Ir al contenido principal

!Hola, papá!


“HOLA, PAPÁ!!!!!!!!!!!!
Te escribo este e-mail para desearte un FELIZ CUMPLEAÑOS!!!!!!!!!!!!!!
Espero que pases un buen día junto a todos tus seres queridos, rodeado de amor y mucha alegría.
Deseo que celebres muchísimos cumpleaños más en compañía de tu familia y tus amigos.
Desde el fondo de mi corazón te pido que no cambies nunca, que sigas siendo tan buen padre y fiel amigo como lo has sido hasta ahora. Eres una persona ejemplar en muchos aspectos (por tu forma de ser, por tu capacidad de entender a la gente y de escucharnos, por tu lucha diaria para defender tus ideales y tu forma de entender la vida...). Tu carácter y tu comportamiento son las armas de tu carisma.
Gracias por estar a nuestro lado cuando te necesitamos.
Cada día tomo nota sobre tu forma de ser para transmitírselo a todos los que me rodean. También me has enseñado que todos juntos podemos unir nuestras fuerzas para llegar a vivir en un mundo más justo donde todos tengamos las mismas oportunidades, los mismos deberes y, sobre todo, los mismos derechos.
Todavía recuerdo las primeras palabras que me enseñaste cuando llegué a Béjar: POR FAVOR, GRACIAS Y PERDÓN, que aunque parezcan insignificantes guardan en su interior mucho significado. Esto me está ayudando mucho y me ayudará siempre.
GRACIAS POR TODO.
DE NUEVO TE DESEO MUCHAS FELICIDADES Y SALUD PARA LLEVAR A CABO TODOS NUESTROS PROYECTOS.
CUÍDATE MUCHO Y DISFRUTA DE LA VIDA JUNTO A NOSOTROS.
TU HIJO YOUSSOUPH KANTE.”

Recibí a última hora de ayer este hermoso regalo de You y no pude dejar de llorar hasta que me quedé dormido en mi cama. No me merezco nada, porque no valgo nada... y este jodido chaval me ha dejado vencido. Jo.

•••

He muerto ya...
pero tú no me dejas marchar
hacia el fondo poblado de álamos
porque tiras de mí
con tus manos oscuras, calientes;
porque anudas tu boca africana
a la mía –tan breve y gastada–
para darme el oxígeno cierto,
el preciso,
que me obligue a seguir
siendo el hombre
que jamás pude ser.

Mi epitafio mejor son tus ojos...
ver su brillo gritándome...
¡adelante, estás vivo, adelante!

Comentarios

  1. Jo, cualquiera habría llorado de emoción. Ves cómo hay mucho por lo que vivir. Y eso que no has sido un buen padre, que sería de haberlo sido ¿¡¡Ya escribe así en español!!? Qué ser tan precioso!
    Esto sí que se merece una felicitación.

    ResponderEliminar
  2. Antes de que me corrijas (Señor D. Cuidador del estilo), que sepas que la tilde del tercer "qué" del anterior comentario se me quedó en el "tildero".
    Me olvidé de lo que me propusiste sobre los nombres de mis alumnas. El jueves hablo con ellas.
    Besos

    ResponderEliminar
  3. Vaya un par de "tontos pelaos"...
    tanta ternura, ni tanto amor, ni tanta leche ya, hombre!!
    (pues no van y me empañan los ojos de lagrimillas -el par de dos éstos-!! vaaaaamos, vaamoss!)
    MUACCCCCCCCCC

    ResponderEliminar
  4. LF, que vengo a pediros perdón, que lo de "tontos pelaos" ha sonado un poco raro...
    pero es que, de verdad, me emocioné con vosotros.
    (Oye, y tu You no tendría tiempo, y ganas, de hacer otra cartita así para mí?)

    Un beso (y perdonadme, plisss)

    Donce

    ResponderEliminar
  5. Esta carta de You, realmente emociona, y lo hace por su sinceridad porque transmite sentimiento y palabras que llegan, son puro reflejo de lo que has sabido darle. Felicidades.

