Ir al contenido principal

Soy absolutamente anafórico.


Aún contienes la mirada del fauno, aunque no la presión de su sangre en el palo mayor, ni esa ciega sinrazón de acometer… se te van los ojos justo allí donde no llega la lluvia, donde el lirio se abre para recibir lo convexo [reza la matemática… “en un conjunto convexo se puede ir de cualquier punto a cualquier otro en vía recta, sin salir del mismo.”], donde los mudos excesos de la carne hacen montículo, donde el ansia juega al candor y es universo, donde las sombras monocordes hace fulgir el nácar, donde el rayo abermeja y se afila…
Te mereces la cal por ello, viejo, pero también que te corone la sombra del sauce con su borbotón de hojas.
Miras el negro y ves la tempestad fluyendo, revirándose en sí; las ganas de entregarse bajo un techo o sobre una cornisa… intuyes en él que hay algo que quiere prolongarse hasta la presión, que quiere hacerse plumas para ti.
Los años te enseñaron a asomarte detrás del mechón y ver el gesto escondido en el gesto, a encontrar la gema entre la escoria, a saber cómo mueven los renacuajos sus colas de batracios en el estómago asaltado.
Si la carne entregada a tus ojos se siente morir, sabes que está dispuesta a hacer sombra en la cruz; si alumbra indiferencia, sabes que adentro hay jugos conjugándose; si está deshilachada, es que espera el abrazo y la saliva…
Es hermoso saber que sabes, viejo, y no procesas tu mente en movimientos, saber que en el sepulcro de otro cuerpo podrías levantar puentes y solo te limitas a esbozarlos con el gesto sereno del que goza.
Hay un rapto en tu pecho, lo sé, pero es angosto y fosforece; un rapto que te pide barrancos por los que brillar si tus dedos quisieran… pero también está esa inmensa presencia de los muertos que siempre te aconsejan que no consumes para no salir del luminoso sueño del deseo.
Hoy paseaste un ratito por las calles estrechas y después te urgio alguien para que tramitaras esas horas prosaicas del día, pero en tu cabeza permaneció el brillo de Trípoli con su paraíso de piel blanca y lunares, con su cosquillita de insectos y su vocabulario de comisuras y ojales abiertos. Recordaste por un momento el poema ‘Where is my man’ de Ana Rossetti…

Nunca te tengo tanto como cuando te busco
sabiendo de antemano que no puedo encontrarte.
Solo entonces consiento estar enamorada.
Solo entonces me pierdo en la esmaltada jungla
de coches o tiovivos, cafés abarrotados,
lunas de escaparates, laberintos de parques
o de espejos, pues corro tras de todo
lo que se te parece.
De continuo te acecho.
El alquitrán derrite su azabache,
es la calle movible taracea
de camisas y niquis, sus colores comparo
con el azul celeste o el verde malaquita
que por tu pecho yo desabrochaba.
Deliciosa congoja si creo reconocerte
me hace desfallecer: toda mi piel nombrándote,
toda mi piel alerta, pendiente de mis ojos.
Indaga mi pupila, todo atisbo comprueba,
todo indicio que me conduzca a ti,
que te introduzca al ámbito donde solo tu imagen
prevalece y te coincida y funda,
te acerque, te inaugure y para siempre estés.


… y el jaspe amanecía mientras te desflorabas en el tonto quehacer de las maquetaciones.
Es ya casi inhumana la envidia que me das, viejo… más, cuando somos uno [tú las dulces cerezas y yo siempre el cerezo] y lo que en ti es correcta posesión de la fugacidad del tiempo, en mi se torna seda inalcanzable.

Comentarios

  1. Es bonito que seas "anafórico", pero ¿xq no ser alguna vez "cata-ana-fórico"? (jeje)

    Ah, ya! por eso de no salir del luminoso sueño del deseo...

    pues vaya!

    (qué precioso lo de Rossetti)

    ResponderEliminar
  2. Aún sin saber a veces con exactitud de lo que hablas en tus textos siempre consigues llevarme a otro lugar: un lugar manso, a veces más triste que otras pero manso… es como si flotara en otra dimensión del tiempo. Bicos.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…

Caidino...

Estoy lento y como gatinín con este calor bestia que cae sobre mí como una losa, y con tanto por hacer y en diferentes campos. Ahora que necesitaría multiplicarme, estoy dividido y hasta restado. SBQ necesitaría ahora de todas mis fuerzas de invierno (tenemos un agujero grande que tapar y no soy capaz de tomar aire). Intento mercadillos, lecturas, talleres, ventas de materiales chulos, sorteos…, pero nada funciona. Es como si al quedarme desactivado yo, se hubiera desactivado todo, pero no sé de dónde sacar la energía que necesito como el aire de respirar, no sé cómo tramitar esta abulia sobrevenida. En Perú la gente tiene sed, hay pendientes entregas necesarias de materiales, de carritos…, y he dejado un proyecto a medias que hace que me sienta culpable por ratitos. Es este jodido calor y que la gente aquí ya no puede más, porque está agotada por los miserables del dinero. A ello se suma el golpe constante en el trabajo, el ramillete de deudas con sus apremios y el vacío inabarcable…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías… y ese ser ‘la razón’ le gusta mucho al que viaja a velocidad en los cómodos asientos de sus vagones, viendo pasar el paisaje por las ventanillas, pero solivianta al que perdió el billete, al que nunca tuvo para comprarlo y, sobre todo, al que busca lugares a los que ir y a los que el tren no llegará jamás, porque no hay vías ni estaciones. Así visto el trasunto humano, la libertad del que está en el sistema (el tren) viene siempre marcada por unas fronteras nítidas que, precisamente, amordazan esa libertad… o sigues las vías con tu billete en regla o te bajas del tren y corres el peligro de ser arrollado si quieres volver a subirte en él mientras no detenga su marcha. Me sucede con frecuencia que tengo ideas nítidas en mi cabeza, ideas que se muestran preclaras y estructuradas en mi mente y que, cuando intento compartirlas, me resulta muy difícil hacerlas llegar a mi interlocutor con la …