Ir al contenido principal

Paseote con Guille.

Salí con Guillermito esta mañana a respirar aire puro, a ver bichos y a buscar setas en la montaña bejarana. Estupenda la salida con mi chico al sol recién llegado y a esa cosa de la vista abierta. Vimos pájaros grandotes e intentamos fotografiarlos [un par de urracas andaban como locas detrás de un reptil y lo pasamos pipa viendo la pelea], escarabajos gordos, un par de lagartos verdes, setas recién salidas entre los pinos, hocicadas de jabalíes en el suelo húmedo, los restos de la torre de vigilancia de incendios en La Cruz del Herrerito, un perro grande ciscándose en pleno monte, varias mariposas tímidas, un refugio de pastores rechulo en el que nos foteamos, un regato hermosísimo que traía agua para parar un tren, dos manchas grandotas de nieve, cinco aviones a reacción con su caminito blanco en el azul del cielo [a uno le hice una foto tele con filtrote]… y olía a escobas en flor, y por eso nos sentamos un cuartito de hora a oler y a mirar el mundo bajo nuestros pies… hasta que nos entró el hambre y nos volvimos a casa entre risas y trampas, no sin antes hacernos unas fotos junto al coche.
Estuvo guay.
















•••
Eché la tarde en el súper [estaba desabastecido, coño, que no había carne ni galletas, ni esa leche Asturiana con fibra, ni el jabón líquido, ni la mayonesa que usamos a diario… y eso que andan diciendo que la huelga camionera ha remitido] con casi placer, porque no había nadie [que aproveché el fútbol europeo para mi salida de compretas, ya que la selección no me pone de momento]. A falta de los productos de la lista, nos hinchamos a meter flanes y yogures en la cesta por eso de no morirnos de inanición e intentarlo de empacho.
Luego me quedé enganchado al partido de España [sin intención, claro] y me aburrí como una ostra hasta el punto de que cerré un ojo y luego el otro con intención de abrirlos de ya, pero el tiempo es caprichoso y ya andaban los telediarios en su dale que te pego. Toda la tarde a la mierda, coño, que me había propuesto hacer un par de cosillas y visitar la recién abierta Venta del Bufón. Así las cosas, con el sábado plano, me vine hasta mi estudio con el fin de rematar el día con algo sólido [palabras, vamos], pero solo me salió contar esta pavada, y ando ahora perdido, sin saber si meterme en un rollo Esther Morillas, como aquél de “Un amor tibio no puede dar tristeza…” o en una semblancita pitopáusica de este tipo que me lleva por ahí todos los días a hacer el ganso.
En fin, a un día malo, una entrada peor.

Comentarios

  1. La vida, Luis.
    Y no hay entrada mala sino lectores poco cómplices.

    ResponderEliminar
  2. Nota técnica: agradezco (mucho) que haya usted tenido a bien colocar mi paginita en su columna de Colegas. Por tal querría tenerme, pero al picarla (Curiosity killed the cat, que alguno diría) sale una cosa de esas que no van a ningún sitio y que a mí me parecen como el limbo secreto de la Red, el paraíso cerrado o el orden impreciso que quiere desordenarse o viceversa, no sé. Además (mi padre en esto me advirtió bien) es Emilio Calvo de Mora, que es el primer apellido, siendo Villar (que no lo pongo) el materno y segundo. A todo lo cual, conforme voy escribiendo, voy advirtiendo de la poca originalidad de mi comentario, que no tiene nada que ver con nada que haya usted escrito. O sí. De todas formas añadir (me parece que para la incontinencia semántica debe haber fármacos buenos) que qué bien me lo paso en su página. Escrita desde las tripas: cargada desde la misma fibra, allá esté ésta donde quiera estar. El lector, el pasmado, sí que tiene acomodo para perderse cuando le place en las palabras. Pues ya está. Ahora (el día ha sido jodido) me acuesto.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…

Caidino...

Estoy lento y como gatinín con este calor bestia que cae sobre mí como una losa, y con tanto por hacer y en diferentes campos. Ahora que necesitaría multiplicarme, estoy dividido y hasta restado. SBQ necesitaría ahora de todas mis fuerzas de invierno (tenemos un agujero grande que tapar y no soy capaz de tomar aire). Intento mercadillos, lecturas, talleres, ventas de materiales chulos, sorteos…, pero nada funciona. Es como si al quedarme desactivado yo, se hubiera desactivado todo, pero no sé de dónde sacar la energía que necesito como el aire de respirar, no sé cómo tramitar esta abulia sobrevenida. En Perú la gente tiene sed, hay pendientes entregas necesarias de materiales, de carritos…, y he dejado un proyecto a medias que hace que me sienta culpable por ratitos. Es este jodido calor y que la gente aquí ya no puede más, porque está agotada por los miserables del dinero. A ello se suma el golpe constante en el trabajo, el ramillete de deudas con sus apremios y el vacío inabarcable…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías… y ese ser ‘la razón’ le gusta mucho al que viaja a velocidad en los cómodos asientos de sus vagones, viendo pasar el paisaje por las ventanillas, pero solivianta al que perdió el billete, al que nunca tuvo para comprarlo y, sobre todo, al que busca lugares a los que ir y a los que el tren no llegará jamás, porque no hay vías ni estaciones. Así visto el trasunto humano, la libertad del que está en el sistema (el tren) viene siempre marcada por unas fronteras nítidas que, precisamente, amordazan esa libertad… o sigues las vías con tu billete en regla o te bajas del tren y corres el peligro de ser arrollado si quieres volver a subirte en él mientras no detenga su marcha. Me sucede con frecuencia que tengo ideas nítidas en mi cabeza, ideas que se muestran preclaras y estructuradas en mi mente y que, cuando intento compartirlas, me resulta muy difícil hacerlas llegar a mi interlocutor con la …