Ir al contenido principal

Hoy ha venido a verme la musa.

La musa es nocturna, como una lechuza vieja y canalla, igual que un crimen o el muslo de una diosa en el mármol pulido. Dicen que aprendió a llagar en las cabezas de los hombres bajo el techo de un prostíbulo de amapolas y cíngulos, y que se fue de allí para enclaustrarse no se sabe dónde.
Algunas noches viene a verme sin avisar, penetrando en mi cabeza como las aves que migran, y lleva trenzas de matrona suiza enmarcando su tez de arena… otras noches se me aparece de pronto como un luto hecho de aguamarina, y me muestra su esqueleto fluvial mientras introduzco mis manos entre su blusa para lavarme un poco [esos días tiene cadencia de médula y me presta sus mimbres para hacerme una silla]… en otras ocasiones se me aparece como el caramelo caliente, peligrosa y casi adolescente, y me muestra sus caderas enormes y hasta me invita a entrar en ellas con un gesto de sus manos finísimas [yo entro]… pocas veces llega como una lejanía y solo es aliento [ánimo/ánima], y esos días parece que soy yo quien pergeña los textos y los trazos más inspirados [ya aprendí hace tiempo que no es así], que soy tan poderoso como un remanso y tan efímero como un viento en verano… casi nunca trae pupilas, pues utiliza las mías para verme y hacerme ver por ellas… y nunca se despide porque es tábano en su parte masculina, porque es mis venas si no se trae sus branquias, porque sabe el secreto y se atreve a guardarlo hasta que yo decida violarlo en los helechos de su pubis.
La conozco de siempre, como al Cristo de las puertas que muestra el corazón entre las manos, como a la cruz que conforman las tijeras abiertas, como al agua manando de una fuente, como a las euphorbias y al falso anís que crece en el pie de los muros, como al pan caliente y al olor a tabaco.
Hoy ha venido a verme y me ha sembrado líquenes en la pierna derecha… “Camina siempre al Norte –me dijo–, porque si no, no prosperarán nunca.”.

Comentarios

  1. Bienaventurado Tú, que eres visitado por Ella. Yo hoy doy fe de que estuvo contigo. ¿Piensas seguir el Norte? Me encantaría regalarte la estrella polar, más que nada para que puedas verificar el rumbo, y si te cansas,tiras pal sur. Esta tierra -dicen- suele estar frecuentada por las musas, así es que seguro que la tuya particular y multiforme acabaría encontrándote.
    Por cierto, ¿me dirás sobre qué pierna te sostienes cuando andas a la pata coja?
    Salud, años y besos

    ResponderEliminar
  2. Très jolie ce d´au jourd´hui!
    G
    P.D.- Mándamela alguna vez (a la Musa)

    ResponderEliminar
  3. Joooo, yo quiero un musooo!!
    (existirá "muso" en el diccionario? pera, que voy a mirarlo......
    Leches! muso: gatomuso: hipócrita, solapado.
    Ah, pues entonces no. Que le den por c.lo al muso!)

    Preciosa entrada Sr. Comendador.
    Besitos

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…

Caidino...

Estoy lento y como gatinín con este calor bestia que cae sobre mí como una losa, y con tanto por hacer y en diferentes campos. Ahora que necesitaría multiplicarme, estoy dividido y hasta restado. SBQ necesitaría ahora de todas mis fuerzas de invierno (tenemos un agujero grande que tapar y no soy capaz de tomar aire). Intento mercadillos, lecturas, talleres, ventas de materiales chulos, sorteos…, pero nada funciona. Es como si al quedarme desactivado yo, se hubiera desactivado todo, pero no sé de dónde sacar la energía que necesito como el aire de respirar, no sé cómo tramitar esta abulia sobrevenida. En Perú la gente tiene sed, hay pendientes entregas necesarias de materiales, de carritos…, y he dejado un proyecto a medias que hace que me sienta culpable por ratitos. Es este jodido calor y que la gente aquí ya no puede más, porque está agotada por los miserables del dinero. A ello se suma el golpe constante en el trabajo, el ramillete de deudas con sus apremios y el vacío inabarcable…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías… y ese ser ‘la razón’ le gusta mucho al que viaja a velocidad en los cómodos asientos de sus vagones, viendo pasar el paisaje por las ventanillas, pero solivianta al que perdió el billete, al que nunca tuvo para comprarlo y, sobre todo, al que busca lugares a los que ir y a los que el tren no llegará jamás, porque no hay vías ni estaciones. Así visto el trasunto humano, la libertad del que está en el sistema (el tren) viene siempre marcada por unas fronteras nítidas que, precisamente, amordazan esa libertad… o sigues las vías con tu billete en regla o te bajas del tren y corres el peligro de ser arrollado si quieres volver a subirte en él mientras no detenga su marcha. Me sucede con frecuencia que tengo ideas nítidas en mi cabeza, ideas que se muestran preclaras y estructuradas en mi mente y que, cuando intento compartirlas, me resulta muy difícil hacerlas llegar a mi interlocutor con la …