Ir al contenido principal

Anda la Parca golosa e impertinente.


12 de diciembre de 2008
Dos nuevos caídos de bien cerquita: el compañero de Nuria y la abuela Juanita. Y todo sobrevenido sin esperarlo, que a la Parca golosa e impertinente le encanta dar sorpresas y ponernos a prueba el asunto moral y el físico. Y yo ya no sé qué decir ni qué hacer en estas circunstancias, cómo comportarme y en qué parámetros empujarme a seguir en el tono que me pide el cuerpo cuando estoy bien.
Solo un acercamiento filosófico al hecho y al concepto de la muerte me resulta paliativo en estos momentos, tanto la mirada al cesar de la vida latente, como al concepto de materia viva en transformación.
Mientras que en el cese vital se incluye la memoria como continuación de la existencia [la existencia en el otro], en la transformación tan solo se precisa un cambio de situación en la comunidad cercana a quien desaparece, de tal forma que, con una mezcla de tiempo y compañía, la falta termina siendo acomodada en el normal devenir del conjunto humano.
Ambas posturas filosóficas pueden enunciarse desde la facilidad que propicia la distancia, pero son difíciles de macerar cuando quien se ha ido hablaba contigo, recibía tus besos y te los regalaba o, simplemente, te miraba a los ojos con voluntad de compañía.
De ahí el dolor por la pérdida, y de ahí también la necesidad de que cada ser humano deba estar preparado para el duro trance de la falta cercana, aprendiendo a trabajar la idea de superación cada minuto de cada día.
Mientras la Naturaleza sigue en su continuo, el ser que cesa en su realidad vital interviene de formas diversas en las realidades que se imbricaban en la suya, modificándolas en diversos niveles y con distinta intensidad [la cama vacía, la silla vacía, el puesto de trabajo descubierto, la ropa sin posibilidad ya del cuerpo que la ocupaba, las gafas, los anillos... los objetos múltiples, en fin, de uso particular de quien murió]... y con los objetos de uso, los trabados gestos que pertenecen al ámbito mental y sensitivo [quizás los de trámite más doloroso hasta el reencuentro con la normalidad]. Y es que la muerte, que actúa siempre de forma individualizada en su apartado biológico, tiene también un desarrollo social importante en el entorno... y de ello se aprovechan mucho las diversas ‘espiritualidades’ [por llamar de alguna forma a las religiones] para arrimar el ascua a su sardina.
Según Simone de Beauvoir, ‘la muerte clausura cualquier posibilidad de sentido, amenazando con el absurdo de la nada a toda construcción humana’ [eso entendiendo la muerte en su individualidad, claro], patentizando el sinsentido de la existencia, y es por ello que debe extenderse la necesidad de un concepto social de la muerte en el que la continuidad del pensamiento y el trabajo de quienes mueren quede asegurada en la vitalidad del grupo, pero nunca dejando el sentido de la vida en las inconcretas manos de un dios [cualquier dios debe desaparecer, desde mi punto de vista, del horizonte intelectual del hombre]... nuestro valor está en aprender a dominar esos componentes trágicos que asociamos a la muerte y que tanta desazón nos procuran: la extrañeza, lo imprevisto y lo violento... componentes que, si lo miramos bien, no se acercan tanto a la realidad de la muerte real como a la que mantiene el imaginario colectivo, ya que la muerte no nos es extraña [todos sabemos que moriremos algún día] y, por tanto, tampoco debiera resultarnos imprevista por conocer su componente azaroso. Tampoco, pese a lo que la cosa mediática nos mete cada minuto con calzador en la cocorota, la muerte suele ser violenta en un amplio porcentaje.
Así, el grupo debiera articular, sin miedos y sin medias tintas, una cultura de la muerte en la que la normalidad suceda a la sensación apocalíptica, formando hombres y mujeres con la conciencia abierta al mundo, con la decidida consideración de que la realidad de cada hombre, tomado individualmente, es un tesoro para sumar a lo común y es, además, lo que le hará trascender.
Y, sin embargo, después del pensamiento reposado y a solas... algo cruje en mi pecho mientras imagino al compañero de Nuria sonriendo apoyado en la barra de PdT a la hora del café o en charla distendida y amable con los que allí coincidimos cada día... algo me deja vacío cuando recuerdo a Juanita sonriendo detrás de pintura de sus labios [era muy coqueta] mientras hablaba encantada de sus nietas y sus biznietos... y luego me contaba sus infinitos achaques y sus cuitas pequeñas.
Quiero abrazar muy fuerte desde estas letras a Pepe Hontiveros y a Nuria, abrazarlos para que entiendan en mi abrazo lo que las palabras nunca sabrán decir.
Ha sido un año malo, pues se han ido demasiados cercanos y el cuerpo pide calma mientras el espíritu no cesa en su alboroto de no saber explicar lo que, por necesidad, exige explicación.
Otro jodido día de perros.

