Ir al contenido principal

Entre Sinda y la huelga camionera.

Anda la camionería revuelta, hasta tal punto, que en tres días de huelga ya hay un muerto, un herido grave, varios camiones quemados y unos cuantos detenidos por piqueteros. De su acción nos viene quedando un puntito de desabastecimiento de gasofa, algo flojo el tema de alimentación y bastante jodida la reposición de materias primas en empresas tan pequeñas como la mía. Y yo los entiendo, porque acuso los mismos golpes y en los mismos lugares, pero no comprendo que sus reivindicaciones se queden en lo particular, en lo chiquitillo [solo quieren arreglar lo suyo mientras joden lo de los demás –mi empresa no aguantará más de dos semanas sin materias primas, y son siete familias a comer del asunto–]. ¿Por qué no reivindican –y yo me uno de inmediato– la bajada de impuestos en los combustibles –que son leoninos– y empujan al gobierno a tomar medidas contra los especuladores y los países que ponen el precio a nuestro consumo energético?
Hoy me decía Josema que la huelga durará poco, ya que al día 15 empiezan a vencer las letras de los camiones y a esos tipos les dará un buen revolcón la realidad [que no es otra que manda la jodida banca sobre todo y sobre todos]. Y eso también me jode un punto, tanto o más que el egoísmo de este sistema entre liberal y socialdemócrata que permite esas cosas de “cuando gano es todo mío… y cuando pierdo es cosa de repartirlo entre los demás”. Una mierda, sí, una puta mierda de sistema en que permite constantemente jugar a dos bandas y que siempre salgan ganado los más vivos [léase de forma despectiva, eh].
•••
NOTA PARA SINDA
Ya escribí dos novelas, Sinda [si es que puede llamárseles así], y las publiqué [“El tipo de las cuatro” y “Nos vemos en el cielo”] y aunque puse mi empeño en que fueran otra cosa, siempre me salió mierda, amiga. Y es que yo no soy de asuntos cerrados, de verdad, y menos de corsés. Me gusta la magia del idioma en el que pienso y quiero ofrecer siempre magia a partir de él [eso es prácticamente imposible con una novela… es lo que yo pienso, a pesar de que tengo al universo en contra]. Otra cosa es el destello del relato corto, la pincelada que tanto le gustaba al maestro de maestros don Ramón Gómez de la Serna con su cosita de “os dejo un chispazo y ya aburriréis al personal escribiendo con él mil cuartillas”. A ese tipo es al que siempre he querido acercarme… ¡qué coño!… el que quiero ser, Sinda. En unas semanas aparecerá mi nuevo libro de aforismos en Editorial Delirio [es lo más que puedo acercarme a la novela]. Se titula “No pasa nada si a mí no me pasa nada” y prometo enviarte el primer ejemplar que llegue a mis manos.
Un besote para ti y otro para ese Jesús tuyo tan correcto.

Comentarios

  1. A mí me gustan muchas novelas, pero no formo parte del universo en tu contra. Llego a entenderte.
    Aunque no he leído las dos tuyas, lo sabía por Antonio; me había prometido traérmelas junto con tu obra gráfica, pero lo olvidó. Algún día habré leído tu obra completa.
    Lo que te dije ayer era una broma: no olvides que leo a diario tu blog, y sé de tus ideas sobre la novela.
    Gracias por tu próximo libro de aforismos (también yo soy admiradora de Gómez de la Serna),seguro que está lleno de magia.
    Es un honor encontrar mi nombre en el título de tu entrada de hoy mezclado con la huelga camionera-en la que estoy al 100% de acuerdo contigo.
    Un besote para ti y también para tu Ángeles.
    PS. ¿De dónde son los hermosos de la foto?

    ResponderEliminar
  2. Todos, o casi todos, tenemos derecho a hacer huelga (y además como tú dices les entendemos perfectamente), pero si lo que cuentas sobre el día 15 es verdad, entonces esta huelga camionera me huele al "determinismo de la picaresca"!
    COGNEAU!! he dicho yo eso?? (jeje) pues qué bien m´aquedao, no?

    Cambio de tercio: Hace un par de años y en circunstancias no muy agradables, tuve el honor de conocer al "Ingenioso Caballero de la Palabra" (Rafael Álvarez "El Brujo"), quien de verdad me embrujó por la hermosura que lleva dentro. Jeje, por si eso fuera poco, el tío encima me regaló su teatro ( << mi teatro es tu casa>> me dijo,jiji, cómo me moló aquello!), el caso es Sr. Comendador, que yo creo que ese título le queda a Vd. "niquelao": ¡¡"Ingenioso Caballero de la Palabra"!!. Eso eres tú, ahí es na...!
    Donce

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…

Caidino...

Estoy lento y como gatinín con este calor bestia que cae sobre mí como una losa, y con tanto por hacer y en diferentes campos. Ahora que necesitaría multiplicarme, estoy dividido y hasta restado. SBQ necesitaría ahora de todas mis fuerzas de invierno (tenemos un agujero grande que tapar y no soy capaz de tomar aire). Intento mercadillos, lecturas, talleres, ventas de materiales chulos, sorteos…, pero nada funciona. Es como si al quedarme desactivado yo, se hubiera desactivado todo, pero no sé de dónde sacar la energía que necesito como el aire de respirar, no sé cómo tramitar esta abulia sobrevenida. En Perú la gente tiene sed, hay pendientes entregas necesarias de materiales, de carritos…, y he dejado un proyecto a medias que hace que me sienta culpable por ratitos. Es este jodido calor y que la gente aquí ya no puede más, porque está agotada por los miserables del dinero. A ello se suma el golpe constante en el trabajo, el ramillete de deudas con sus apremios y el vacío inabarcable…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías… y ese ser ‘la razón’ le gusta mucho al que viaja a velocidad en los cómodos asientos de sus vagones, viendo pasar el paisaje por las ventanillas, pero solivianta al que perdió el billete, al que nunca tuvo para comprarlo y, sobre todo, al que busca lugares a los que ir y a los que el tren no llegará jamás, porque no hay vías ni estaciones. Así visto el trasunto humano, la libertad del que está en el sistema (el tren) viene siempre marcada por unas fronteras nítidas que, precisamente, amordazan esa libertad… o sigues las vías con tu billete en regla o te bajas del tren y corres el peligro de ser arrollado si quieres volver a subirte en él mientras no detenga su marcha. Me sucede con frecuencia que tengo ideas nítidas en mi cabeza, ideas que se muestran preclaras y estructuradas en mi mente y que, cuando intento compartirlas, me resulta muy difícil hacerlas llegar a mi interlocutor con la …