Ir al contenido principal

Es una lírica.


Ayer me preguntaba un amigo que por qué escribo como escribo ahora, que por qué me engolfo en los últimos tiempos en un chorro de palabras que a él le vienen dejando frío y que dicen poco de lo que yo soy, porque lo esconden –él me conoce desde hace muchos años en carne y escritura–. Yo solo pude contestarle: “es una lírica”, y me quedé tan fresco.
La verdad es que siento cómo algunos de mis amigos y colegas me buscan en el tipo de aquellos días frescos, recién destetados todos en la literatura, en los que había un fragor por el decir que espantaba al cómo decirlo. Pero aquel tipo ya no está en mí desde hace tiempo, ni con sus énfasis ni con su vehemencia. Estos años me han traído al encierro en mí mismo como desde el convencimiento de que no puedo hacer nada para poner un poquito de arreglo al mundo; desde el no creerme equivocado, pero sí vencido; desde el convencimiento de que debo ser para mí por fracaso de mi consideración hacia los demás.
Y así he pasado de ser un escritor reivindicativo y activista, agresivo con quien me pareciese y defensor de quien me saliera de los mismísimos cojones… a buscarme en las letras del lirismo más ‘bioalquímico’. No me interesa ya mucho el análisis escrito de las injusticias y el uso del látigo de palabras contra los que considero grandes culpables del fracaso social [aunque puntualmente me sale ese prurito de los ayeres] , y sí me interesa [cada día más] indagar en el uso del latido y en el proceso de erizamiento del vello, en el trámite del temblor y en la deliciosa alquimia que va desde la percepción hasta los humores tangibles.
Y me preguntaba mi amigo si es que estoy detenido por un tiempo, a lo que yo le contesté que estoy sólidamente acabado en el ‘nosotros’ y ardorosamente latiendo en el ‘yo’, que es donde gozo y cobro vida con cada palabra pensada, pronunciada y escrita.
•••
Os dejo un vídeo del colega Alberto Hernández trabajando en su obra... vais a flipar.



Comentarios

  1. pues creo sinceramente que consigues lo que quieres ahora, a mí, sin duda me interesa más este yo nuevo que el yo que describes anterior.

    ayer terminé de leer tus poemas de "El amante discreto de Lauren Bacall"... y aunque me gustaron muchísimo casi todos "sobre la pendiente del talud" me dejó muy tocada... tengo un compañero de trabajo al que aprecio muchísimo que le va como anillo al dedo, es más, voy a llevar el libro y leérselo porque parece hecho para él, por eso me ha conmovido tanto porque estoy viviendo su problema, un poquito todos los días viéndolo triste y abatido.

    gracias por todas tus palabras, las de antes y las de ahora.

    biquiños,

    ResponderEliminar
  2. el vídeo es fantástico... parece un mago... es increíble ver todo el trabajo que hay detrás de cada obra.

    ¡¡increíble!!

    bicos,

    ResponderEliminar
  3. Joé, no puedo ver el vídeo (no sé qué me pasa últimamente con el youtube), y me da una rabia que te cagrrrrrr, pq seguro que es alguna de sus obras al fuego (vi las fotos sobre eso y aluciné), o a lo mejor nos enseña como hace los "somieres", ufffff, me encannnntan!!
    Sobre lo tuyo, pues no sé qué decir, a mí desde luego me CHIFLA cómo escribes (pero claro, eso según para quién, se puede tomar como un halago o no).
    Yo sólo deseo que esto del blog, no te desfogue tanto como para dejar tus otros poemas a un lado. (Jo, espero que se me entienda, pq no sé explicarme mejor).

    Un besssazo.

    (Estoy de acuerdo con Aldabra, "El amante discreto..." a mí también me dejó tocada)

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…

Caidino...

Estoy lento y como gatinín con este calor bestia que cae sobre mí como una losa, y con tanto por hacer y en diferentes campos. Ahora que necesitaría multiplicarme, estoy dividido y hasta restado. SBQ necesitaría ahora de todas mis fuerzas de invierno (tenemos un agujero grande que tapar y no soy capaz de tomar aire). Intento mercadillos, lecturas, talleres, ventas de materiales chulos, sorteos…, pero nada funciona. Es como si al quedarme desactivado yo, se hubiera desactivado todo, pero no sé de dónde sacar la energía que necesito como el aire de respirar, no sé cómo tramitar esta abulia sobrevenida. En Perú la gente tiene sed, hay pendientes entregas necesarias de materiales, de carritos…, y he dejado un proyecto a medias que hace que me sienta culpable por ratitos. Es este jodido calor y que la gente aquí ya no puede más, porque está agotada por los miserables del dinero. A ello se suma el golpe constante en el trabajo, el ramillete de deudas con sus apremios y el vacío inabarcable…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías… y ese ser ‘la razón’ le gusta mucho al que viaja a velocidad en los cómodos asientos de sus vagones, viendo pasar el paisaje por las ventanillas, pero solivianta al que perdió el billete, al que nunca tuvo para comprarlo y, sobre todo, al que busca lugares a los que ir y a los que el tren no llegará jamás, porque no hay vías ni estaciones. Así visto el trasunto humano, la libertad del que está en el sistema (el tren) viene siempre marcada por unas fronteras nítidas que, precisamente, amordazan esa libertad… o sigues las vías con tu billete en regla o te bajas del tren y corres el peligro de ser arrollado si quieres volver a subirte en él mientras no detenga su marcha. Me sucede con frecuencia que tengo ideas nítidas en mi cabeza, ideas que se muestran preclaras y estructuradas en mi mente y que, cuando intento compartirlas, me resulta muy difícil hacerlas llegar a mi interlocutor con la …