Ir al contenido principal

Jo, a ver si alguien me ayuda a recordar...

Me envía Pacolín una serie de fotografías del año 1977, y mirándolas recuerdo los nombres o los apodos de muchos de los chavales con los que convivimos en aquel tiempo feliz y desatado: Javier Riobó, Jesús y Modesto Flores, Esteban y Ángel Palma, Iche Montero, Muriel, Cucurucho, Fernando Bote, Bereciartúa, Mazo, Rodolfo Bartolomé, Javivi, Busquet, Paulino Matas, Gerardo Rico, Santiago Sevilla...
Me encantaría recordar los demás nombres, saber qué ha sido de cada uno, en qué andan, cómo les ha tratado la vida... sería rechulo que alguien viera estas fotografías y comenzase el proceso.
Yo contaré lo que sé de algunos:
• Javier García Riobó reside en Valladolid y trabaja como reprógrafo para la Junta de Castilla y León [se puede ver su blog en mis destacados].
• Esteban Palma es médico odontólogo, reside y tiene abierta consulta en Béjar y nos vemos con mucha frecuencia [es el dentista de mi familia].
• Ángel Palma creo que tiene una línea de moda y reside en Madrid.
• Iche Montero creo que es juez, pero no sé por dónde anda.
• Rodolfo Bartolomé trabaja en el Banco de Castilla, creo que en Extremadura.
• Paulino Matas es profesor de italiano en la Universidad de Salamanca, donde reside.
• Gerardo Rico es el director de la oficina de La Caixa en Béjar, aunque reside en Salamanca [nos reunimos los jueves por la noche para tomar una copilla en mi estudio].
• Santiago Sevilla tiene una gran empresa de metalurgia [Metalizard] en Béjar, donde reside [le veo de tarde en tarde].

Sería estupendo ir completando la lista.












Comentarios

  1. ¿Y cuál eres tú, Pipe? No te reconozco en ninguna foto. Besos para ese guapo de ojos verdes.

    ResponderEliminar
  2. Iche Montero (Javier Montero), a quien creo reconocer en la segunda de las fotografías colgadas, con el pelo negro a lo afro, vive en Cáceres, y es Fiscal del Tribunal Superior de Justicia de Extremadura. Precisamente, hará no más de 2 ó 3 meses, me lo encontré y hablando con él de no sé qué, saliste en la conversación; le hablé de tu blog y de tus publicaciones, me dijo que lo visitaría, y me estuvo contando alguna de vuestras correrías en Salamanca, concretamente cómo se pegaban a vosotros en Simago ciertos productos, aprovechando un abrigo tuyo Loan.
    Ya sabes, si Iche es Javier, no te resultará difícil contactar con él llamándole al Tribunal Superior de Justicia. Ya te queda uno menos por encontrar. Abrazos.

    ResponderEliminar
  3. Yo en 1977 estoy estudiando en Valladolid Económicas lejos de Salamanca y de Béjar en el cuerpo, aunque mi alma recorre los lugares y se acuerda de los viejos amigos.

    ResponderEliminar
  4. En Junio de este 2.008 pasado nos juntamos los de mi promoción de Magisterio (soy maestro, a lo contado) en un bar con patio y macetas en Córdoba. Faltaron 5 o 6 de los 30 que creo que éramos. Fue entrañable. Hacía 20 años que no nos veíamos. Historias. Recuerdos. Todo muy entrañable. Mucho. No corrió el alcohol como debía (me contó uno que debía haber corrido muuucho más) pero nos dieron las tantas por ahí. Fue estupendo. Una fiesta. Me ha parecido un post muy bonito. Qué palabra. Los recuerdos siempre son bonitos si traen fotos donde la gente se ríe. Aunque algunos no estén. Abrazos, amigo.
    pd: yo en 1.977 tenía once añitos. Nada de birra.

    ResponderEliminar
  5. Javier, es cierto, tío... se me mezclan los recuerdos, coño, y me confunden... aunque tú estabas siempre, que eras mi referente, chaval, mi colega de chiquininos, mi amigo del alma.

