Ir al contenido principal

Mientras las palomas cagan paz sobre la puerta de mi estudio [debo tener una nidada encima de palomas diarreicas] y el cielo se cae encima de los hombres a base de aguacero, he tenido que volver a las cerillas, pues mis mecheros se han quedado secos como árboles partidos por un rayo.
Me encantan estos días oscuros, porque me hago contraste con el nublado y encuentro claridad en mi interior.
Y durante el café, monográfico de la doble moral de los patrones que aceptan las reglas de una sociedad avanzada con una hermosa dotación de derechos para los trabajadores, pero que se la pasan por el forro de sus santos cojones a la hora de ponerla en práctica en el diario devenir de los días, y lo hacen sojuzgando, amenazando, sugiriendo males devenidos de no cumplir sus normas ilegales de explotación.
La sociedad capitalista es una mierda pinchá en un palo y ya viene necesitando un proceso de eliminación directa propiciado por la gente amedrentada que se somete entre sonrisas y lágrimas al sueño falso de un sistema que da muestras de agotamiento.
Aunque, quizás, lo primero que habría que hacer sería convencer al hombre de que debe ser riguroso, de que debe caminar sin dobleces, cumpliendo primero y exigiendo después; pues el mal también radica en la falta de empeño en el trabajo.
Es difícil, en todo caso, buscarle soluciones a este galimatías global de opresores con máscaras de demócratas y oprimidos adormecidos por el consumo prediseñado por sus opresores.
Paso de ponerme político, que no resuelvo nada ni voy a parte alguna.
•••

El vórtice de adentro es quizás lo único que queda en este pecho de pulmones estrábicos y vello ensortijándose de puro blanco. Y me sigue curando el mirar mi desnudo sin buscarle proezas ni fracasos, mirarlo con los ojos de spleen que se me ponen en los días agotadores, mirarlo como me miraba ayer la abuela Ramona desde sus ojos como pozos inmensos mientras me respondía a la pregunta de ‘¿sabes quién soy yo, Ramona, me conoces?’… ‘el gitano, con esas barbas, sí, el gitano que estudió conmigo… anda señor, hazme una cama de pajas, a ver si puedo dormir…’. Mirarme así, sin reconocerme del todo, pero viendo al gitano de las barbas desarregladas con su cuello de estornino mediodesnucado, con los hombros caídos por el peso gravoso de los brazos, con las tetillas preguntándole a Newton por qué esa globulosa gravedad mamaria y masculina, con el vientre volcánico y boscoso, con la espalda corvándose entre la cruz del sur de las paletas, con el vello hecho bosque sobre la piel caída, con el sexo blandito y casi dactilógrafo, con las nalgas como cortinones pesados, con los muslos aún plásticos [algo queda, por Dios], con las rodillas machacadas y llenas de alfileres que las hacen doblarse cuando todo claudica, sin pantorrillas casi [jamás las tuve], con estos pies enormes y esa uña rota ya hasta que me rompa entero.
El gitano de las barbas desarregladas que se toca bajo las axilas y percibe calor, que se toca en los lomos y están absolutamente helados, que sostiene su miembro y lo deja caer varias veces como caen las toallas mojadas.
¿Era esto? ¿Sin más?
El fulgor fue, pero apenas lo supe.

Comentarios

  1. La sociedad capitalista es una mierda pinchá en un palo. Absolutamente cierto.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…

Caidino...

Estoy lento y como gatinín con este calor bestia que cae sobre mí como una losa, y con tanto por hacer y en diferentes campos. Ahora que necesitaría multiplicarme, estoy dividido y hasta restado. SBQ necesitaría ahora de todas mis fuerzas de invierno (tenemos un agujero grande que tapar y no soy capaz de tomar aire). Intento mercadillos, lecturas, talleres, ventas de materiales chulos, sorteos…, pero nada funciona. Es como si al quedarme desactivado yo, se hubiera desactivado todo, pero no sé de dónde sacar la energía que necesito como el aire de respirar, no sé cómo tramitar esta abulia sobrevenida. En Perú la gente tiene sed, hay pendientes entregas necesarias de materiales, de carritos…, y he dejado un proyecto a medias que hace que me sienta culpable por ratitos. Es este jodido calor y que la gente aquí ya no puede más, porque está agotada por los miserables del dinero. A ello se suma el golpe constante en el trabajo, el ramillete de deudas con sus apremios y el vacío inabarcable…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías… y ese ser ‘la razón’ le gusta mucho al que viaja a velocidad en los cómodos asientos de sus vagones, viendo pasar el paisaje por las ventanillas, pero solivianta al que perdió el billete, al que nunca tuvo para comprarlo y, sobre todo, al que busca lugares a los que ir y a los que el tren no llegará jamás, porque no hay vías ni estaciones. Así visto el trasunto humano, la libertad del que está en el sistema (el tren) viene siempre marcada por unas fronteras nítidas que, precisamente, amordazan esa libertad… o sigues las vías con tu billete en regla o te bajas del tren y corres el peligro de ser arrollado si quieres volver a subirte en él mientras no detenga su marcha. Me sucede con frecuencia que tengo ideas nítidas en mi cabeza, ideas que se muestran preclaras y estructuradas en mi mente y que, cuando intento compartirlas, me resulta muy difícil hacerlas llegar a mi interlocutor con la …