Ir al contenido principal

La vida es una cosa de primates…


FRAGMENTO DE UN RATO SIN NADA QUE HACER

El ropavejero llegó a una piel bañada por el Moche y sintió que un seísmo le quebraba el espíritu. Las yemas de sus dedos apenas discernían entre la seda virgen y la imposible naturaleza de aquel hermoso vellocino posado entre sus manos.
Buscó una teología de la carne en los raros archivos de la Casa Ganoza Chopitea y se acercó en actitud penitente hasta Huanchaco para trabar la gracia de aquella piel que era a la vez veneno y alimento.
Dicen que los hombres que pernoctan una noche en la ciudad de la eterna primavera, ven cómo de sus pies crecen torcidas raíces que se acoplan a la tierra… y el ropavejero, abrazado a su piel como a una hembra, hizo noche en el sitio y trocó en árbol nítido: un naranjo de olor.
Hoy encontré, entre los escombros de una casa en ruina, los papeles gastados en los que el ropavejero dejó escritos sus últimos días como hombre y cada una de las sensaciones que le acuciaban mientras se convertía en vegetal.
•••

Sé que está noche acudirá la torcida razón a lacerarme, lo siento en mi interior como sienten las garzas esa ansiedad del vuelo cuando mandan los ciclos. Estoy dispuesto, aunque acecha en mis ojos cierta rabia Crusoe y en mi boca se cuaja un sabor a salmuera. No es fácil vivir constantemente en lo mejor de mis fuerzas, ni hacerlo en el enjuague de un patio con su parra o entre los mil cacharros que conforman mi mundo.
Esta noche llegará la razón para que huyan mis musas, y será como un lastre de monedas antiguas [una mofa de mí hacia mí pondrá quizás frontera]. Y es que la realidad es de esqueletos y neumas, de infinitud canalla traída por los hombres para abrir esta herida de lechuza que me quema como un ascua naranja y amarilla.
Y yo no quiero esto… yo quiero muslos orgullosos creciéndose hasta el pubis, esquinas de la piel donde pueda anidar el abadejo o hacer su puesta el liquen, el huerto florecido de un vientre respirando, la mano en la frontera rasante de la ráfaga, el pecho entre las manos jugando a la hondonada, y la leche manando justo desde la esponja.
No quiero ser el pasto de la cadena, ni siquiera el eslabón suelto que da inicio a otra historia. Quiero permanecer al abrigo de un pulso que no es mío, glosar en su latido el cuerpo que lo impele… pero no quiero esta respiración tañida de sulfuro y de dióxido.
Es cierto. Tengo que ser de aquí para sobrevivirme, pero ya estoy sin aire, agotado, vencido, deshecho de papeles con demasiadas letras sin un sentido lógico, acuchillado mil veces por los números afilados por el óxido de otros.
La vida es otra cosa distinta a este tropiezo constante y compulsivo, un azar como un hijo pendiente de nacer, un huésped sin maleta, una fiebre de lluvia por las tardes y una merienda cierta mirando a las bañistas salir con sus toallas de la charca.
La vida es una cosa de primates… y no este mar de precios y de deudas, de moral jacobina o relajada, de ambición por tener o que no tengan los que han de ser esclavos de por muerte.
Dejadme unas miguitas en la puerta para cuando amanezca. Hoy dormiré con la razón y quizás mañana tenga hambre.

Comentarios

  1. Hoy D. Ángel te agarraría del brazo y te diría:

    A VECES, EN OCTUBRE, ES LO QUE PASA...

    Cuando nada sucede,
    y el verano se ha ido,
    y las hojas comienzan a caer de los árboles,
    y el frío oxida el borde de los ríos
    y hace más lento el curso de las aguas;

    cuando el cielo parece un mar violento,
    y los pájaros cambian de paisaje,
    y las palabras se oyen cada vez más lejanas,
    como susurros que dispersa el viento;

    entonces,
    ya se sabe,
    es lo que pasa:

    esas hojas, los pájaros, las nubes,
    las palabras dispersas y los ríos,
    nos llenan de inquietud súbitamente
    y de desesperanza.

    No busquéis el motivo en vuestros corazones.
    Tan sólo es lo que dije:
    lo que pasa.

    .......

    Y ahora venga, agárrate a mí LF, vamos a ahogar a "la razón" dentro de un buen tazón de chocolate!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…

Caidino...

Estoy lento y como gatinín con este calor bestia que cae sobre mí como una losa, y con tanto por hacer y en diferentes campos. Ahora que necesitaría multiplicarme, estoy dividido y hasta restado. SBQ necesitaría ahora de todas mis fuerzas de invierno (tenemos un agujero grande que tapar y no soy capaz de tomar aire). Intento mercadillos, lecturas, talleres, ventas de materiales chulos, sorteos…, pero nada funciona. Es como si al quedarme desactivado yo, se hubiera desactivado todo, pero no sé de dónde sacar la energía que necesito como el aire de respirar, no sé cómo tramitar esta abulia sobrevenida. En Perú la gente tiene sed, hay pendientes entregas necesarias de materiales, de carritos…, y he dejado un proyecto a medias que hace que me sienta culpable por ratitos. Es este jodido calor y que la gente aquí ya no puede más, porque está agotada por los miserables del dinero. A ello se suma el golpe constante en el trabajo, el ramillete de deudas con sus apremios y el vacío inabarcable…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías… y ese ser ‘la razón’ le gusta mucho al que viaja a velocidad en los cómodos asientos de sus vagones, viendo pasar el paisaje por las ventanillas, pero solivianta al que perdió el billete, al que nunca tuvo para comprarlo y, sobre todo, al que busca lugares a los que ir y a los que el tren no llegará jamás, porque no hay vías ni estaciones. Así visto el trasunto humano, la libertad del que está en el sistema (el tren) viene siempre marcada por unas fronteras nítidas que, precisamente, amordazan esa libertad… o sigues las vías con tu billete en regla o te bajas del tren y corres el peligro de ser arrollado si quieres volver a subirte en él mientras no detenga su marcha. Me sucede con frecuencia que tengo ideas nítidas en mi cabeza, ideas que se muestran preclaras y estructuradas en mi mente y que, cuando intento compartirlas, me resulta muy difícil hacerlas llegar a mi interlocutor con la …