Ir al contenido principal

Momentos transversales.


12 de febrero de 2009
PARTE DE GUERRA

• Youssouph ha sido despedido de su trabajo [agradezco a la empresa ‘Real de Béjar’ el tiempo que ha pasado currando mi chico y espero que no haya dejado mal recuerdo].
• Malick ha suspendido de nuevo el examen práctico de conducción y tendrá que renovar papeles [y el jodío lleva ya un mes y medio en paro]. Gracias a la autoescuela y a Tito.
• Estoy cansado y harto [aquí no doy las gracias].
• Me duele el cuello [sumamente agradecido a mi coche por frenar en seco].
• No tengo ganas.

•••

Recibí con alegría noticias del magnífico poeta y amigo lejano Antonio Manilla. Me llegó esta mañana su nuevo librito nuevo, “Momentos transversales”, que ha sido acreedor del premio José de Espronceda [Antonio se lo merece por obra y por vida], y ya le he metido el diente a esa edición Pretextos para sentir versos de los buenos entrándome otra vez por los ojos. Antoñito es un poeta muy recomendable, capaz de escribir como sigue:

ASUNTOS DE LA LÍRICA

El niño que buscamos y no está
ya dentro de nosotros,
el amor que nunca es
porque siempre es un fue que ya se ha ido
y que no vuelve –o lo hace bajo un modo
que viene a herirnos con la impunidad
que otorga a la memoria nuestro olvido–,
la juventud que huye, la infancia que regresa,
aquellos que quisimos y nos quisieron,
lo que no pudo ser
y lo que pudo ser de otra manera,
el pasado, el presente, el porvenir.

Cualquier cosa perdida o por perder
de verdad, para siempre,
exactamente igual que toda vida.

¿Hermoso, no?
•••
A veces me olvido de que existo, y me dejo llevar. Entonces no entiendo a los hombres que se aburren, no comprendo su falta de sentido. Yo cambio de cerebro cada cuarto de hora, y paso de ser todo a ser imbécil –un imbécil pertinente, claro–, paso de encontrarme demasiado humano a poner huevos de jirafa, paso de ser mecánico en mis cosas a ser camaleón o a hacerme el trágico... y me va bien.
•••
Tengo que asistir a una mesa redonda sobre la aforística en la Catedra Miguel Delibes de Pucela y no tengo ni puñetera idea de por dónde pillar el asunto. Para empezar, no sé si escribo aforismos, ensucio mis papeles con paremias, axiomatizo mal, sentencio, greguereo como quien cacarea, hago chistecitos cortos y malísimos o simplemente muerdo breverías como un perro sin dientes. El caso es que tengo que hablar del género aforístico como si supiera, como si entendiera algo del tema, yo, ‘un tendero de mierda’ [así lo dijo un día el excelso Samuel Solórzano mientras posaba sus nalgas sobre mi silla de concejal... él pensaba que yo no escuchaba sus palabras, pero las escuché enteras]. Así las cosas, solo se me ocurre contar allí la verdad del asunto, que no es otra que trabajo la frase ingeniosa o la pretendidamente bella como constante camino hacia la poesía, que es exactamente lo que he hecho siempre, que si tengo que buscarle alguna intención en mis breverías, no será nunca la de moralizar, sino la de desmoralizar; que busco con intención la interpretación diversa o el indicio, que me entretengo entre lo filosófico [buscar verdad] y el simple juego de ludópata palabrero... y que esas frasecillas me sirven siempre de vehículo del pensamiento. Oye, y que con estos mimbres tengo que llenar mi hora de ponente encarnado... como no haga magia. Bueno, siempre me quedará leer algunos aforismos de esos o contar el chiste de “un colacao, me cago en dios”. Lo que más me apetece, no lo escondo, es conocer en persona a Marzal, a Varo y a Menéndez... observar cómo se mueven, cómo hablan... indagar en sus máscaras y, cómo no, tomarnos unas cervecillas juntos, si es que se prestan.
A ver qué sale.

Comentarios

  1. Hermoso, sí, mucho. Yo quiero (leer el librito).
    Pues creo que ya tienes rollo para una hora de aforística pero, por favor, no cuentes un chiste que eso es recurso de mal orador.
    BBT

    ResponderEliminar
  2. Oye, pues diles que te gustan las mesas redondas participativas, que hablen ellos también en tu hora... "aforo-ismo = admito gente en movimiento", si egg que está clarísimo! (jeje).

    (Dios, si me pagasen por cada una de las chorradas que digo....)
    Mejor firmo hoy como anónimo pq vaya tela...
    Anónimo-dnc

    ResponderEliminar
  3. Venía yo pensando mientras paseaba al perro (aún no había visto el comentario de Dnc) pero cómo vais a estar tres horas hablando de "Aforística" si no hay dios que aguante tres horas y encima de aforística que yo no sabía que era un género literario hasta hace nada... y te pensaba contar un truquillo que yo misma he utilizado en situaciones similares: preparar una charleta de veinte minutos, como mucho, y comenzar diciendo que no te quieres extender para dejar tiempo a que el público opine porque siempre es lo más interesante (las opiniones del público). La gente se quedará tan contenta y tú mucho mejor.
    Lo bueno si breve...
    Y ya ves, Donce con su salero habitual dio en mi clavo. Qué cosas de la casualidad, je je. ¿Lo veis?
    BBN.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…

Caidino...

Estoy lento y como gatinín con este calor bestia que cae sobre mí como una losa, y con tanto por hacer y en diferentes campos. Ahora que necesitaría multiplicarme, estoy dividido y hasta restado. SBQ necesitaría ahora de todas mis fuerzas de invierno (tenemos un agujero grande que tapar y no soy capaz de tomar aire). Intento mercadillos, lecturas, talleres, ventas de materiales chulos, sorteos…, pero nada funciona. Es como si al quedarme desactivado yo, se hubiera desactivado todo, pero no sé de dónde sacar la energía que necesito como el aire de respirar, no sé cómo tramitar esta abulia sobrevenida. En Perú la gente tiene sed, hay pendientes entregas necesarias de materiales, de carritos…, y he dejado un proyecto a medias que hace que me sienta culpable por ratitos. Es este jodido calor y que la gente aquí ya no puede más, porque está agotada por los miserables del dinero. A ello se suma el golpe constante en el trabajo, el ramillete de deudas con sus apremios y el vacío inabarcable…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías… y ese ser ‘la razón’ le gusta mucho al que viaja a velocidad en los cómodos asientos de sus vagones, viendo pasar el paisaje por las ventanillas, pero solivianta al que perdió el billete, al que nunca tuvo para comprarlo y, sobre todo, al que busca lugares a los que ir y a los que el tren no llegará jamás, porque no hay vías ni estaciones. Así visto el trasunto humano, la libertad del que está en el sistema (el tren) viene siempre marcada por unas fronteras nítidas que, precisamente, amordazan esa libertad… o sigues las vías con tu billete en regla o te bajas del tren y corres el peligro de ser arrollado si quieres volver a subirte en él mientras no detenga su marcha. Me sucede con frecuencia que tengo ideas nítidas en mi cabeza, ideas que se muestran preclaras y estructuradas en mi mente y que, cuando intento compartirlas, me resulta muy difícil hacerlas llegar a mi interlocutor con la …