Ir al contenido principal

Prioridades.


7 de abril de 2009
Tengo un problema que me apetece compartir para conocer vuestra opinión. Si se tiene una empresa pequeña o mediana y acucian los problemas criseros, qué se debiera tener como prioritario y en qué orden: pagar a los empleados, pagar a la Seguridad Social, pagar a Hacienda, pagar a los proveedores, pagar a los bancos, pagar a Iberdrola, pagar a Telefónica... Si hubiera que dejar de pagar a alguno, a quién dejarías de pagar.
Cuéntese con las opciones que siguen: si no pagas a los empleados, eres un cabrón con pintas y la cosa se pone chunga en el día a día; si no pagas a la Seguridad Social, te envían notitas de apremio con recargo y te avisan de embargo zorolo; si no pagas a Hacienda, pues igual que con la S.S.; si no pagas a los proveedores, te dejan de servir y no tienes materias primas, y aunque te busques a otros, es mal rollo siempre, pues sabes que dejas a otros como tú bien jodidos; si no pagas a los bancos, se quedan con la casa, el coche, la empresa y lo que les salga de la punta de sus capullos pelaos; si no pagas a Iberdrola, te cortan la luz y ya sí que no trabajas; si no pagas a telefónica, te cortan el teléfono y siempre te queda la solución prepago.
Repito mi pregunta anterior: ¿a quién dejarías de pagar y en qué orden?
Con el circulante jodido por la banca, amenazado por todos, sin saber exactamente dónde está tu culpa y cuál es la solución, sin posibilidad de ayudas públicas en forma de aplazamientos de pagos, carencias y otros inventos; cagándote en la puta madre del sistema capitalista [del que eres parte activa] y viendo caer la espada de Damocles como una bomba de neutrones particular... no te queda otra que sonreír y esperar hasta que el cuerpo aguante.
Ser un pequeño empresario hoy es de lo peor que pueda imaginarse... después de los muertos de hambre en Biafra, de los pateranos morenines, de los muertos de sed en Somalia, de los garimpeiros de a dólar el día, de los niños de la guerra, de las mujeres maltratadas, de los homosexuales en Irán, de las hembras en tierras talibanas, de los sismatizados italianos, de los chinos en el subsuelo, de los clochards de cada esquina, de los muertos por mala combustión de ceodós, de los enfermos de cáncer, de las prostitutas en manos de las mafias, de los negritos con sida, de los torturados en cada esquina cabrona del mundo, de los indígenas asolados por los nuevos colonos, de los ancianos con demencia senil...
Joder, la verdad es que no estamos tan mal, coño... nada mal... nada mal.
Mejor no andéis respondiendo a mis preguntas... para qué.

Comentarios

  1. Y lo de buscar otros socios con pasta...? Difícil, verdad?

    Y lo de ofrecer a los empleados participaciones de la empresa? parece una chorrada, pero el jefe de un chaval que conozco estaba en tu misma situación, y ellos aceptaron ser copropietarios del negocio. Jo, es que ahora nos va mal a todos, pero en un año (o dos...) resurgiremos como el Ave Fénix y obtendrán sus beneficios...

    No sé...
    Yo te mando un grannnnnn abrazo, que no soluciona, pero es lo que tengo.
    Muacc

    ResponderEliminar
  2. Pues aunque es realmente difícil, yo seguiría el siguiente criterio:
    1º) Pagar los últimos a quien menos lo necesita.
    2º) Pagar los últimos a quien menos me castiga.
    En resumen, creo que Ibertrola y Timofónica pueden esperar, además tardan en cortarte el suministro y te avisan varias veces.
    BBD.

    ResponderEliminar
  3. Tranquilo, ahora empiezo a mover hilos. Lo malo es que Zapatero últimamente no me acepta las llamadas a cobro revertido...

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…

Caidino...

Estoy lento y como gatinín con este calor bestia que cae sobre mí como una losa, y con tanto por hacer y en diferentes campos. Ahora que necesitaría multiplicarme, estoy dividido y hasta restado. SBQ necesitaría ahora de todas mis fuerzas de invierno (tenemos un agujero grande que tapar y no soy capaz de tomar aire). Intento mercadillos, lecturas, talleres, ventas de materiales chulos, sorteos…, pero nada funciona. Es como si al quedarme desactivado yo, se hubiera desactivado todo, pero no sé de dónde sacar la energía que necesito como el aire de respirar, no sé cómo tramitar esta abulia sobrevenida. En Perú la gente tiene sed, hay pendientes entregas necesarias de materiales, de carritos…, y he dejado un proyecto a medias que hace que me sienta culpable por ratitos. Es este jodido calor y que la gente aquí ya no puede más, porque está agotada por los miserables del dinero. A ello se suma el golpe constante en el trabajo, el ramillete de deudas con sus apremios y el vacío inabarcable…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías… y ese ser ‘la razón’ le gusta mucho al que viaja a velocidad en los cómodos asientos de sus vagones, viendo pasar el paisaje por las ventanillas, pero solivianta al que perdió el billete, al que nunca tuvo para comprarlo y, sobre todo, al que busca lugares a los que ir y a los que el tren no llegará jamás, porque no hay vías ni estaciones. Así visto el trasunto humano, la libertad del que está en el sistema (el tren) viene siempre marcada por unas fronteras nítidas que, precisamente, amordazan esa libertad… o sigues las vías con tu billete en regla o te bajas del tren y corres el peligro de ser arrollado si quieres volver a subirte en él mientras no detenga su marcha. Me sucede con frecuencia que tengo ideas nítidas en mi cabeza, ideas que se muestran preclaras y estructuradas en mi mente y que, cuando intento compartirlas, me resulta muy difícil hacerlas llegar a mi interlocutor con la …