Ir al contenido principal

Echadme una mano... o la mirada de Agustí Centelles.



Aprovecho la noticia de que el Gobierno de España ha comprado los fondos fotográficos del gran Agustí Centelles [un tipo con la mirada abierta que plasmó la tragedia de la guerra incivil española como fotoperiodista, principalmente en Cataluña, retratando con verdadera crudeza los bombardeos y teniéndose que exiliar a Francia, donde estuvo en los campos de concentración de Argelers y de Bram, de los que dejó una huella de imágenes muy descriptivas… en su vuelta a España fue castigado duramente por el régimen franquista] para recordar que hace nada estábamos como muestran las imágenes que adjunto de Agustín… sería hermoso que supiéramos hacerle justicia a nuestro pasado con un presente de implicación constante en los problemas del mundo, con la pasión de que no vuelva a sucederle jamás, ni a nadie, lo que les sucedió a nuestros padres y a nuestros abuelos… un pueblo que ha vivido la miseria hace poco menos de 60/70 años –que es como decir antes de ayer–, no puede olvidar así como así que el mundo se merece un hombre digno y orgulloso de ser hombre. Es misión de cualquiera que se precie recordarlo a diario y ponerse en acción.
Hoy me gustaría animar desde aquí a todos mis amigos empeñados en el arte, la música y la literatura a que tomen partido, a que hagamos una causa común desde la conciencia y desde una postura intelectual nítida, a que hagamos juntos algo grande que nos libere de la vergüenza de la miseria ajena, a que trabajemos cada día por proyectos tangibles… yo tengo tres proyectos en marcha [no arreglarán el mundo, pero sumarán un granito de arena, que es lo que se precisa, encender pequeñas mechas que terminen dando resultados reales]… echadme una mano como podáis, organizad actos culturales, lecturas públicas, exposiciones, conciertos… y dad a conocer la causa de quienes no tienen nada pidiendo colaboraciones y compromisos… tenemos que hacerlo para poder mirar a los ojos de nuestros hijos con la mirada alta y satisfecha… hay mucho que hacer, amigos, demasiado, y cada monedita es valiosísima, y cada pequeño esfuerzo vuestro es un paso de gigante donde realmente se necesita… dejad de ser pequeños o grandes narcisos, dejad de buscar la tonta gloria de las letras o las artes, dejad de venderos por el plato de lentejas de una miserable edición o de una exposición a cargo del Estado… trabajad desde la cultura para salvar vidas, para denunciar los desmanes que los hombres hacen con los hombres… echadme una mano, que la necesitan los que no tienen nada… hacedlo, por favor, hacedlo ya… y vuestra satisfacción será una sonrisa infantil que os proporcionará más alegría que todas esas glorias vacías de los foros literarios y artísticos.
Echadme una mano… que vamos a hacer juntos algo verdaderamente importante.










































* El amigo Pedro Bernal me envía un PPT con esta entrada. Muchas gracias, Pedro. Un abrazo.

Echadme una mano...

Comentarios

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. Excelentes fotos.
    Te echaremos no una, sino las dos manos, querido amigo Luis.
    Besito.

    ResponderEliminar
  3. Felipe: cuenta conmigo, ya lo sabes.
    ¿Hacemos algo en el Centro Cultural San Francisco?
    Besos,

    Diego

    ResponderEliminar
  4. Hecho, amigo Diego, dime para cuándo te viene bien, y lo gestiono con Cipri y Mª Rosa... eres un cielo de tío, de verdad.


    Muacss... besos a los tuyos.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…

Caidino...

Estoy lento y como gatinín con este calor bestia que cae sobre mí como una losa, y con tanto por hacer y en diferentes campos. Ahora que necesitaría multiplicarme, estoy dividido y hasta restado. SBQ necesitaría ahora de todas mis fuerzas de invierno (tenemos un agujero grande que tapar y no soy capaz de tomar aire). Intento mercadillos, lecturas, talleres, ventas de materiales chulos, sorteos…, pero nada funciona. Es como si al quedarme desactivado yo, se hubiera desactivado todo, pero no sé de dónde sacar la energía que necesito como el aire de respirar, no sé cómo tramitar esta abulia sobrevenida. En Perú la gente tiene sed, hay pendientes entregas necesarias de materiales, de carritos…, y he dejado un proyecto a medias que hace que me sienta culpable por ratitos. Es este jodido calor y que la gente aquí ya no puede más, porque está agotada por los miserables del dinero. A ello se suma el golpe constante en el trabajo, el ramillete de deudas con sus apremios y el vacío inabarcable…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías… y ese ser ‘la razón’ le gusta mucho al que viaja a velocidad en los cómodos asientos de sus vagones, viendo pasar el paisaje por las ventanillas, pero solivianta al que perdió el billete, al que nunca tuvo para comprarlo y, sobre todo, al que busca lugares a los que ir y a los que el tren no llegará jamás, porque no hay vías ni estaciones. Así visto el trasunto humano, la libertad del que está en el sistema (el tren) viene siempre marcada por unas fronteras nítidas que, precisamente, amordazan esa libertad… o sigues las vías con tu billete en regla o te bajas del tren y corres el peligro de ser arrollado si quieres volver a subirte en él mientras no detenga su marcha. Me sucede con frecuencia que tengo ideas nítidas en mi cabeza, ideas que se muestran preclaras y estructuradas en mi mente y que, cuando intento compartirlas, me resulta muy difícil hacerlas llegar a mi interlocutor con la …