Ir al contenido principal

Los pecados de la carne.


13 de diciembre de 2008
Me prestó una coleguilla, que es un cajoncito de sorpresas siempre, una edición de José María López Ruiz con una gozosa crónica de las publicaciones eróticas españolas que lleva por título “Los pecados de la carne” [ed. Temas de hoy, 2001], y me lo he devorado con auténtico gusto esta mañanita [mira que mi coleguilla insistió hace un par de días con ese ‘¿pero aún no te lo has leído?’].
El texto está lleno de sorpresas en forma de coplillas o rimados que no tienen desperdicio, además de contar con una galería de imágenes entre turbadoras y cómicas. Quiero rescatar algunas de las cosas que más gracia me han hecho.

De la revista ‘París Alegre’, este cuarteto cabrón por excelencia:

Cornudo eres, fulano, hasta los codos
y puedes rastrillar con las dos sienes;
tan largos y tendidos cuernos tienes
que, si no los enfaldas, harás lodos.

Un fragmento masturbatorio asignado a Espronceda, aunque en la publicación figura como anónimo:

Y mientras las queridas
tendidas en el lecho,
sin chales en sus pechos
y flojo el cinturón,
mostrando sus encantos,
sin rodén el cabello,
al aire el muslo bello
en plena convulsión.

De la publicación “Demi-Monde”, esta perla clitórica y canina:

Me lame mi perrito
las manos y los pies,
me da tanto gustito
como tú mismo ves,
mis nervios se estremecen;
mis «cosas» tiemblan ya...
presiento el dulce espasmo
¡qué rico, rico, está!

De la publicación catalana “El Fandango”, una letrilla de tocador balo un dibujo de mujeres empolvándose la cara:

¡Lo que le gusta el polvo
a esta morena!
Con polvos desayuna
con polvos cena.

De “Qui-Qui-Ri-Quí”, una hermosa irreverencia de Emilio Carrere dedicada a La Fornarina:

Cáliz de carne florida
en donde los senos son
hostias de la comunión
de la Vida.

¡Salve, gran encantadora
del tedio y de la tristeza!
¡Hija de Nuestra Señora la Belleza!

En “Almanaque de Cupido”, una rimilla de Ricardo Opisso (Bigre) haciendo referencia -jajajaj- a la guerra europea:

Yo voto con los que dicen
que estamos necesitados
de hombres que sean neutrales,
pero armados, muy armados.

Otro de Opisso en la misma publicación [muy bien traído al caso de nuestro tiempo de crisis]:

– ¡Qué crisis, hija, qué crisis!
– ¡No me hables, maldita guerra!
Hace más de tres semanas
que no veo una peseta,
tengo empeñada la ropa,
ya nadie de mí se acuerda
y, en fin, que ya de aburrida
bostezo hasta con las piernas.

De la revista “Cosquillas”, y para terminar con esta breve selección, esta joya de Fidel Prado:

En Pinatar de la Sierra,
la viuda Pepita Guerra
alquila un monte ejemplar.
Hay caza: no tengan duda,
pues desde que quedó viuda
lo tiene sin explotar.

Ha sido toda una experiencia adentrarme en la emoción erótica de nuestros antepasados y ver que la frescura siempre fue la nata del tiempo del hombre. Lástima que siempre lleguen los adustos censores [leí una vez que a más de un censor franquista –muchos eran sacerdotes– lo pillaron masturbándose con el fruto de sus recortes].
Fue un placer de mañanita el que me propiciaste, coleguilla. Muchísimas gracias [ya puedes pasar a recuperar tu libro, que me lo he fotocopiado].










Comentarios

  1. Me encanta la Desesperación de Espronceda. No sabía que hubiese dudas sobre su autenticidad.

    Muy buenos todos los fragmentos. Carrere es otro de los poetas que me fascinan. Lástima que sea tan difícil encontrar sus poemas. Yo sólo tengo una antología que encontré hace años en la cuesta de Moyano.

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  3. Jaaaaaaajajaja, el otro día estuvimos leyendo los poemas picantones de Espronceda y de Bécquer y nos quedamos con la boca abierta y partiéndonos el culotte!!

