Ir al contenido principal

El destino de la mujer azul con la que soñé anoche.


6 de abril de 2009
Me escondí entre las sábanas con un agudo dolor de cabeza con el que no pudieron dos aspirinas juntas... veía chispitas si cerraba los ojos y cascos de caballos pisoteándome si los dejaba abiertos... no sé cómo caí en el sueño, ni cuándo, pero me desperté en el exacto momento en el que el reloj marcaba las 5:23 horas de la madrugada. Todo estaba oscuro y el dolor había bajado hasta la bóveda de mi boca y latía allí como un animal a punto de nacer. Tuve que levantarme para beber algo y para intentar bajar la intensidad del dolor con una pastilla nueva. Vomité y sentí un escalofrío tremendo que me lanzó a la cama buscando ese calor que había dejado. No pude dormir más hasta eso de las ocho... entonces fue cuando apareció la mujer azul desde el guiño del reloj digital de la mesilla, era como una mujer Chagall y una musa redonda de Elmer Batters mostrando todo el pan reciente contenido en sus caderas... y me quedé con ella para intentar quitarme ese diablo interior...
Llegó pálida y con esa mirada de los perros perdidos que buscan acomodo y sienten miedo. Llevaba un polo, de rayitas blancas, grises y negras, abierto hasta la hucha de sus pechos, que eran como un caviar desconocido o alguna envidia... y hacían en el vestido cierto asunto de percha sobre la que dejarse colgar mansamente a esa espera de siglos o segundos que sería tenerla entre los brazos... no supe de su olor, aunque deduje que olería a la brasa en la felpa o al ‘guardemos silencio’ de su blanda caja de caudales blancos... no pude averiguar cómo iba vestida de cintura para abajo, pues estaba en cierta fase lunar que lo ocultaba todo en una sombra como de ceniza... No sé por qué colegí que era azul, porque recuerdo bien que su piel era pura canela en la siesta de hormigas de su sangre bañando la piel como un racimo... pero era azul
“Muchas gracias”, le dije, y me miró asombrada justo antes de meterse conmigo entre las sábanas calientes y mostrarme el tamaño de su cuerpo tomando mi estatura de unidad y mi piel por apoyo. Sintiéndola acoplada, perfecta adaptación a cada sima mía y a cada monte, me deduje de sándalo y de germen. El abrazo fue uno y constante hasta el sueño, el roce era de prófugo y de cauce, el tacto era poroso –como de esponja–, el latido era par y el respirar unívoco, pues mi movimiento era exactamente el suyo... y su atraparme fue como de tuerca, una tuerca en perpetuo girar hacia mi cuerpo.
Ávida de mí, azul entera, con su polo de rayas blancas, grises y negras, me dejó sin querer y yo me daba cuenta de que me hacía piedra, me obtusaba de mí persiguiendo su himen, me revolvía entero.
Desperté, o eso creo, y pensé que no había dormido sino sobre la mujer azul, pegado a ella como un sudor, cubriéndola, enmarañándola, haciéndola de mí.
•••
Y busco como un cachorrillo curioso el poema 12 de ese “Espantapájaros” mágico de Oliverio Girondo... verbos de tres en tres, en gradación constante, para decirlo todo sin que yo pueda hacer nada:

Se miran, se presienten, se desean,

se acarician, se besan, se desnudan,

se respiran, se acuestan, se olfatean,

se penetran, se chupan, se demudan,

se adormecen, despiertan, se iluminan,

se codician, se palpan, se fascinan,

se mastican, se gustan, se babean,

se confunden, se acoplan, se disgregan,

se aletargan, fallecen, se reintegran,

se distienden, se enarcan, se menean,

se retuercen, se estiran, se caldean,

se estrangulan, se aprietan, se estremecen,

se tantean, se juntan, desfallecen,

se repelen, se enervan, se apetecen,

se acometen, se enlazan, se entrechocan,

se agazapan, se apresan, se dislocan,

se perforan, se incrustan, se acribillan,

se remachan, se injertan, se atornillan,

se desmayan, reviven, resplandecen,

se contemplan, se inflaman, se enloquecen,

se derriten, se sueldan, se calcinan,

se desgarran, se muerden, se asesinan,

resucitan, se buscan, se refriegan,

se rehúyen, se evaden y se entregan.

¿A qué más?