“... La muerte está en los catres: / en los colchones lentos, en las frazadas negras / vive tendida, y de repente sopla; / sopla un sonido oscuro que hincha sábanas, / y hay camas navegando a un puerto / en donde está esperando, vestida de almirante.” [Pablo Neruda].

•••

Hay una muerte cierta y otra más singular que no sabe de lirios ni violetas, que mantiene tu pulso y no te lleva a aquella lividez de los cadáveres. Si te llega esa muerte, habrás de sorprenderte barrido como una alcoba vieja, sin esperar, callado.
Es la muerte peor... que no te toque.

•••

Ponerme en situación requiere ambiente, ideas lanzadas como flechas hacia el justo objetivo que persigo, saltos carpados llenos de riesgo y algún que otro desliz desabrigado.
Hoy doy fin a mi nuevo poemario por exacto acuerdo conmigo mismo, un poemario adelgazado y lleno de la palabra sexo [desde que me equivoqué al publicar “Versos Giróvagos” en 1992, mi primer libro, tenía unas ganas enormes de meterme en un poemario con la misma idea de conjunto que aquél, tan fallido, pero con esta voz hecha por los años y las horas de lectura y escritura]. Ya tiene título, un título que me lleva haciendo cosquillinas desde hace meses: “Dientes de leche”... y ahora le queda ubicarse en el orden que le dicte mi milonga estética para conseguir la exacta unidad que quiero darle [me lo trabajaré durante las fiestas navideñas para olvidarme de todo y de todos].
Empecé con este libro hace exactamente 17 meses, con lo que será el que más tiempo me ha llevado de todo el histórico de mi producción literaria [aunque confieso que los últimos cuatro meses han sido los de más intensidad de escritura].
Durante este tiempo creativo he logrado encontrarme el pulso más lúbrico que contengo, he encontrado metáforas tan divinas como “medusa” o “pulpos” para clavar la exacta existencia de los sexos, he sentido una constante y maravillosa turbación que espero que se patentice en los receptores de este trabajo, he disfrutado escribiendo como pocas veces lo había hecho y siento que voy a finalizar un trabajo redondo [por lo menos un trabajo que me deja satisfecho].
Con esta entrada quiero decir que, en estas horas frías, mueren en mí todos esos versos escritos y vividos día a día con intensidad y que ya me dispongo a tomar el nuevo tono que me está pidiendo el cuerpo.
Lo he pasado de puta madre durante estos meses... y os agradezco un montón que me hayáis acompañado.
“Dientes de leche” ya busca túmulo editorial... veremos.

Comentarios

  1. hemmano te leo y te veo soplando tartas en moguer, te mando un par de blogspots del sahara y el rub al khali respectivamente,
    cautivoenberberia
    latierradelapiedranegra,

    un abrazo desde el desierto

    ResponderEliminar
  2. Voy lavando mis manos, voy poniéndome ojos.

    ResponderEliminar
  3. Toma, Luis Felipe:

    A los que sois fans de mi Camarera, miedo me da enseñároslo, no vaya a ser que os llevéis mucha decepción, que estas cosas pasan. Pero, en fin, es lo primero que publico como "libro" desde entonces:

    http://sites.google.com/site/epitafioamrspock/

    Hice una pequeña introducción en mi blog:

    http://erasmusreloaded.blogspot.com/2008/12/epitafio-mr-spock-y-otros-poemas.html

    Cuando tenga copias impresas ya te mandaré una dedicada :D

    ResponderEliminar
  4. Pues espero tener esos dientecillos pronto en mis manos, a ser posible firmados por el autor.
    Un día podías darnos una clase magistral sobre peosía...así por abusar un poquito...