    ResponderEliminar
  6. Pretérito imperfecto de subjuntivo:
    Vosotros hubiérais o hubiéseis imbatido.

    Si no fuera porque sigo conjugando escribiría algo coherente. Por ejemplo: que está de p.m., que cómo no te va a querer, que sembraste, que no sé de dónde sacas tanto corazón, que ya dudo si se escribió lo que escribí...

    Ellos hubieran o hubiesen imbatido.
    Genial para las noches de insomnio, mucho mejor que las ovejitas. Lo voy a patentar.

    Besote.

    ResponderEliminar
  7. Si existiera como verbo, lo que has escrito no sería imperfecto sino pluscuamperfecto.
    Sí que te pones pesadita, Adu.

    ResponderEliminar
  8. Pues vale listo, ya me había dado cuenta, pero estaba sonámbula, qué quieres.
    Además, no sé que Antonio eres: ¿Antonio Pluscuamperfecto? Te contesto porque los Antonios me suelen caer bien. Que se lo pregunten a mi colega.
    Y si el "que" de "que Antonio" va con tilde se la pones tú, que yo no estoy para pensar ahora.

    ResponderEliminar
  9. ¡¡que palabras tan bonitas!!
    ¡¡que afortunado!!

    felcidades y que sigas siendo tan dichoso.

    bicos,

    ResponderEliminar
  10. Hola, vengo "linkando" a través de un blog que dejaba un enlace directo aquí; no sé muy bien si pertenecen a la misma persona o algo parecido... Bueno el caso es que estoy... y ... creo que ¡me quedo! ^_^
    Ante todo: felicidades!, sin duda son merecidísimas, la carta es conmovedora y dice mucho de la persona a quien va dirigida, y también de quien la escribe. Te felicito por ambas cosas. Hago un link directo a mi blog y creo que voy a darme un paseo también por el listado de blogs que veo a la derecha, de verdad que suenan muy interesantes.

    Bueno, gracias por pasar. Y si no has sido tú : gracias a la persona que me dejó el enlace a aquí.

    soy:
    http://pongameuncafe.blogspot.com/

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…

Caidino...

Estoy lento y como gatinín con este calor bestia que cae sobre mí como una losa, y con tanto por hacer y en diferentes campos. Ahora que necesitaría multiplicarme, estoy dividido y hasta restado. SBQ necesitaría ahora de todas mis fuerzas de invierno (tenemos un agujero grande que tapar y no soy capaz de tomar aire). Intento mercadillos, lecturas, talleres, ventas de materiales chulos, sorteos…, pero nada funciona. Es como si al quedarme desactivado yo, se hubiera desactivado todo, pero no sé de dónde sacar la energía que necesito como el aire de respirar, no sé cómo tramitar esta abulia sobrevenida. En Perú la gente tiene sed, hay pendientes entregas necesarias de materiales, de carritos…, y he dejado un proyecto a medias que hace que me sienta culpable por ratitos. Es este jodido calor y que la gente aquí ya no puede más, porque está agotada por los miserables del dinero. A ello se suma el golpe constante en el trabajo, el ramillete de deudas con sus apremios y el vacío inabarcable…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías… y ese ser ‘la razón’ le gusta mucho al que viaja a velocidad en los cómodos asientos de sus vagones, viendo pasar el paisaje por las ventanillas, pero solivianta al que perdió el billete, al que nunca tuvo para comprarlo y, sobre todo, al que busca lugares a los que ir y a los que el tren no llegará jamás, porque no hay vías ni estaciones. Así visto el trasunto humano, la libertad del que está en el sistema (el tren) viene siempre marcada por unas fronteras nítidas que, precisamente, amordazan esa libertad… o sigues las vías con tu billete en regla o te bajas del tren y corres el peligro de ser arrollado si quieres volver a subirte en él mientras no detenga su marcha. Me sucede con frecuencia que tengo ideas nítidas en mi cabeza, ideas que se muestran preclaras y estructuradas en mi mente y que, cuando intento compartirlas, me resulta muy difícil hacerlas llegar a mi interlocutor con la …