Comentarios

  1. Pero cómo no te va a doler la cabeza con el día tan prolífico que tuviste ayer y además, tomas dos aspirinas (¡dos!), tú, que no vas al médico, que no tomas preparados farmaceúticos... Ja ja, no es de extrañar que luego tuvieras pesadillas... ¿Y las rayitas del polo eran horizontales o verticales? Ahora me dices diagonales y a ti que te importa tía plasta y me callaré forever and ever and ever...
    BBN.

    ResponderEliminar
  2. Si es que se pega Vd. unos atracones de arte... que luego pasa lo que pasa!

    (sabes que los jaquecones -a veces- vienen por algo que te ha hecho daño al h´igado? y dicen que tomar en ayunas una infusi´on de manzanilla-amarga previene esas cosas).

    LF, tu´ sabes que´ le puede estar pasando a mi tecla de las tildes?

    Ahhhh, y que me encanto´la versi´´on que hiciste del cuadro del tal "Vettriano", que´ buenosss, los dossss.

    Muaccccccc

    ResponderEliminar
  3. este texto es fantástico... lo de leído de un tirón y sin pestañear... presintiendo el mismo final de todos los sueños... el apagarse la imagen, la despedida...

    y del poema ¿qué decir?... siempre me ha parecido de lo mejor...

    biquiños,

    ResponderEliminar
  4. La pena es que esa mujer solo esté en tus sueños. Tú te mereces esa y más.Besos, campeón

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

NO SEAS NUNCA COMO YO

Casi cinco meses de vida tranquila juntos, Mario. Yo viéndote crecer y adquirir pericias y tú mirándome, a veces perplejo y a veces encantado de verme (porque los abuelos hacemos cosas que no hacen los padres, como sacarte del carrito y achucharte cuando lloras y hay que dejarte tranquilo para que encuentres el sueño).  Casi cinco meses y ya me has llenado de endorfinas (porque el abuelo canilllas blancas es pura química orgánica), me has perfumado de ese olor tuyo a bebé, que es el único que en mi mundo supera al olor del tabaco, y te has hecho centro de todo, pues te veo y me olvido del banco que me tiene medio asesinadito, de los clientes que están esperando en la puerta y hasta de este dolor cabrón que llevo en la rodilla desde hace unas semanas. Y lo mejor, lo mejor de todo, es que, cuando llegas, te miro y sonrío, y tú me devuelves enseguida una sonrisa a medias con hoyuelo  al ladito derecho de tu boca. Entonces te cojo y te achucho, te acerco a mi mejilla y siento ese lazo qu…

Jugar al cíclope...

Jugar al cíclope, como en el capítulo siete de Rayuela, o simplemente jugar al Cortázar postmasmédula, a aquel Cortázar tan Girondo de “Apenas él le amalaba el noema... ¡Evohé¡ ¡Evohé! Volposados en la cresta del murelio, se sentían balpamar, pernilos y márulos...”... no, mejor jugar al cíclope y cansarte de no estar cansado o jugar a cerrar los ojos para ver e imaginar que la felicidad está más cerca... quienes piensan demasiado no pueden hacer nada... he aquí la regla fundamental del juego de La Maga... y uno está tan triste porque todo es tan hermoso... ¿y si quienes forman mi mundo solo fueran ilusiones... no lo que son, sino mis ilusiones de ellos, no sus verdades, sino mis mentiras?... todo sería un juego estético personal, un juego magnífico en el que crecer... salgo a la calle, voy a por tabaco hasta PdT, doblo la esquina cuesta arriba, estoy solo en la calle, estoy solo en la esquina... subo hasta que las puertas de cristal detectan mi presencia y se abren como puertas... est…

Me late el codo izquierdo...

Hoy me levanté con el codo izquierdo dolorido e hinchado, todo por un golpetazo que me arreé la semana pasada con una puerta [se conoce que ayer me apoyé en alguna de las barreras de la plaza de toros bejarana, mientras asistía al blues, y se me ha infectado]… y es que últimamente parezco un quecomari lleno de cuitas y quejicoserías… el cabrón está ardiendo y focaliza toda mi atención en su latido, hasta el punto de hacerme perder concentración en lo que hago.
En fin, que sigo en el asunto de vivir y eso me gusta mucho… hasta el latido este que me reclama atención constante.
Hoy le pegué la última corrección al nuevo libro de Belencita, “Orden de alejamiento”, y vuelvo a dejar escrito que me gusta muchísimo su forma y su contenido. Espero que en un par de semanas esté listo para hacerlo llegar a sus manos…. y que me ha gustado leerlo con ese latidito de dolor, pues el poemario es de dolor entero… y muy intenso.
Luego, me dejé de mí [y del trabajo] y le busqué contenido a ese pum-pum… y m…