Ir al contenido principal

51 formas de estar.


8 de diciembre de 2008
Al acostarme anoche, un cartelón de Guillermo sobre mi almohada me avisaba del tiempo: “¡Feliz cumple, papá!” (le oía reír a carcajadas en su habitación mientras yo lanzaba gritos de sorpresina por haber encontrado aquel tesorito) y corrí a besarle y a hacerle unas cosquillinas.
Dormí como un cosaco y me desperté a eso de las 10:30 h. con un indescriptible dolor de todo... un pis largo, duchita reparadora, miradita en el espejo para ver el campo de batalla hecho unos zorros, peinadita apresurada, toque de colonia, muda limpia, ropa al azar, desayunote con besos y corriendo a mi estudio para escribir estas palabras. Solo la visita de César Yuste y señora para felicitarme me arrancó del teclado un cuartito de hora.
Y me enganché a la tarea autoimpuesta de hoy, el escribir mis 51 formas de estar... y voy a ello.

1. Mi culpa es solo mía siempre, aunque mis defectos generalmente proceden de mi relación con los demás.
2. Amar nunca podrá ser un diminutivo singular. Estoy imbatido.
3. Fumar es magnífico para la escritura, pero se tose por las mañanas al despertar.
4. Ensucio cuando pinto y me limpio por dentro cuando escribo.
5. La verdadera metamorfosis está en la cabeza y sucede en el cuerpo.
6. Cuando no estoy solo me echo de menos.
7. No debo dejar nunca que mi debilidad sea la fuerza de los que no me quieren.
8. Obrar bien a veces resulta impúdico (en todos los sentidos del término “obrar”).
9. Que en la cabeza no haya lugar para la conciencia mientras piensas.
10. Dios se pone cada día mi muda y mis zapatos.
11. Ignoro siempre en voz alta... y sé en silencio.
12. Mi mano conoce la mejor forma de amarme. Pregúntale.
13. La costumbre es una compañera fiel... y nunca aburre.
14. Siempre pienso lo mismo de los que dicen que ya no soy el mismo.
15. No sé bailar, pero lo pienso mucho.
16. Cuando me utilices, no me lo digas, me sentaría mal.
17. Cuando creo que los árboles me hablan, termino dándome cuenta de que lo hace el viento.
18. Más que matarlo, me gusta dejar herido al tiempo.
19. Me acuso de que la sombra que proyecta mi cuerpo es la de una mujer.
20. Siempre amé más a lo que no pude tener.
21. Cuando menos me gusto es cuando soy prójimo de mí.
22. Todo lo que pienso se me deshace en la boca.
23. La verdad de mis sentimientos siempre termina siendo mentira en mis manos.
24. Que alguien me enseñe a diferenciar entre el efectivo y lo efectivo.
25. El sí y el no ya no son taxativos. Todo depende de mí.
26. A medida que pasan los años beso más con los ojos que con la boca.
27. Guardar un recuerdo es iterativo.
28. ¿Se soñará lo mismo durmiendo boca arriba que boca abajo?
29. Mi mayor venganza es escribir cuando no quiero.
30. Mi escritura es despreciable si la comparo con mis pensamientos.
31. Que la palabra me pertenezca, eso es lo que busco.
32. La disciplina que me autoimpongo me hace resistente.
33. Sigo asombrándome ante el milagro que supone una erección.
34. Que alguien me deje claro si la nada es un simulacro.
35. No quiero ceder nunca... pero siempre lo olvido.
36. Busco un lubricante de calidad para dar salida a mis ideas.
37. Me gustan los cuerpos de mujer detrás de una persiana.
38. ¿Mi vida es convexa o es el espejo?
39. Nunca te apresures conmigo, que siempre voy por partes.
40. Regresar a lo que fui es tan morboso como ir a lo que voy a ser.
41. Me encanta ser el eco de otro cuerpo.
42. Soy testigo de mí, pero no me recuerdo.
43. Tengo una gran certeza... y no es la muerte.
44. Si me miro desnudo, intento ser clemente.
45. Nada permanece, lo sé, pero aún no me he dado cuenta.
46. En sueños, acabo casi siempre suicidándome... luego tomo un desayuno copioso.
47. Mi mayor cobardía es conoceros.
48. Si mi cuerpo siente pasión, yo paso hambre.
49. Soy un ingenuo, pero me salva un poco el sentir estupor ante la mirada del otro.
50. Mi mejor potencia es la ineficacia.
51. Sé que voy a morir... por eso vivo.

