Ir al contenido principal

DJ.


9 de febrero de 2009
Estoy metido en la lectura del guión “DJ”, de Paco Ortega y Nuria Barrios –que me ha pasado Paquito para que le eche un vistazo y opine–, y me parece que puede llevar a una peli estupenda [no sé cómo aún no me ha dado por escribir guiones de cine, que no me parece un trabajo difícil y, además, admite un trazado poético que siempre me ha apetecido... lo mismo me pongo manos a la obra, porque soy un ‘culo veo, culo quiero’]. El caso es que me saca de mi mundo paranormal esta lectura, y eso es bueno, me pone en el aeropuerto de París y me hace flipar. Gracias, Paquito, por el buen ratinín que me estás propiciando.
Y que por la tarde estaba medio feliz, pues la mañana imprentera se me dio bien y todo se destorció un poquitillo, y que llegué al café y estaba mi Tattoo montando el número –ya le habían negado hasta un vaso de agua por faltón–, y que me saludó y me dio un beso en la mejilla [que es muy cariñoso cuando le da], y que me dijo que si podía beber de mi café, y que le dije que sí, que bebiera... y que se alborotó todo y me dijo que quién era yo para darle a él de beber, y que me quitó el paquete de Chester y salió como alma que se lleva el diablo corriendo calle abajo. T. es un tipo majo cuando está en buenas condiciones, muy leído, puestito en música como pocos... y con un pensamiento autodestructivo que le hace apasionante a la vez que peligroso. Yo le quiero un montón [y me consta que el a mí también], pero cada encuentro es un mal trago para mí, pues no sé cómo actuar y él lo nota siempre en mi mirada y se alborota, y me echa unos responsos insoportables de los que no sé escapar. Me alegré cuando salió huyendo con mi tabaco... y respiré hondo.
•••
Alejandra, antes de darse muerte ingiriendo 50 pastillas de Seconal [fue el día 25 de septiembre de 1972], escribió:

“La noche soy y hemos perdido.
Así hablo yo, cobardes.
La noche ha caído y ya se ha pensado en todo.”

Tremendo el poema, intenso, compendió de tantas cosas y resultado de tanta incomprensión...
Yo también soy la noche y sé que yo y los míos lo hemos perdido todo, que ya casi no soy cobarde y que todavía me queda un poquito por pensar. Caerá la noche, sí, y tendrá que pasar también por encima de mi cadáver como lo hizo por el de Alejandra... aunque pienso que yo aún formo parte de sus cobardes y debo empeñarme en la dignidad que me deje tranquilo.
Confieso que hace varios años que vibro en esa cuerda desgastada que creó Alejandra, que pongo en ella mis pies con sumo cuidado y espero tener un día la valentía suficiente como para echarme a caminar, funámbulo, por ella. Decir que todo ha sido llorado ya, saberlo, y luego abandonarse al salto magnífico, a la memoria animal, al lobo de las fauces abiertas, a lo desolado que es fondo de cada nada... y volver al gesto primitivo, al voluptuoso danzar de lo que acaba, al nombre primero, a las ruinas donde la huérfana llora desolada, a lo que cesa con cada pestañeo, a la tregua de lo indefinido...
Y llorar mansamente, sin angustia por dentro, sin necesidad precisa... y abandonarse en la desmesura de un final que transgreda, y ladrarle a la sombra que se acerca deprisa desde abajo.
Caer... caer... caer... y sentir el desgarro de la mordida, la hendidura caliente ahogándose, la lengua latiendo como un corazón en la boca... y pronunciar en alto que el exceso es silencio cuando se cierra el círculo.

Hemos perdido, sí...
¿Qué heredarán mis hijos?

Comentarios

  1. Pues sí, solo te falta ponerte a escribir guiones de cine. Ciertamente es atractivo. Lo de fácil, ya... Todo es fácil, lo difícil es hacerlo bien.
    Hermosa poesía pesimista.
    Tus hijos no necesitan heredar nada, ya les das lo mejor que tienes cada día.

    ResponderEliminar
  2. casi me llevo una alegría cuando me llevé una decepción, lo siento por su título, aunque me consta que eso no es registrable ¿verdad?
    http://www.casadellibro.com/libro-dientes-de-leche/2900001222588

    a seguir creando

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

NO SEAS NUNCA COMO YO

Casi cinco meses de vida tranquila juntos, Mario. Yo viéndote crecer y adquirir pericias y tú mirándome, a veces perplejo y a veces encantado de verme (porque los abuelos hacemos cosas que no hacen los padres, como sacarte del carrito y achucharte cuando lloras y hay que dejarte tranquilo para que encuentres el sueño).  Casi cinco meses y ya me has llenado de endorfinas (porque el abuelo canilllas blancas es pura química orgánica), me has perfumado de ese olor tuyo a bebé, que es el único que en mi mundo supera al olor del tabaco, y te has hecho centro de todo, pues te veo y me olvido del banco que me tiene medio asesinadito, de los clientes que están esperando en la puerta y hasta de este dolor cabrón que llevo en la rodilla desde hace unas semanas. Y lo mejor, lo mejor de todo, es que, cuando llegas, te miro y sonrío, y tú me devuelves enseguida una sonrisa a medias con hoyuelo  al ladito derecho de tu boca. Entonces te cojo y te achucho, te acerco a mi mejilla y siento ese lazo qu…

Jugar al cíclope...

Jugar al cíclope, como en el capítulo siete de Rayuela, o simplemente jugar al Cortázar postmasmédula, a aquel Cortázar tan Girondo de “Apenas él le amalaba el noema... ¡Evohé¡ ¡Evohé! Volposados en la cresta del murelio, se sentían balpamar, pernilos y márulos...”... no, mejor jugar al cíclope y cansarte de no estar cansado o jugar a cerrar los ojos para ver e imaginar que la felicidad está más cerca... quienes piensan demasiado no pueden hacer nada... he aquí la regla fundamental del juego de La Maga... y uno está tan triste porque todo es tan hermoso... ¿y si quienes forman mi mundo solo fueran ilusiones... no lo que son, sino mis ilusiones de ellos, no sus verdades, sino mis mentiras?... todo sería un juego estético personal, un juego magnífico en el que crecer... salgo a la calle, voy a por tabaco hasta PdT, doblo la esquina cuesta arriba, estoy solo en la calle, estoy solo en la esquina... subo hasta que las puertas de cristal detectan mi presencia y se abren como puertas... est…

Me late el codo izquierdo...

Hoy me levanté con el codo izquierdo dolorido e hinchado, todo por un golpetazo que me arreé la semana pasada con una puerta [se conoce que ayer me apoyé en alguna de las barreras de la plaza de toros bejarana, mientras asistía al blues, y se me ha infectado]… y es que últimamente parezco un quecomari lleno de cuitas y quejicoserías… el cabrón está ardiendo y focaliza toda mi atención en su latido, hasta el punto de hacerme perder concentración en lo que hago.
En fin, que sigo en el asunto de vivir y eso me gusta mucho… hasta el latido este que me reclama atención constante.
Hoy le pegué la última corrección al nuevo libro de Belencita, “Orden de alejamiento”, y vuelvo a dejar escrito que me gusta muchísimo su forma y su contenido. Espero que en un par de semanas esté listo para hacerlo llegar a sus manos…. y que me ha gustado leerlo con ese latidito de dolor, pues el poemario es de dolor entero… y muy intenso.
Luego, me dejé de mí [y del trabajo] y le busqué contenido a ese pum-pum… y m…