    ResponderEliminar
  5. Decía Pavese que "vendrá la muerte y será como abandonar un vicio".

    Un beso fuerte, Sr. Comendador.
    ("Dientes de leche", qué bonito!)

    Dnc

    ResponderEliminar
  6. Algun@s ya esperamos con impaciencia esa edición para saborearla y para combatir esa muerte cierta que mantiene el pulso de la rutina diaria.

    ResponderEliminar
  7. Me alega saber que das por finalizada una etapa y comienzas otra, esto significa que algo se mueve en ti. Renovarse o morir.
    Seguro que tu próxima etapa es más sosegada y, te deseo, igualmente fructífera (más todavía es difícil).
    Un abrazo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

NO SEAS NUNCA COMO YO

Casi cinco meses de vida tranquila juntos, Mario. Yo viéndote crecer y adquirir pericias y tú mirándome, a veces perplejo y a veces encantado de verme (porque los abuelos hacemos cosas que no hacen los padres, como sacarte del carrito y achucharte cuando lloras y hay que dejarte tranquilo para que encuentres el sueño).  Casi cinco meses y ya me has llenado de endorfinas (porque el abuelo canilllas blancas es pura química orgánica), me has perfumado de ese olor tuyo a bebé, que es el único que en mi mundo supera al olor del tabaco, y te has hecho centro de todo, pues te veo y me olvido del banco que me tiene medio asesinadito, de los clientes que están esperando en la puerta y hasta de este dolor cabrón que llevo en la rodilla desde hace unas semanas. Y lo mejor, lo mejor de todo, es que, cuando llegas, te miro y sonrío, y tú me devuelves enseguida una sonrisa a medias con hoyuelo  al ladito derecho de tu boca. Entonces te cojo y te achucho, te acerco a mi mejilla y siento ese lazo qu…

Jugar al cíclope...

Jugar al cíclope, como en el capítulo siete de Rayuela, o simplemente jugar al Cortázar postmasmédula, a aquel Cortázar tan Girondo de “Apenas él le amalaba el noema... ¡Evohé¡ ¡Evohé! Volposados en la cresta del murelio, se sentían balpamar, pernilos y márulos...”... no, mejor jugar al cíclope y cansarte de no estar cansado o jugar a cerrar los ojos para ver e imaginar que la felicidad está más cerca... quienes piensan demasiado no pueden hacer nada... he aquí la regla fundamental del juego de La Maga... y uno está tan triste porque todo es tan hermoso... ¿y si quienes forman mi mundo solo fueran ilusiones... no lo que son, sino mis ilusiones de ellos, no sus verdades, sino mis mentiras?... todo sería un juego estético personal, un juego magnífico en el que crecer... salgo a la calle, voy a por tabaco hasta PdT, doblo la esquina cuesta arriba, estoy solo en la calle, estoy solo en la esquina... subo hasta que las puertas de cristal detectan mi presencia y se abren como puertas... est…

Me late el codo izquierdo...

Hoy me levanté con el codo izquierdo dolorido e hinchado, todo por un golpetazo que me arreé la semana pasada con una puerta [se conoce que ayer me apoyé en alguna de las barreras de la plaza de toros bejarana, mientras asistía al blues, y se me ha infectado]… y es que últimamente parezco un quecomari lleno de cuitas y quejicoserías… el cabrón está ardiendo y focaliza toda mi atención en su latido, hasta el punto de hacerme perder concentración en lo que hago.
En fin, que sigo en el asunto de vivir y eso me gusta mucho… hasta el latido este que me reclama atención constante.
Hoy le pegué la última corrección al nuevo libro de Belencita, “Orden de alejamiento”, y vuelvo a dejar escrito que me gusta muchísimo su forma y su contenido. Espero que en un par de semanas esté listo para hacerlo llegar a sus manos…. y que me ha gustado leerlo con ese latidito de dolor, pues el poemario es de dolor entero… y muy intenso.
Luego, me dejé de mí [y del trabajo] y le busqué contenido a ese pum-pum… y m…