Ir al contenido principal

Salazón [un dibujo de hoy].


11 de abril de 2009
Volví a la obra de Farruco Sesto, ese descubrimiento venido de la mano generosa de mi amigo José Luis R. Antúnez, y no pude por menos que volver a pillar mis bolis Stabilo para darle salida a este “Salazón” y quedarme relajadito como un bebé.
•••
Estrena tu luz, que la puerta se abre y entran las manos y los meses. Estrena tu luz en los líquidos salobres que rezuman las rayitas desde esas troneras de la carne por las que asoma el pez sin sus espinas, y vigila cómo maduran tus muertos en la sala de espera, junto al bosque de pájaros y tencas... allí siempre hay una silla dispuesta para aguardar a que todo madure y se haga comestible.
Siéntate desnuda y siente cómo pesan tus pechos como ánforas sobre el vientre, cruza las piernas con ese don extraño de exprimir los pulpos, apoya las manos sobre los muslos y deja caer tu cabeza hacia donde esté el Sur... y espera a escuchar desde el silencio esa piel que cruje en los ganchos.
Los muertos familiares son como las estaciones viejas donde se despide a los trenes con pañuelos blancos, donde los vagones son el adiós mismo en su resbalar por el paisaje.
Estrena la luz y ponte el vestido de boda que guardas en el arcón, vístelo sobre la piel, sin muda, siente el satén y la gasa en tu cuerpo de custodia y siesta... y estrena otra vez la luz, pero ya sin amarras, pero ya sin fronteras de ojos, pero ya sin perros feroces... estrena la luz y búscate entre el satén las anémonas y las aceitunas negras de los pechos... zambúllete en tus aguas interiores y sé la tentación en la punta de los dedos... estrena la luz como si fuera leche reciente y moja tus lomos con ella y sé flauta y laúd, colimbo y tórtola... estrena la luz y hazte la lidia a solas... y que tu cuerpo flamee después de tanta abstinencia.
En tus manos miriápodas crecen escolopendras para darte martirio.
Aguarda a que el salazón sea consumado, aguárdalo en la silla, desnuda, sentada... que el gallo cantará a la hora precisa y verás que en su cresta hay una mano dispuesta a reposar sobre tu vientre.
•••

Y que a eso de las cinco me vino como un mal rollo de cabeza y fui todo nervios y ganas de orinar... y pillé gasolina y mis botes de pintura y papeles, y me pinté tres veces a puros trazos gruesos y manchándolo todo para buscar la calma... y recorté e intenté pegar, pero con la gasolina no funcionaba el adhesivo... y tiré de grapadora y grapé como agrediendo al papel... y luego dibuje a la mujer, también tres veces, a puro trazo gordo, a manchas inconcretas... y la sume a la mezcla conformando un collage de esta puta mierda que me ha entrado de pronto en la cabeza, y quedó lo que veis como resto goloso de este naufragio a medias que soy, que somos, que seremos siempre. Me relajé de pronto, sin saber cómo ni por qué, y me quedé mirando el collage hasta que me vi en él mejor que en el espejo... soy así hoy, o he sido así, pero logré sacar mi mierda entera con las manos y apretando los dientes.

Comentarios

  1. Pues el cuadro te ha quedado precioso y sugerente. Aunque lo hayas pasado mal para sacártelo de encima. Muy bien, artista. Besos.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

NO SEAS NUNCA COMO YO

Casi cinco meses de vida tranquila juntos, Mario. Yo viéndote crecer y adquirir pericias y tú mirándome, a veces perplejo y a veces encantado de verme (porque los abuelos hacemos cosas que no hacen los padres, como sacarte del carrito y achucharte cuando lloras y hay que dejarte tranquilo para que encuentres el sueño).  Casi cinco meses y ya me has llenado de endorfinas (porque el abuelo canilllas blancas es pura química orgánica), me has perfumado de ese olor tuyo a bebé, que es el único que en mi mundo supera al olor del tabaco, y te has hecho centro de todo, pues te veo y me olvido del banco que me tiene medio asesinadito, de los clientes que están esperando en la puerta y hasta de este dolor cabrón que llevo en la rodilla desde hace unas semanas. Y lo mejor, lo mejor de todo, es que, cuando llegas, te miro y sonrío, y tú me devuelves enseguida una sonrisa a medias con hoyuelo  al ladito derecho de tu boca. Entonces te cojo y te achucho, te acerco a mi mejilla y siento ese lazo qu…

Jugar al cíclope...

Jugar al cíclope, como en el capítulo siete de Rayuela, o simplemente jugar al Cortázar postmasmédula, a aquel Cortázar tan Girondo de “Apenas él le amalaba el noema... ¡Evohé¡ ¡Evohé! Volposados en la cresta del murelio, se sentían balpamar, pernilos y márulos...”... no, mejor jugar al cíclope y cansarte de no estar cansado o jugar a cerrar los ojos para ver e imaginar que la felicidad está más cerca... quienes piensan demasiado no pueden hacer nada... he aquí la regla fundamental del juego de La Maga... y uno está tan triste porque todo es tan hermoso... ¿y si quienes forman mi mundo solo fueran ilusiones... no lo que son, sino mis ilusiones de ellos, no sus verdades, sino mis mentiras?... todo sería un juego estético personal, un juego magnífico en el que crecer... salgo a la calle, voy a por tabaco hasta PdT, doblo la esquina cuesta arriba, estoy solo en la calle, estoy solo en la esquina... subo hasta que las puertas de cristal detectan mi presencia y se abren como puertas... est…

Me late el codo izquierdo...

Hoy me levanté con el codo izquierdo dolorido e hinchado, todo por un golpetazo que me arreé la semana pasada con una puerta [se conoce que ayer me apoyé en alguna de las barreras de la plaza de toros bejarana, mientras asistía al blues, y se me ha infectado]… y es que últimamente parezco un quecomari lleno de cuitas y quejicoserías… el cabrón está ardiendo y focaliza toda mi atención en su latido, hasta el punto de hacerme perder concentración en lo que hago.
En fin, que sigo en el asunto de vivir y eso me gusta mucho… hasta el latido este que me reclama atención constante.
Hoy le pegué la última corrección al nuevo libro de Belencita, “Orden de alejamiento”, y vuelvo a dejar escrito que me gusta muchísimo su forma y su contenido. Espero que en un par de semanas esté listo para hacerlo llegar a sus manos…. y que me ha gustado leerlo con ese latidito de dolor, pues el poemario es de dolor entero… y muy intenso.
Luego, me dejé de mí [y del trabajo] y le busqué contenido a ese pum-pum… y m…