•••
Y que mi hijilla me regaló una camiseta que reza: “mi segundo órgano favorito es el cerebro” junto a una imagen de W. Allen, y que me llamaron la hermosa tía Antonia y mi hermanita con su Lolo, y también lo hizo Hilaria [que siempre se acuerda de mí por estas fechas y nunca falta su llamada], y que mi madre me hizo tostón y picatostes con miel, y que hubo pastelones y muchas risas acompañadas, y que Albertito Hernández tuvo el lindo detalle de regalarme uno de sus cuadros últimos [una escena de otoño magnífica] y nos tomamos juntos un vinín, y que muchas cosas más que mejor no cuento porque las dejo para mí, aunque sí diré que me felicitaron Richar y Maite mientras viajaban hasta el hospital donde será operada mañana la coleguilla [os deseo toda la suerte del mundo, amigos].

Comentarios

  1. Felicidades, Luis Felipe. Ve añadiendo las próximas 51.

    ResponderEliminar
  2. 51 verdades jaja Te deseo un Feliz Cumpleaños querido Luis!!! Un abrazo enorme y espero que termines bien el día, entre familia, amigos y buen vino jaja!!!

    Saludos.
    Ariel.

    ResponderEliminar
  3. Pedazo de gamberro, me has hecho ir al diccionario a buscar el verbo imbatir.

    ResponderEliminar
  4. Va un sic para Adu:
    "Dado que tantas veces vapuleamos, en sentido figurado, a los comentaristas deportivos, hoy, a modo de compensación, vamos a defenderlos ante la acusación que sufren de cometer un error que no es tal; me refiero al empleo que se hace en la jerga futbolística de la expresión equipo imbatido, que algunos consideran anómala cuando el equipo al que se alude ha encajado algún gol, aunque no haya sido derrotado. Defienden los tales que solo puede hablarse de imbatibilidad si la portería se ha defendido hasta mantenerla incólume; en cambio, dicen, si un equipo ha sufrido un gol, podrá quedar invicto, pero no imbatido.

    En realidad, esta argumentación es engañosa, pues arranca de una confusión entre lo que puede afirmarse del equipo en sí y lo que alude a su portero. El Diccionario de la Real Academia no deja lugar a dudas al definir el verbo batir (téngase en cuenta que no es posible la existencia del verbo *imbatir, como tampoco la del verbo *invencer u otros semejantes): en su acepción décima indica concisamente ‘derrotar al enemigo’ y en la decimoquinta, refiriéndola al ámbito deportivo, ‘vencer, ganar a un contrincante’. Es claro, por tanto, que un equipo se mantiene imbatido mientras no es derrotado, vencido.

    En cambio, si aludimos al portero o guardameta, cuya principal misión es la de impedir que el balón entre en su portería, podemos considerar que queda batido, vencido o derrotado, puesto que fracasa en dicha misión, cuando encaja un gol; de ahí que sea adecuado decir de él que ha permanecido imbatido sólo hasta entonces. Admitido esto, debemos admitir también que, aunque su portero haya sido batido, el equipo puede seguir imbatido si empata o gana sus encuentros, ya que sigue sin perderlos y no hay derrota.

    No existe, en conclusión, error, al hablar de equipo imbatido; otra cosa es que, para evitar malentendidos, se crea conveniente buscar soluciones fáciles e idóneas, como es la de hablar de equipo invicto, a la vista de que se ha hecho ya expresión habitual, y por tanto más difícil de sustituir en cuanto al uso, la de batir al portero para ‘lograr un gol’; pero es sólo cuestión de conveniencia, no de clara necesidad."

