Ir al contenido principal

Echadme una mano... o la mirada de Agustí Centelles.



Aprovecho la noticia de que el Gobierno de España ha comprado los fondos fotográficos del gran Agustí Centelles [un tipo con la mirada abierta que plasmó la tragedia de la guerra incivil española como fotoperiodista, principalmente en Cataluña, retratando con verdadera crudeza los bombardeos y teniéndose que exiliar a Francia, donde estuvo en los campos de concentración de Argelers y de Bram, de los que dejó una huella de imágenes muy descriptivas… en su vuelta a España fue castigado duramente por el régimen franquista] para recordar que hace nada estábamos como muestran las imágenes que adjunto de Agustín… sería hermoso que supiéramos hacerle justicia a nuestro pasado con un presente de implicación constante en los problemas del mundo, con la pasión de que no vuelva a sucederle jamás, ni a nadie, lo que les sucedió a nuestros padres y a nuestros abuelos… un pueblo que ha vivido la miseria hace poco menos de 60/70 años –que es como decir antes de ayer–, no puede olvidar así como así que el mundo se merece un hombre digno y orgulloso de ser hombre. Es misión de cualquiera que se precie recordarlo a diario y ponerse en acción.
Hoy me gustaría animar desde aquí a todos mis amigos empeñados en el arte, la música y la literatura a que tomen partido, a que hagamos una causa común desde la conciencia y desde una postura intelectual nítida, a que hagamos juntos algo grande que nos libere de la vergüenza de la miseria ajena, a que trabajemos cada día por proyectos tangibles… yo tengo tres proyectos en marcha [no arreglarán el mundo, pero sumarán un granito de arena, que es lo que se precisa, encender pequeñas mechas que terminen dando resultados reales]… echadme una mano como podáis, organizad actos culturales, lecturas públicas, exposiciones, conciertos… y dad a conocer la causa de quienes no tienen nada pidiendo colaboraciones y compromisos… tenemos que hacerlo para poder mirar a los ojos de nuestros hijos con la mirada alta y satisfecha… hay mucho que hacer, amigos, demasiado, y cada monedita es valiosísima, y cada pequeño esfuerzo vuestro es un paso de gigante donde realmente se necesita… dejad de ser pequeños o grandes narcisos, dejad de buscar la tonta gloria de las letras o las artes, dejad de venderos por el plato de lentejas de una miserable edición o de una exposición a cargo del Estado… trabajad desde la cultura para salvar vidas, para denunciar los desmanes que los hombres hacen con los hombres… echadme una mano, que la necesitan los que no tienen nada… hacedlo, por favor, hacedlo ya… y vuestra satisfacción será una sonrisa infantil que os proporcionará más alegría que todas esas glorias vacías de los foros literarios y artísticos.
Echadme una mano… que vamos a hacer juntos algo verdaderamente importante.










































* El amigo Pedro Bernal me envía un PPT con esta entrada. Muchas gracias, Pedro. Un abrazo.

Echadme una mano...

Comentarios

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. Excelentes fotos.
    Te echaremos no una, sino las dos manos, querido amigo Luis.
    Besito.

    ResponderEliminar
  3. Felipe: cuenta conmigo, ya lo sabes.
    ¿Hacemos algo en el Centro Cultural San Francisco?
    Besos,

    Diego

    ResponderEliminar
  4. Hecho, amigo Diego, dime para cuándo te viene bien, y lo gestiono con Cipri y Mª Rosa... eres un cielo de tío, de verdad.


    Muacss... besos a los tuyos.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

NO SEAS NUNCA COMO YO

Casi cinco meses de vida tranquila juntos, Mario. Yo viéndote crecer y adquirir pericias y tú mirándome, a veces perplejo y a veces encantado de verme (porque los abuelos hacemos cosas que no hacen los padres, como sacarte del carrito y achucharte cuando lloras y hay que dejarte tranquilo para que encuentres el sueño).  Casi cinco meses y ya me has llenado de endorfinas (porque el abuelo canilllas blancas es pura química orgánica), me has perfumado de ese olor tuyo a bebé, que es el único que en mi mundo supera al olor del tabaco, y te has hecho centro de todo, pues te veo y me olvido del banco que me tiene medio asesinadito, de los clientes que están esperando en la puerta y hasta de este dolor cabrón que llevo en la rodilla desde hace unas semanas. Y lo mejor, lo mejor de todo, es que, cuando llegas, te miro y sonrío, y tú me devuelves enseguida una sonrisa a medias con hoyuelo  al ladito derecho de tu boca. Entonces te cojo y te achucho, te acerco a mi mejilla y siento ese lazo qu…

Mario

Mario fue un corredor de fondo que ha legado el nombre a mi nieto para perpetuar en él su memoria, y me gusta, me gusta mucho que mi bebé tenga en su nombre una razón y un contenido, que lleve el signo de una amistad indeleble y el valor hermoso del recuerdo. Mario, hoy mi nieto, es divinamente vulnerable, delicado hasta el suspiro, bellísimo en sus gestos y causa absoluta de orgullo personal. Su madre, mi hija, me ha hecho el regalo más precioso que se puede hacer a un padre, y lo ha hecho con valentía, sin miedos, siendo una mujer entera en todo el proceso y demostrándome que algo tuve que hacer bien en su educación y en su formación como persona. Jaime, el padre de mi nieto, es un padre ejemplar, preocupado, atento siempre a las necesidades de mi hija y de su hijo, y yo le estaré eternamente agradecido por su forma de ser hombre y por el amor entero que se percibe constantemente en su trato hacia mi niña y hacia mi bebé. Gracias a los tres por hacerme tan feliz.
Por lo que a mí se …

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…