    Un abrazote

    ResponderEliminar
  6. Hola,

    perdón por poner esto aquí, puede borrarlo una vez leído.

    Solo quería que supiera de la existencia del directorio de blogs directorio-de-blogs.net, donde usted puede dar a conocer su blog totalmente gratis.

    Saludos,
    Mónica

    ResponderEliminar
  7. Hola,

    perdón por poner esto aquí, puede borrarlo una vez leído.

    Solo quería que supiera de la existencia del directorio de blogs directorio-de-blogs.net, donde usted puede dar a conocer su blog totalmente gratis.

    Saludos,
    Mónica

    ResponderEliminar
  8. Hola Pipe!!!! Soy Iche, Que alegría descubrir tan maravillosas fotos de tiempos no menos maravillosos!!! Me gustaría verte algún día, y como tengo dos hijos en Salamanca espero que sea pronto, recordar los buenos ratos que pasamos y los objetos de consumo hurtados con la inestimable ayuda de tu Loden en Simago, jeje. Ahora me dedico a perseguir a esos "mangantes", entre otros.
    Te cuento de algunos que salen en las fotos. Bueno, yo soy Fiscal en el Tribunal Superior de Extremadura en Cáceres, llevo ya 30 años aquí tras uno en Badajoz. Mi hermano José María, que sale en varias con gafas, es Médico Forense en Cáceres; Javier Zaballos es Médico y trabaja en un pueblo de Cáceres; Antonio Muriel es Profesor en Cáceres; Ignacio Bravo es Psicólogo en Cáceres; Jesús Flores Juez en Granada, aunque no volví a saber nada de él. Joder, que no está mal la promoción!!!!
    Del que no sé nada es del chino, jaja.
    Oye, que te voy a mandar una solicitud de amistad al Facebook y estamos en contacto. Me ha encantado saber de ti, y eso que ya en tiempos visité tu página web.
    Un abrazo fuerte.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…

Caidino...

Estoy lento y como gatinín con este calor bestia que cae sobre mí como una losa, y con tanto por hacer y en diferentes campos. Ahora que necesitaría multiplicarme, estoy dividido y hasta restado. SBQ necesitaría ahora de todas mis fuerzas de invierno (tenemos un agujero grande que tapar y no soy capaz de tomar aire). Intento mercadillos, lecturas, talleres, ventas de materiales chulos, sorteos…, pero nada funciona. Es como si al quedarme desactivado yo, se hubiera desactivado todo, pero no sé de dónde sacar la energía que necesito como el aire de respirar, no sé cómo tramitar esta abulia sobrevenida. En Perú la gente tiene sed, hay pendientes entregas necesarias de materiales, de carritos…, y he dejado un proyecto a medias que hace que me sienta culpable por ratitos. Es este jodido calor y que la gente aquí ya no puede más, porque está agotada por los miserables del dinero. A ello se suma el golpe constante en el trabajo, el ramillete de deudas con sus apremios y el vacío inabarcable…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías… y ese ser ‘la razón’ le gusta mucho al que viaja a velocidad en los cómodos asientos de sus vagones, viendo pasar el paisaje por las ventanillas, pero solivianta al que perdió el billete, al que nunca tuvo para comprarlo y, sobre todo, al que busca lugares a los que ir y a los que el tren no llegará jamás, porque no hay vías ni estaciones. Así visto el trasunto humano, la libertad del que está en el sistema (el tren) viene siempre marcada por unas fronteras nítidas que, precisamente, amordazan esa libertad… o sigues las vías con tu billete en regla o te bajas del tren y corres el peligro de ser arrollado si quieres volver a subirte en él mientras no detenga su marcha. Me sucede con frecuencia que tengo ideas nítidas en mi cabeza, ideas que se muestran preclaras y estructuradas en mi mente y que, cuando intento compartirlas, me resulta muy difícil hacerlas llegar a mi interlocutor con la …