Ir al contenido principal

Es una lírica.


Ayer me preguntaba un amigo que por qué escribo como escribo ahora, que por qué me engolfo en los últimos tiempos en un chorro de palabras que a él le vienen dejando frío y que dicen poco de lo que yo soy, porque lo esconden –él me conoce desde hace muchos años en carne y escritura–. Yo solo pude contestarle: “es una lírica”, y me quedé tan fresco.
La verdad es que siento cómo algunos de mis amigos y colegas me buscan en el tipo de aquellos días frescos, recién destetados todos en la literatura, en los que había un fragor por el decir que espantaba al cómo decirlo. Pero aquel tipo ya no está en mí desde hace tiempo, ni con sus énfasis ni con su vehemencia. Estos años me han traído al encierro en mí mismo como desde el convencimiento de que no puedo hacer nada para poner un poquito de arreglo al mundo; desde el no creerme equivocado, pero sí vencido; desde el convencimiento de que debo ser para mí por fracaso de mi consideración hacia los demás.
Y así he pasado de ser un escritor reivindicativo y activista, agresivo con quien me pareciese y defensor de quien me saliera de los mismísimos cojones… a buscarme en las letras del lirismo más ‘bioalquímico’. No me interesa ya mucho el análisis escrito de las injusticias y el uso del látigo de palabras contra los que considero grandes culpables del fracaso social [aunque puntualmente me sale ese prurito de los ayeres] , y sí me interesa [cada día más] indagar en el uso del latido y en el proceso de erizamiento del vello, en el trámite del temblor y en la deliciosa alquimia que va desde la percepción hasta los humores tangibles.
Y me preguntaba mi amigo si es que estoy detenido por un tiempo, a lo que yo le contesté que estoy sólidamente acabado en el ‘nosotros’ y ardorosamente latiendo en el ‘yo’, que es donde gozo y cobro vida con cada palabra pensada, pronunciada y escrita.
•••
Os dejo un vídeo del colega Alberto Hernández trabajando en su obra... vais a flipar.



Comentarios

  1. pues creo sinceramente que consigues lo que quieres ahora, a mí, sin duda me interesa más este yo nuevo que el yo que describes anterior.

    ayer terminé de leer tus poemas de "El amante discreto de Lauren Bacall"... y aunque me gustaron muchísimo casi todos "sobre la pendiente del talud" me dejó muy tocada... tengo un compañero de trabajo al que aprecio muchísimo que le va como anillo al dedo, es más, voy a llevar el libro y leérselo porque parece hecho para él, por eso me ha conmovido tanto porque estoy viviendo su problema, un poquito todos los días viéndolo triste y abatido.

    gracias por todas tus palabras, las de antes y las de ahora.

    biquiños,

    ResponderEliminar
  2. el vídeo es fantástico... parece un mago... es increíble ver todo el trabajo que hay detrás de cada obra.

    ¡¡increíble!!

    bicos,

    ResponderEliminar
  3. Joé, no puedo ver el vídeo (no sé qué me pasa últimamente con el youtube), y me da una rabia que te cagrrrrrr, pq seguro que es alguna de sus obras al fuego (vi las fotos sobre eso y aluciné), o a lo mejor nos enseña como hace los "somieres", ufffff, me encannnntan!!
    Sobre lo tuyo, pues no sé qué decir, a mí desde luego me CHIFLA cómo escribes (pero claro, eso según para quién, se puede tomar como un halago o no).
    Yo sólo deseo que esto del blog, no te desfogue tanto como para dejar tus otros poemas a un lado. (Jo, espero que se me entienda, pq no sé explicarme mejor).

    Un besssazo.

    (Estoy de acuerdo con Aldabra, "El amante discreto..." a mí también me dejó tocada)

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

NO SEAS NUNCA COMO YO

Casi cinco meses de vida tranquila juntos, Mario. Yo viéndote crecer y adquirir pericias y tú mirándome, a veces perplejo y a veces encantado de verme (porque los abuelos hacemos cosas que no hacen los padres, como sacarte del carrito y achucharte cuando lloras y hay que dejarte tranquilo para que encuentres el sueño).  Casi cinco meses y ya me has llenado de endorfinas (porque el abuelo canilllas blancas es pura química orgánica), me has perfumado de ese olor tuyo a bebé, que es el único que en mi mundo supera al olor del tabaco, y te has hecho centro de todo, pues te veo y me olvido del banco que me tiene medio asesinadito, de los clientes que están esperando en la puerta y hasta de este dolor cabrón que llevo en la rodilla desde hace unas semanas. Y lo mejor, lo mejor de todo, es que, cuando llegas, te miro y sonrío, y tú me devuelves enseguida una sonrisa a medias con hoyuelo  al ladito derecho de tu boca. Entonces te cojo y te achucho, te acerco a mi mejilla y siento ese lazo qu…

Jugar al cíclope...

Jugar al cíclope, como en el capítulo siete de Rayuela, o simplemente jugar al Cortázar postmasmédula, a aquel Cortázar tan Girondo de “Apenas él le amalaba el noema... ¡Evohé¡ ¡Evohé! Volposados en la cresta del murelio, se sentían balpamar, pernilos y márulos...”... no, mejor jugar al cíclope y cansarte de no estar cansado o jugar a cerrar los ojos para ver e imaginar que la felicidad está más cerca... quienes piensan demasiado no pueden hacer nada... he aquí la regla fundamental del juego de La Maga... y uno está tan triste porque todo es tan hermoso... ¿y si quienes forman mi mundo solo fueran ilusiones... no lo que son, sino mis ilusiones de ellos, no sus verdades, sino mis mentiras?... todo sería un juego estético personal, un juego magnífico en el que crecer... salgo a la calle, voy a por tabaco hasta PdT, doblo la esquina cuesta arriba, estoy solo en la calle, estoy solo en la esquina... subo hasta que las puertas de cristal detectan mi presencia y se abren como puertas... est…

Me late el codo izquierdo...

Hoy me levanté con el codo izquierdo dolorido e hinchado, todo por un golpetazo que me arreé la semana pasada con una puerta [se conoce que ayer me apoyé en alguna de las barreras de la plaza de toros bejarana, mientras asistía al blues, y se me ha infectado]… y es que últimamente parezco un quecomari lleno de cuitas y quejicoserías… el cabrón está ardiendo y focaliza toda mi atención en su latido, hasta el punto de hacerme perder concentración en lo que hago.
En fin, que sigo en el asunto de vivir y eso me gusta mucho… hasta el latido este que me reclama atención constante.
Hoy le pegué la última corrección al nuevo libro de Belencita, “Orden de alejamiento”, y vuelvo a dejar escrito que me gusta muchísimo su forma y su contenido. Espero que en un par de semanas esté listo para hacerlo llegar a sus manos…. y que me ha gustado leerlo con ese latidito de dolor, pues el poemario es de dolor entero… y muy intenso.
Luego, me dejé de mí [y del trabajo] y le busqué contenido a ese pum-pum… y m…