Ir al contenido principal

El asombro de ese músculo que cede


Sé que estoy solo, porque así lo decidí hace tiempo, tan solo como la mano inmóvil sobre mi rodilla derecha. Y de esa sombra de la soledad buscada siempre hay alguien recelando y buscando explicaciones de lo que no la tiene si no son de mí para mí. Así hago mi mundo pequeño y cerrado, así construyo mi fauna y edifico la tierna protección de mis fronteras, así me crece un paraíso en el que existen todos los que me rodean, pero a la vez les está absolutamente prohibido.
Escribir desde esta soledad precisa hacerse un mundo en el que vivir cada uno de los días, y yo lo intento y lo consigo, lo intento y lo fracaso, lo intento y lo disfruto.
El juego de este espacio personal y mostrado consiste en averiguar cuándo crece lo verdaderamente literario, cómo lo hace y de dónde procede [de mí o de mí]. Y lo demás sois vosotros, porque lo que se gesta en vuestras cabezas ya no es de mi soledad, es de la vuestra. Y ese campo me niego a caminarlo.
Me quedo en el asombro de ese músculo que cede.

Comentarios

  1. "porque lo que se gesta en vuestras cabezas ya no es de mi soledad, es de la vuestra"

    Lástima que mi soledad no sea capaz de escribir una frase tan magnífica como esa.
    Podría rentármela a un módico precio o mostrarla a perpetuidad en el mejor escaparate, ya sabe que yo me asomo de vez en cuando, por si alguna vez consigo aprender a escribir de mentira.

    Me invade la pereza, paso de firmar, actúo.

    ResponderEliminar
  2. Decía Benedetti que la soledad es nuestra propiedad más privada...

    Dnc

    (¿qué tal van los temas de hospital?)

    ResponderEliminar
  3. Todos escribimos desde nuestra soledad y nuestro mundo. Te entiendo y comparto lo que dices.

    Por cierto, hablando de paraísos, hoy he escrito una gansada que se titula: "Sobrevivir al paraíso", si te apetece pásate por mi blog y lo lees.

    Un abrazo, colega.

    ResponderEliminar
  4. Querido Luis Felipe: no eres el único que está solo por decisión propia. Yo creo que ésto es bueno porque significa que te bastas a ti mismo y no dependes de nadie, que tienes lo que se llamaba antes "vida interior".
    Hay mucha gente que se soporta e incluso se "insoporta" solo (adverbio) porque no saben estar solos (adjetivo)y eso sí que es insoportable. Creo que me entiendes.
    El riesgo es el límite tan cercano a la locura, por eso está muy bien rodearse de amigos y de proyectos, inventarse ilusiones, compartir lo que podemos y queremos compartir con quien podemos y queremos hacerlo. Elegimos, somos los únicos repsonsables.
    Abrazos y buen dia (a pesar de las necrológicas).
    Post.data.- Creo que no existe el verbo "insoportar" pero sí el adjetivo "insoportable" de donde es fácilmente deducible su significado (?)

    ResponderEliminar
  5. Es cierto que desde que nacemos la muerte nos acompaña, y que llegado un momento empezamos a sentirla bien presente; no es menos cierto que algunos la sienten -la sentimos - más que otros, y que esta compañía indeseada tiene mucho que ver con el sentimiento de soledad.
    También -como tú dices- a veces en tu paraíso creado para ti y para ella (tu soledad), el vivir es un éxito o un fracaso según la rueda de la Fortuna. Yo, cuando gira en contra, suelo abrir -un poco- la puerta (del paraíso), y dejo que entre más aire. A veces da resultado.
    Hablando de paraísos, qué buenos los del suicida, aunque por nada querría entrar en ellos.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

NO SEAS NUNCA COMO YO

Casi cinco meses de vida tranquila juntos, Mario. Yo viéndote crecer y adquirir pericias y tú mirándome, a veces perplejo y a veces encantado de verme (porque los abuelos hacemos cosas que no hacen los padres, como sacarte del carrito y achucharte cuando lloras y hay que dejarte tranquilo para que encuentres el sueño).  Casi cinco meses y ya me has llenado de endorfinas (porque el abuelo canilllas blancas es pura química orgánica), me has perfumado de ese olor tuyo a bebé, que es el único que en mi mundo supera al olor del tabaco, y te has hecho centro de todo, pues te veo y me olvido del banco que me tiene medio asesinadito, de los clientes que están esperando en la puerta y hasta de este dolor cabrón que llevo en la rodilla desde hace unas semanas. Y lo mejor, lo mejor de todo, es que, cuando llegas, te miro y sonrío, y tú me devuelves enseguida una sonrisa a medias con hoyuelo  al ladito derecho de tu boca. Entonces te cojo y te achucho, te acerco a mi mejilla y siento ese lazo qu…

Jugar al cíclope...

Jugar al cíclope, como en el capítulo siete de Rayuela, o simplemente jugar al Cortázar postmasmédula, a aquel Cortázar tan Girondo de “Apenas él le amalaba el noema... ¡Evohé¡ ¡Evohé! Volposados en la cresta del murelio, se sentían balpamar, pernilos y márulos...”... no, mejor jugar al cíclope y cansarte de no estar cansado o jugar a cerrar los ojos para ver e imaginar que la felicidad está más cerca... quienes piensan demasiado no pueden hacer nada... he aquí la regla fundamental del juego de La Maga... y uno está tan triste porque todo es tan hermoso... ¿y si quienes forman mi mundo solo fueran ilusiones... no lo que son, sino mis ilusiones de ellos, no sus verdades, sino mis mentiras?... todo sería un juego estético personal, un juego magnífico en el que crecer... salgo a la calle, voy a por tabaco hasta PdT, doblo la esquina cuesta arriba, estoy solo en la calle, estoy solo en la esquina... subo hasta que las puertas de cristal detectan mi presencia y se abren como puertas... est…

Me late el codo izquierdo...

Hoy me levanté con el codo izquierdo dolorido e hinchado, todo por un golpetazo que me arreé la semana pasada con una puerta [se conoce que ayer me apoyé en alguna de las barreras de la plaza de toros bejarana, mientras asistía al blues, y se me ha infectado]… y es que últimamente parezco un quecomari lleno de cuitas y quejicoserías… el cabrón está ardiendo y focaliza toda mi atención en su latido, hasta el punto de hacerme perder concentración en lo que hago.
En fin, que sigo en el asunto de vivir y eso me gusta mucho… hasta el latido este que me reclama atención constante.
Hoy le pegué la última corrección al nuevo libro de Belencita, “Orden de alejamiento”, y vuelvo a dejar escrito que me gusta muchísimo su forma y su contenido. Espero que en un par de semanas esté listo para hacerlo llegar a sus manos…. y que me ha gustado leerlo con ese latidito de dolor, pues el poemario es de dolor entero… y muy intenso.
Luego, me dejé de mí [y del trabajo] y le busqué contenido a ese pum-pum… y m…