Ir al contenido principal

El destino de la mujer azul con la que soñé anoche.


6 de abril de 2009
Me escondí entre las sábanas con un agudo dolor de cabeza con el que no pudieron dos aspirinas juntas... veía chispitas si cerraba los ojos y cascos de caballos pisoteándome si los dejaba abiertos... no sé cómo caí en el sueño, ni cuándo, pero me desperté en el exacto momento en el que el reloj marcaba las 5:23 horas de la madrugada. Todo estaba oscuro y el dolor había bajado hasta la bóveda de mi boca y latía allí como un animal a punto de nacer. Tuve que levantarme para beber algo y para intentar bajar la intensidad del dolor con una pastilla nueva. Vomité y sentí un escalofrío tremendo que me lanzó a la cama buscando ese calor que había dejado. No pude dormir más hasta eso de las ocho... entonces fue cuando apareció la mujer azul desde el guiño del reloj digital de la mesilla, era como una mujer Chagall y una musa redonda de Elmer Batters mostrando todo el pan reciente contenido en sus caderas... y me quedé con ella para intentar quitarme ese diablo interior...
Llegó pálida y con esa mirada de los perros perdidos que buscan acomodo y sienten miedo. Llevaba un polo, de rayitas blancas, grises y negras, abierto hasta la hucha de sus pechos, que eran como un caviar desconocido o alguna envidia... y hacían en el vestido cierto asunto de percha sobre la que dejarse colgar mansamente a esa espera de siglos o segundos que sería tenerla entre los brazos... no supe de su olor, aunque deduje que olería a la brasa en la felpa o al ‘guardemos silencio’ de su blanda caja de caudales blancos... no pude averiguar cómo iba vestida de cintura para abajo, pues estaba en cierta fase lunar que lo ocultaba todo en una sombra como de ceniza... No sé por qué colegí que era azul, porque recuerdo bien que su piel era pura canela en la siesta de hormigas de su sangre bañando la piel como un racimo... pero era azul
“Muchas gracias”, le dije, y me miró asombrada justo antes de meterse conmigo entre las sábanas calientes y mostrarme el tamaño de su cuerpo tomando mi estatura de unidad y mi piel por apoyo. Sintiéndola acoplada, perfecta adaptación a cada sima mía y a cada monte, me deduje de sándalo y de germen. El abrazo fue uno y constante hasta el sueño, el roce era de prófugo y de cauce, el tacto era poroso –como de esponja–, el latido era par y el respirar unívoco, pues mi movimiento era exactamente el suyo... y su atraparme fue como de tuerca, una tuerca en perpetuo girar hacia mi cuerpo.
Ávida de mí, azul entera, con su polo de rayas blancas, grises y negras, me dejó sin querer y yo me daba cuenta de que me hacía piedra, me obtusaba de mí persiguiendo su himen, me revolvía entero.
Desperté, o eso creo, y pensé que no había dormido sino sobre la mujer azul, pegado a ella como un sudor, cubriéndola, enmarañándola, haciéndola de mí.
•••
Y busco como un cachorrillo curioso el poema 12 de ese “Espantapájaros” mágico de Oliverio Girondo... verbos de tres en tres, en gradación constante, para decirlo todo sin que yo pueda hacer nada:

Se miran, se presienten, se desean,

se acarician, se besan, se desnudan,

se respiran, se acuestan, se olfatean,

se penetran, se chupan, se demudan,

se adormecen, despiertan, se iluminan,

se codician, se palpan, se fascinan,

se mastican, se gustan, se babean,

se confunden, se acoplan, se disgregan,

se aletargan, fallecen, se reintegran,

se distienden, se enarcan, se menean,

se retuercen, se estiran, se caldean,

se estrangulan, se aprietan, se estremecen,

se tantean, se juntan, desfallecen,

se repelen, se enervan, se apetecen,

se acometen, se enlazan, se entrechocan,

se agazapan, se apresan, se dislocan,

se perforan, se incrustan, se acribillan,

se remachan, se injertan, se atornillan,

se desmayan, reviven, resplandecen,

se contemplan, se inflaman, se enloquecen,

se derriten, se sueldan, se calcinan,

se desgarran, se muerden, se asesinan,

resucitan, se buscan, se refriegan,

se rehúyen, se evaden y se entregan.

¿A qué más?

Comentarios

  1. Pero cómo no te va a doler la cabeza con el día tan prolífico que tuviste ayer y además, tomas dos aspirinas (¡dos!), tú, que no vas al médico, que no tomas preparados farmaceúticos... Ja ja, no es de extrañar que luego tuvieras pesadillas... ¿Y las rayitas del polo eran horizontales o verticales? Ahora me dices diagonales y a ti que te importa tía plasta y me callaré forever and ever and ever...
    BBN.

    ResponderEliminar
  2. Si es que se pega Vd. unos atracones de arte... que luego pasa lo que pasa!

    (sabes que los jaquecones -a veces- vienen por algo que te ha hecho daño al h´igado? y dicen que tomar en ayunas una infusi´on de manzanilla-amarga previene esas cosas).

    LF, tu´ sabes que´ le puede estar pasando a mi tecla de las tildes?

    Ahhhh, y que me encanto´la versi´´on que hiciste del cuadro del tal "Vettriano", que´ buenosss, los dossss.

    Muaccccccc

    ResponderEliminar
  3. este texto es fantástico... lo de leído de un tirón y sin pestañear... presintiendo el mismo final de todos los sueños... el apagarse la imagen, la despedida...

    y del poema ¿qué decir?... siempre me ha parecido de lo mejor...

    biquiños,

    ResponderEliminar
  4. La pena es que esa mujer solo esté en tus sueños. Tú te mereces esa y más.Besos, campeón

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…

Caidino...

Estoy lento y como gatinín con este calor bestia que cae sobre mí como una losa, y con tanto por hacer y en diferentes campos. Ahora que necesitaría multiplicarme, estoy dividido y hasta restado. SBQ necesitaría ahora de todas mis fuerzas de invierno (tenemos un agujero grande que tapar y no soy capaz de tomar aire). Intento mercadillos, lecturas, talleres, ventas de materiales chulos, sorteos…, pero nada funciona. Es como si al quedarme desactivado yo, se hubiera desactivado todo, pero no sé de dónde sacar la energía que necesito como el aire de respirar, no sé cómo tramitar esta abulia sobrevenida. En Perú la gente tiene sed, hay pendientes entregas necesarias de materiales, de carritos…, y he dejado un proyecto a medias que hace que me sienta culpable por ratitos. Es este jodido calor y que la gente aquí ya no puede más, porque está agotada por los miserables del dinero. A ello se suma el golpe constante en el trabajo, el ramillete de deudas con sus apremios y el vacío inabarcable…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías… y ese ser ‘la razón’ le gusta mucho al que viaja a velocidad en los cómodos asientos de sus vagones, viendo pasar el paisaje por las ventanillas, pero solivianta al que perdió el billete, al que nunca tuvo para comprarlo y, sobre todo, al que busca lugares a los que ir y a los que el tren no llegará jamás, porque no hay vías ni estaciones. Así visto el trasunto humano, la libertad del que está en el sistema (el tren) viene siempre marcada por unas fronteras nítidas que, precisamente, amordazan esa libertad… o sigues las vías con tu billete en regla o te bajas del tren y corres el peligro de ser arrollado si quieres volver a subirte en él mientras no detenga su marcha. Me sucede con frecuencia que tengo ideas nítidas en mi cabeza, ideas que se muestran preclaras y estructuradas en mi mente y que, cuando intento compartirlas, me resulta muy difícil hacerlas llegar a mi interlocutor con la …