Ir al contenido principal

Bebida de soja.


14 de febrero de 2009
Guillermo perdió su partidito de basket esta mañana y yo me desgañité gritando en el pabellón como un padre al uso, que si ‘¡coñoooo, no hay sangreeee!’, que si ‘¡bajaaaaaa a defendeeeeeer, jodeeeer!’... el caso es que nos dieron pa los hocicos porque no hay esquema en el equipo y los críos no saben qué hacer ni cómo reaccionar ante niños más grandones y que saben colocarse en la pista. Ya lo digo siempre, coño, si no se sabe jugar a basket, hay que jugar a otra cosa a la que sepamos jugar, ya lo digo siempre, ya lo digo, coño... hay que jugar al corro en la zona propia o a tapar la calle para que no pase nadie... esa debiera ser nuestra defensa, siempre cerrados en corro y nadie pisará la zona [eso conseguirá obligar al equipo contrario a tirar desde fuera, y estos niños no tienen aún fuerza ni tino para eso]... y en ataque, jugar al ‘matao’, pero pillando la pelota en vez de esquivarla... y en los tiros a canasta, jugar solo a darle al cuadro pequeño con el balón [eso arroja un 25% de aciertos seguros]... y no me hacen caso, coño, no me hacen casooooooo... solo juegan a reunirse junto al balón, apelotonados, y en el momento en que hay un solo niño con un puntito de chispa, nos engaña constantemente y ya estamos destrozados. ¡Me encanta el basket!
Me relajé haciendo los mandados de casa, el pan, los huevos... y la bebida de soja para Geles, un líquido acuoso y blanquecino que me pone de los nervios solo verlo salir de su envase.
•••
Bosteza, petimetre, bosteza como un rumiante y firma los talones de los días postreros para esa oscuridad que se avecina, bosteza como el alfil de los depredadores y firma los adioses de mañana con tu máscara de resignación y esa parva sonrisa de camello que no sabe condescender... bosteza y siente el sabor del vómito en la boca mientras expulsas tu niebla hacia los otros... bosteza y que te chirríen las mandíbulas de viejo que ha de morir un día como mueren los que no se lo esperan.
Crepita en la hoguera la mano blanca del vencido y huele a carne hecha. El foco se dirige ya a tus ojos. No parpadees. Sigue.
•••
Desobedece, viejo, siéntete espantapájaros y aplasta al escorpión con tus botas Segarra, determina las crisis de Luna y arbitra las mareas con tus artimañas. Escandaliza, viejo, aunque sea mostrando tu desnudez en una liturgia al aire libre. Grítale al mundo tu gran valor, el de ver en los ojos de las tiernas solteras todo el universo, sé escorial de ti mismo, gatea y araña en las calcomanías mojadas de saliva, haz el rito de España a solas mientras habla tu vientre con esa admiración del último alimento recibido, sé esencial ante la pantomima... yo te lo agradeceré... y uno ya es bastante.
•••
Digiero mal las lunas y a las hembras humanas, soy un caníbal viejo con los dientes gastados, un caníbal mayor que bosteza en la noche y se estira con calma al salir de las fauces del lecho. Los caníbales también sentimos pereza de devorar, como sentimos envidia de los que se comieron entera a la mujer de los muslos extensísimos y la comenzaron por el vértice. Mi problema mayor como caníbal es que siempre me gustó la carne muy hecha, y en el asar quedan ya solo huesos de lo que fue una arquitectura perfecta de pezones y nuca y glúteos golosos y blandas pantorrillas. Los jóvenes terminan haciéndote frugívoro con esa incontinencia y esa prisa por comer sin paladear.
Estos tiempos lo están torciendo todo, pues antes se guardaban las costumbres como una religión, el orden de los platos, el reparto de las mejores tajadas por jerarquía, el cocinado al gusto de los ancianos, la forma de comer y sus marcados tiempos... ahora todo se hace sin conciencia, sin pensar en los males de cada uno para hacerle llegar los manjares precisos [al impotente, el miembro hecho al vapor... a la mujer baldía, la vulva caramelizada... al de mal espiritual, los sesos rebozados con harina de yuca.... al tullido, los miembros que le falten y a la brasa... al mudo, la lengua y la garganta en una salsa densa... al sordo, las orejas en salmuera y vinagre... al amante no correspondido, el corazón trinchado...]... así nos va y así acabará todo.
Digiero mal las lunas y a las hembras humanas... y paso mal las noches si durante la cena pico algo.

