su trato hacia mi niña y hacia mi bebé. Gracias a los tres por hacerme tan feliz.
Por lo que a mí se …

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…