Ir al contenido principal

El cofrecito del sándalo.


13 de febrero de 2009
El cofrecito que atesoraba el sándalo contenía la cura del espanto. Era una caja antigua que heredé de mi abuela, chapada burdamente, por algún artesano sin sustancia, con estaño mal repujado sobre una base informe de madera de pino. Cuando el día iba mal, la abría con cuidado –siempre a solas– y encendía una pebeta, y la soplaba. Así sahumaba todo hasta encontrar un punto en el que caía hasta el descanso relajado en el olor... hoy la echo de menos, como echo de menos la lumbre compartida y el pudor, o aquellas penitencias salesianas después de haber pecado, o el primer esperma.
Nunca supe trazar aquel primer esperma involuntario y sus muertos pequeños, pues nadie me enseñó que tenía un hígado y dos riñones y que me debía a ellos por encima de cualquier otra cosa, nadie me enseñó que no debía eviscerarme jamás y solo me serviría intranquilizarme por ello, no por todas esas otras cosas por las que me intranquilizo.
Junto a mi cajita aprendí a apreciar poco a poco el olor a reinetas maduras o el acíbar de los limones verdes, con ella me reí de todas las esculturas ecuestres y supe que hay esquinas, me eduqué en contenerme e incontenerme, soñé bicicletas blancas y el tac-tac de un taxímetro, toqué a una mujer madura y desnudé mi vida de lo cotidiano por momentos. Junto a mi cajita sentí el furgón del preso y la presión de otra carne en la borda del cuerpo, supe del ajetreo de la masticación y del jugo de los alimentos desmenuzados, tramité el temblor y sentí la intensidad de no haber navegado nunca.
Mariposas, enormes rumiantes, colegialas incondicionales de la quemadura, la predestinación, los brazos estrechando, lamer, un imán de herradura con los bordes rojos, calambre desde los hilos de cobre, un cubo de chapa galvanizada, la señorita de las tetas grandes, sardinas en aceite, la evidencia de lo ineludible, Proust, una tumba con gladiolos, el olor a descomposición en otoño [humus], las fragarias, el monaguillo sentado sobre las rodillas de párroco, la borracha, los huecos, Camembert con pan caliente, el florero de plástico sobre el aparador... mi cofrecito lo contenía todo como una pampa entera... y no sé dónde está, dónde esconde todas mis sensaciones viejas, mis pedazos de antes.
Me corté el pelo ayer... y hoy solo puedo mirarme con ternura.
•••
¡Las ciervas...! Siéntate en lo que resbala, viejo, y mira el olor de las cosas como tocas la tinta fresca con el dedo. Busca en el zaguán la sombra de alguien que caminó ayer y tiéndete a pensar en tu camastro. ¡Las ciervas...! El beso, viejo, el beso en las axilas y luego flotar como una niebla ancha que deambula y advierte, que gime como lo hiciera un mal fusilado.
Quiero entenderte, pero me cuesta tanto...
¡Las ciervas...! El reflejo en el charco, viejo, el baño de la virgen desnuda como un regalo de la lluvia, las flores como sexos femeninos abiertos, como bocas buscando la raíz que los penetre mientras suena la queja deliciosa. ¡Las ciervas...! Pulpa de mandarinas, viejo, pulpa en los labios mojados con sabor a lo que se fecunda, fécula, felpa, feldespato, pulpa de mandarinas, pulpa de vulva, pulpa. ¡Las ciervas...! Frótate, viejo, que el tallo ya es adulto y hay que dejar olores en las ramas que circundan tu isla, hay que dejar señales a las hembras adultas de todas las especies, feromonas, feroces, hipertensas. ¡Las ciervas...! Deriva, viejo, y escucha cómo crujen las cuadernas mientras amas, escúchalas mientras hablan del lastre y las tormentas, del tifón de anteayer o de la danza muda sobre un clítoris, y que tu sangre fluya precoz, mimosa, mímica. ¡Las ciervas...! Y ese averno que lentamente merma después de haber quemado, viejo, ese averno lamido y retirado, escondido en el fondo con su fauna y sus flujos.
Sigue solo hasta el opio, hasta la grasa, hasta la hiedra blanca... frótate, viejo, hasta lo lato, late, loto, luto, Leteo.

Hoy estamos los dos un tanto extraños... ¿por qué las ciervas?

Comentarios

  1. En un diario tan personal como especial, las sensaciones son tantas que merece la pena detenerse en tu espacio y leer sin ninguna prisa.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Magnífico tu texto de hoy. Me dan ganas de buscar mi cajita también, sé que la hubo, la supe; quizás ande por alguna parte.

    Te dejo un abrazo. Ese texto con aroma a sándalo me dejó una tierna sonrisa

    ResponderEliminar
  3. Hoy se nota que estas vivo,tremendamente lúcido y vivo... con esa fuerza e intensidad en las palabras que echaba de menos. Besos.

    ResponderEliminar
  4. El año pasado le regalé una canción Sr. Comendador, y este año otra. Porque sí, pq me da la gana -ni enamoraos ni leches-, otra de mis canciones-prefes-anti-estresss.


    http://www.youtube.com/watch?v=gdnVZE5I8Os

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…

Caidino...

Estoy lento y como gatinín con este calor bestia que cae sobre mí como una losa, y con tanto por hacer y en diferentes campos. Ahora que necesitaría multiplicarme, estoy dividido y hasta restado. SBQ necesitaría ahora de todas mis fuerzas de invierno (tenemos un agujero grande que tapar y no soy capaz de tomar aire). Intento mercadillos, lecturas, talleres, ventas de materiales chulos, sorteos…, pero nada funciona. Es como si al quedarme desactivado yo, se hubiera desactivado todo, pero no sé de dónde sacar la energía que necesito como el aire de respirar, no sé cómo tramitar esta abulia sobrevenida. En Perú la gente tiene sed, hay pendientes entregas necesarias de materiales, de carritos…, y he dejado un proyecto a medias que hace que me sienta culpable por ratitos. Es este jodido calor y que la gente aquí ya no puede más, porque está agotada por los miserables del dinero. A ello se suma el golpe constante en el trabajo, el ramillete de deudas con sus apremios y el vacío inabarcable…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías… y ese ser ‘la razón’ le gusta mucho al que viaja a velocidad en los cómodos asientos de sus vagones, viendo pasar el paisaje por las ventanillas, pero solivianta al que perdió el billete, al que nunca tuvo para comprarlo y, sobre todo, al que busca lugares a los que ir y a los que el tren no llegará jamás, porque no hay vías ni estaciones. Así visto el trasunto humano, la libertad del que está en el sistema (el tren) viene siempre marcada por unas fronteras nítidas que, precisamente, amordazan esa libertad… o sigues las vías con tu billete en regla o te bajas del tren y corres el peligro de ser arrollado si quieres volver a subirte en él mientras no detenga su marcha. Me sucede con frecuencia que tengo ideas nítidas en mi cabeza, ideas que se muestran preclaras y estructuradas en mi mente y que, cuando intento compartirlas, me resulta muy difícil hacerlas llegar a mi interlocutor con la …