    ResponderEliminar
  4. Este libro, curiosísimo, me enseñó que el modelo actual de belleza femenina es mucho más antiguo de lo que yo creía. La primera foto, de principios del XX, parece un buen ejemplo. La pregunta es, ¿en el siglo XXIII cómo será la mujer ideal? Ni idea, a lo mejor tiene un clítoris hiperdesarrollado o los pezones en las clavículas.O es una nueva Venus de Willendorf (o algo así), a modo de botijo. Pero apostaría a que ellas dominarán el mundo con cruel férula, y habrá movimientos masculinistas que hablen de los derechos del hombre. Puede ser también que los hombres fértiles sean entonces Patrimonio de la Humanidad, y vivan en reservas controladas por científicos.En definitiva, ellas escribirán las poesías picantonas, lanzarán osados piropos a los especímenes del sexo contrario, se irán "de putos" y la publicidad emergente de internet será básicamente testicular. Seremos el sexo bello. ¡Pobre humanidad!

    ResponderEliminar
  5. Me gustó mucho esta entrada...llama mucho la atención los textos inéditos que nos podemos encontrar, a veces, de los autores más conocidos, escritos completamente rompedores.., como por ejemplo las fábulas de Samaniego, que también las tiene eróticas....son para leer y no creer!!!


    Un abrazo

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

NO SEAS NUNCA COMO YO

Casi cinco meses de vida tranquila juntos, Mario. Yo viéndote crecer y adquirir pericias y tú mirándome, a veces perplejo y a veces encantado de verme (porque los abuelos hacemos cosas que no hacen los padres, como sacarte del carrito y achucharte cuando lloras y hay que dejarte tranquilo para que encuentres el sueño).  Casi cinco meses y ya me has llenado de endorfinas (porque el abuelo canilllas blancas es pura química orgánica), me has perfumado de ese olor tuyo a bebé, que es el único que en mi mundo supera al olor del tabaco, y te has hecho centro de todo, pues te veo y me olvido del banco que me tiene medio asesinadito, de los clientes que están esperando en la puerta y hasta de este dolor cabrón que llevo en la rodilla desde hace unas semanas. Y lo mejor, lo mejor de todo, es que, cuando llegas, te miro y sonrío, y tú me devuelves enseguida una sonrisa a medias con hoyuelo  al ladito derecho de tu boca. Entonces te cojo y te achucho, te acerco a mi mejilla y siento ese lazo qu…

Jugar al cíclope...

Jugar al cíclope, como en el capítulo siete de Rayuela, o simplemente jugar al Cortázar postmasmédula, a aquel Cortázar tan Girondo de “Apenas él le amalaba el noema... ¡Evohé¡ ¡Evohé! Volposados en la cresta del murelio, se sentían balpamar, pernilos y márulos...”... no, mejor jugar al cíclope y cansarte de no estar cansado o jugar a cerrar los ojos para ver e imaginar que la felicidad está más cerca... quienes piensan demasiado no pueden hacer nada... he aquí la regla fundamental del juego de La Maga... y uno está tan triste porque todo es tan hermoso... ¿y si quienes forman mi mundo solo fueran ilusiones... no lo que son, sino mis ilusiones de ellos, no sus verdades, sino mis mentiras?... todo sería un juego estético personal, un juego magnífico en el que crecer... salgo a la calle, voy a por tabaco hasta PdT, doblo la esquina cuesta arriba, estoy solo en la calle, estoy solo en la esquina... subo hasta que las puertas de cristal detectan mi presencia y se abren como puertas... est…

Me late el codo izquierdo...

Hoy me levanté con el codo izquierdo dolorido e hinchado, todo por un golpetazo que me arreé la semana pasada con una puerta [se conoce que ayer me apoyé en alguna de las barreras de la plaza de toros bejarana, mientras asistía al blues, y se me ha infectado]… y es que últimamente parezco un quecomari lleno de cuitas y quejicoserías… el cabrón está ardiendo y focaliza toda mi atención en su latido, hasta el punto de hacerme perder concentración en lo que hago.
En fin, que sigo en el asunto de vivir y eso me gusta mucho… hasta el latido este que me reclama atención constante.
Hoy le pegué la última corrección al nuevo libro de Belencita, “Orden de alejamiento”, y vuelvo a dejar escrito que me gusta muchísimo su forma y su contenido. Espero que en un par de semanas esté listo para hacerlo llegar a sus manos…. y que me ha gustado leerlo con ese latidito de dolor, pues el poemario es de dolor entero… y muy intenso.
Luego, me dejé de mí [y del trabajo] y le busqué contenido a ese pum-pum… y m…