Comentarios

  1. Un caníbal viejo o mayor no sé si eres (más bien tengo entendido que no) pero... ¡¡¡¡¡Qué guapo estás con el pelín corto, joder!!!!!!!!!!!!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

NO SEAS NUNCA COMO YO

Casi cinco meses de vida tranquila juntos, Mario. Yo viéndote crecer y adquirir pericias y tú mirándome, a veces perplejo y a veces encantado de verme (porque los abuelos hacemos cosas que no hacen los padres, como sacarte del carrito y achucharte cuando lloras y hay que dejarte tranquilo para que encuentres el sueño).  Casi cinco meses y ya me has llenado de endorfinas (porque el abuelo canilllas blancas es pura química orgánica), me has perfumado de ese olor tuyo a bebé, que es el único que en mi mundo supera al olor del tabaco, y te has hecho centro de todo, pues te veo y me olvido del banco que me tiene medio asesinadito, de los clientes que están esperando en la puerta y hasta de este dolor cabrón que llevo en la rodilla desde hace unas semanas. Y lo mejor, lo mejor de todo, es que, cuando llegas, te miro y sonrío, y tú me devuelves enseguida una sonrisa a medias con hoyuelo  al ladito derecho de tu boca. Entonces te cojo y te achucho, te acerco a mi mejilla y siento ese lazo qu…

Jugar al cíclope...

Jugar al cíclope, como en el capítulo siete de Rayuela, o simplemente jugar al Cortázar postmasmédula, a aquel Cortázar tan Girondo de “Apenas él le amalaba el noema... ¡Evohé¡ ¡Evohé! Volposados en la cresta del murelio, se sentían balpamar, pernilos y márulos...”... no, mejor jugar al cíclope y cansarte de no estar cansado o jugar a cerrar los ojos para ver e imaginar que la felicidad está más cerca... quienes piensan demasiado no pueden hacer nada... he aquí la regla fundamental del juego de La Maga... y uno está tan triste porque todo es tan hermoso... ¿y si quienes forman mi mundo solo fueran ilusiones... no lo que son, sino mis ilusiones de ellos, no sus verdades, sino mis mentiras?... todo sería un juego estético personal, un juego magnífico en el que crecer... salgo a la calle, voy a por tabaco hasta PdT, doblo la esquina cuesta arriba, estoy solo en la calle, estoy solo en la esquina... subo hasta que las puertas de cristal detectan mi presencia y se abren como puertas... est…

Me late el codo izquierdo...

Hoy me levanté con el codo izquierdo dolorido e hinchado, todo por un golpetazo que me arreé la semana pasada con una puerta [se conoce que ayer me apoyé en alguna de las barreras de la plaza de toros bejarana, mientras asistía al blues, y se me ha infectado]… y es que últimamente parezco un quecomari lleno de cuitas y quejicoserías… el cabrón está ardiendo y focaliza toda mi atención en su latido, hasta el punto de hacerme perder concentración en lo que hago.
En fin, que sigo en el asunto de vivir y eso me gusta mucho… hasta el latido este que me reclama atención constante.
Hoy le pegué la última corrección al nuevo libro de Belencita, “Orden de alejamiento”, y vuelvo a dejar escrito que me gusta muchísimo su forma y su contenido. Espero que en un par de semanas esté listo para hacerlo llegar a sus manos…. y que me ha gustado leerlo con ese latidito de dolor, pues el poemario es de dolor entero… y muy intenso.
Luego, me dejé de mí [y del trabajo] y le busqué contenido a ese pum-pum… y m…