Ir al contenido principal

Semana Santa feliz.


10 de abril de 2009
Ayer, alguien muy querido me decía que no hago más que refunfuñar y protestar por todo, que nada me parece bien y que cada día tengo algo de lo que quejarme... bien, bien, es verdad, lo siento... los viejitos tenemos estas tonterías de carácter y tiene que haber alguien que nos las diga de vez en cuando para milimetrar mejor los días y buscarles las risas y los juegos que contienen...
Hoy, cuando el poli coleguilla andaba poniendo los carteles de prohibido aparcar por procesión, estaba nevando. Aparqué y me avisó de la hora de prohibición para que quitase el coche un ratito antes de esa hora. Yo le dije que sí, que no se preocupara, que lo quitaría [aunque la realidad es que me tocaba un poquito los cojones tener que cambiar el coche de aparcamiento a las 16:00 horas, y más como está estos días el tema de clavar el coche en un hueco, pero lo pensé mejor y sonreí –ves, coleguilla, como sigo tus consejos de no refunfuñar–]... luego vino a verme Antoñito y nos abrazamos fuerte, que me emocioné un montón y no sabía qué hacer ni qué decirle, pero el trago pasó y le invité a echarme una manilla con las revistas “MEME”, imprimimos, alzamos, rapizamos, pegamos las pegatinas en los sobres y metimos dentro el contenido gráfico... para esa hora ya andábamos los dos más relajadillos [no hay como el trabajo físico, el tener la mente entretenida en algo, para encontrar calmita rica] y Antonio me invitó a una Coke en PdT [que anda rarito ahora, sin su gente hermosa de antes y como con un nosequé que hace que no me sienta bien del todo mientras tomo mis cafeses, pero no importa, que sonreí y tomé mi Coke con tapita mientras charlaba con Antonio –ves, coleguilla, sigo siguiendo tus consejos de no refunfuñar–]. Y mi Antoñito se puso otra vez pirulete, que está muy sensible, y me habló de su madre mientras yo intentaba animarle con palabras que no me gusta dar, porque no vienen de la experiencia, pero eran necesarias... y que el camarero de turno en barra me pidió unos plastiquitos para tapar el teclado del ordenador PdT y que me puse a buscarlos [sigo sin malos rollos, ¿ves?]... y que dibujé de largo árboles pez y árboles pajarito y manché el papel al arrastrar mi mano –que antes había tocado el cabello y se mojó –que venía de la calle con una buena granizada encima– y se medio jodió todo el dibujo, pero emborroné y repinté sobre las manchas mientras sonreía [¿ves, ves...?]... y que no pude aparcar antes de recoger a mi hija para llevarla hasta el bus, pro no pasó nada y hasta saludé a un par de tipos de Madrid que no conocía de nada [¿ves más?]... en fin, que fui feliz en este día de Semana Santa lleno de merenguitos, sin aparcamiento, con lluvia, nieve y granizo; sin poder tomar mi café como me gusta –pero tomándolo–, despidiendo a mi hija –que tiene que trabajar en festivo porque tiene un contrato basura por el que le pagan una mierda y la utilizan como a una esclavita–... y esas cosas de la felicidad completa.
Jajajajajajajaja... y ahora no paro de reír, coño, porque se me ha acabado el tabaco y en la maquinita no queda Chester... ¡Ay!

Comentarios

Entradas populares de este blog

NO SEAS NUNCA COMO YO

Casi cinco meses de vida tranquila juntos, Mario. Yo viéndote crecer y adquirir pericias y tú mirándome, a veces perplejo y a veces encantado de verme (porque los abuelos hacemos cosas que no hacen los padres, como sacarte del carrito y achucharte cuando lloras y hay que dejarte tranquilo para que encuentres el sueño).  Casi cinco meses y ya me has llenado de endorfinas (porque el abuelo canilllas blancas es pura química orgánica), me has perfumado de ese olor tuyo a bebé, que es el único que en mi mundo supera al olor del tabaco, y te has hecho centro de todo, pues te veo y me olvido del banco que me tiene medio asesinadito, de los clientes que están esperando en la puerta y hasta de este dolor cabrón que llevo en la rodilla desde hace unas semanas. Y lo mejor, lo mejor de todo, es que, cuando llegas, te miro y sonrío, y tú me devuelves enseguida una sonrisa a medias con hoyuelo  al ladito derecho de tu boca. Entonces te cojo y te achucho, te acerco a mi mejilla y siento ese lazo qu…

Jugar al cíclope...

Jugar al cíclope, como en el capítulo siete de Rayuela, o simplemente jugar al Cortázar postmasmédula, a aquel Cortázar tan Girondo de “Apenas él le amalaba el noema... ¡Evohé¡ ¡Evohé! Volposados en la cresta del murelio, se sentían balpamar, pernilos y márulos...”... no, mejor jugar al cíclope y cansarte de no estar cansado o jugar a cerrar los ojos para ver e imaginar que la felicidad está más cerca... quienes piensan demasiado no pueden hacer nada... he aquí la regla fundamental del juego de La Maga... y uno está tan triste porque todo es tan hermoso... ¿y si quienes forman mi mundo solo fueran ilusiones... no lo que son, sino mis ilusiones de ellos, no sus verdades, sino mis mentiras?... todo sería un juego estético personal, un juego magnífico en el que crecer... salgo a la calle, voy a por tabaco hasta PdT, doblo la esquina cuesta arriba, estoy solo en la calle, estoy solo en la esquina... subo hasta que las puertas de cristal detectan mi presencia y se abren como puertas... est…

Me late el codo izquierdo...

Hoy me levanté con el codo izquierdo dolorido e hinchado, todo por un golpetazo que me arreé la semana pasada con una puerta [se conoce que ayer me apoyé en alguna de las barreras de la plaza de toros bejarana, mientras asistía al blues, y se me ha infectado]… y es que últimamente parezco un quecomari lleno de cuitas y quejicoserías… el cabrón está ardiendo y focaliza toda mi atención en su latido, hasta el punto de hacerme perder concentración en lo que hago.
En fin, que sigo en el asunto de vivir y eso me gusta mucho… hasta el latido este que me reclama atención constante.
Hoy le pegué la última corrección al nuevo libro de Belencita, “Orden de alejamiento”, y vuelvo a dejar escrito que me gusta muchísimo su forma y su contenido. Espero que en un par de semanas esté listo para hacerlo llegar a sus manos…. y que me ha gustado leerlo con ese latidito de dolor, pues el poemario es de dolor entero… y muy intenso.
Luego, me dejé de mí [y del trabajo] y le busqué contenido a ese pum-pum… y m…