    ResponderEliminar
  5. Vamos, coleguilla, que "imbatido" es un adjetivo.

    Un besote.

    ResponderEliminar
  6. Ju, pues yo ahora tengo la cabeza como una "batidora"... y se te ha llenado la boca al decir éso del "equipo imbatido", hi-jo, cómo se nota que eres del Bar-ça (dicho con muuucho rintintín, grrrr! jeje)

    LF, la costumbre no aburre?, nunca?
    pues entonces, te cambio tu costumbre por un cromo de San Guardiola!! ¿Trato?

    Me alegra mucho que hoy hayas estado contentino. Así siempre!
    Muacccccc
    Donce

    ResponderEliminar
  7. Ostras, vaya tesis que te has cascao, a mí, que cuando llega el fútbol cambio de canal. Al final no sé si quiere decir que te han metido un gol, que lo has metido tú, que te han sacado tarjeta amarilla o que era penalty. O si, como creo, es pura licencia poética.
    Por cierto, en el diccionario de la RALE tampoco viene como adjetivo.
    No pegué ojo tratando de conjugar el verbo imbatir.
    Me imbato.
    Vale, otro beso.

    ResponderEliminar
  8. Hay que ver, Adu, lo pesadita que te pones, jeje.

    Mira este enlace y para un ratinín.

    http://buscon.rae.es/draeI/SrvltConsulta?TIPO_BUS=3&LEMA=cultura

    ResponderEliminar
  9. Para Adu (sin ánimo de ofender).
    Del RAE:
    imbatido, da.

    1. adj. No vencido.

    2. adj. Dep. Que no ha recibido ningún gol.

    A lo mejor te suena a verbo por el francés: "Battre" significa también "vencer", además de "golpear" y otras acepciones.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…

Caidino...

Estoy lento y como gatinín con este calor bestia que cae sobre mí como una losa, y con tanto por hacer y en diferentes campos. Ahora que necesitaría multiplicarme, estoy dividido y hasta restado. SBQ necesitaría ahora de todas mis fuerzas de invierno (tenemos un agujero grande que tapar y no soy capaz de tomar aire). Intento mercadillos, lecturas, talleres, ventas de materiales chulos, sorteos…, pero nada funciona. Es como si al quedarme desactivado yo, se hubiera desactivado todo, pero no sé de dónde sacar la energía que necesito como el aire de respirar, no sé cómo tramitar esta abulia sobrevenida. En Perú la gente tiene sed, hay pendientes entregas necesarias de materiales, de carritos…, y he dejado un proyecto a medias que hace que me sienta culpable por ratitos. Es este jodido calor y que la gente aquí ya no puede más, porque está agotada por los miserables del dinero. A ello se suma el golpe constante en el trabajo, el ramillete de deudas con sus apremios y el vacío inabarcable…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías… y ese ser ‘la razón’ le gusta mucho al que viaja a velocidad en los cómodos asientos de sus vagones, viendo pasar el paisaje por las ventanillas, pero solivianta al que perdió el billete, al que nunca tuvo para comprarlo y, sobre todo, al que busca lugares a los que ir y a los que el tren no llegará jamás, porque no hay vías ni estaciones. Así visto el trasunto humano, la libertad del que está en el sistema (el tren) viene siempre marcada por unas fronteras nítidas que, precisamente, amordazan esa libertad… o sigues las vías con tu billete en regla o te bajas del tren y corres el peligro de ser arrollado si quieres volver a subirte en él mientras no detenga su marcha. Me sucede con frecuencia que tengo ideas nítidas en mi cabeza, ideas que se muestran preclaras y estructuradas en mi mente y que, cuando intento compartirlas, me resulta muy difícil hacerlas llegar a mi interlocutor con la …