Ir al contenido principal

Perú [37] :: La enfermedad primermundista o mirando al mar de Lima ::


Si hay algo sorprendente e irritante de esta enfermedad en la que vivimos como primermundistas, es el relajamiento general ante la vida en su definición más cierta, esta laxitud moral ante la desgracia ajena [traída fundamentalmente por la artificialidad de lo virtual] y el jodido cóctel que nos mete en vena la fugacidad de todo lo que sucede [es quizás lo que más nos insensibiliza ante los asuntos verdaderamente terribles e importantes que acaecen a la par que pasamos]… las experiencias ya no son reales, solo son imaginadas y, por tanto, el daño, el dolor, también pertenecen al terreno nebuloso de la imaginación. Cada día converso con personas que tienen problemas reales [en mi sociedad en crisis son fundamentalmente problemas económicos], pero que simplemente los dejan pasar levantando sus hombros en un “ya se resolverán solos”… a eso es a lo que nos han acostumbrado las pérfidas políticas liberales y los planes urdidos sibilinamente por los dueños del capital… han conseguido una masa social de la desgana y el consentimiento, “cachocarnes con ojos” que apenas son capaces de sentir un temblor… hoy, por ejemplo, me comentaba un amigo de bajo tono que un conocido de ambos anda tramitando una enfermedad cabrona, y sonreía a comentármelo, mientras valoraba que el tipo había sabido sacarle el jugo a la vida [que en el lenguaje de lo que viene siendo norma social no significa otra cosa que ha bebido y fumado hasta hartarse, que ha salido de noche y se ha gastado en juergas todo el dinero que le ha dado la gana, que ha rifado partidas de póker y julepe, que ha tenido a multitud de mujeres en sus brazos –pagando y sin pagar–… en definitiva, que solo se ha preocupado por sí mismo]… y el amigo que me lo comenta le da ya por descartado sin sentir un poquito de pena o de conmiseración, sin plantearse visitarlo o interesarse por él [“ni por asomo, chico, que ya lo disfruté cuando andaba bueno y cachondote, y me apetece recordarle así”]… en este presupuesto de vida no existes si tienes una tara o dejas de seguir el ritmo de los otros, se te borra sin más…
Y así no vamos nada bien… nada bien… y lo peor es que no se alumbra solución cercana a esta gleba de tarados que tiran sus días en consumir en el exceso total sin pensar en que tal actitud viene de graves injusticias y lleva a injusticias mayores.
Recuerdo que cuando paseaba de noche por una zona exclusiva de Lima, me detuve unos minutos a mirar el paisaje de una enorme playa que se extendía abajo… la noche solo me dejaba presentir el mar rodeado por las luces de la ciudad… no se veía la infinita masa de agua del Pacífico y me pareció que la realidad era el paseo de luces terminado en una cruz gigantesca e iluminada al fondo… enseguida me di cuenta de que es así como el hombre occidental ve el mundo… vemos solo las pequeñas luces que deslumbran y no somos capaces de imaginar el océano al lado, ese océano que las hace absolutamente insignificantes ante su magnífica capacidad de vida y muerte, ante su espacio absolutamente ocupado por la tragedia y el gozo, por la diversidad de vida y la destrucción… y si hubiera amanecido en aquel instante, nos pasaría lo mismo, quedaríamos deslumbrados por la mancha visible de la superficie del agua hasta el horizonte y por los cuatro barquitos parados… no seríamos capaces de dejarnos anonadar por la sugerencia de lo que pueda contener ese vaso magnífico que separa continentes, no sabríamos ir más allá de la simple postal que nos proporciona placer visual… y entonces consentimos en que el mar está allí justo para nuestros ojos, justo para nuestro deleite de bobos diletantes… ¿por qué no nos han enseñado a mirar y a penetrar en lo mirado con actitud crítica?, ¿por qué nadie siente el ardor de darle la vuelta al mundo del hombre y enseñarle de verdad a ser hombre justo desde que ve la luz?... a mí me duele cada día más esta situación, y reniego del hombre y de su mundo, me siento sucio de compartirlo, de verme obligado a compartir mi vida con gente que no sabe mirar más que en primer plano [un primer plano egoísta y egotista]… pero no sé qué hacer, no sé cómo buscar el giro preciso y tomar algún camino que sea más correcto… y al final de cada día, roto, me hundo y caigo en los brazos de esa forma de ver el mundo que tanto me irrita, me dejo acoger por el calor de mi cama, por mis muebles, por mis posesiones, me engolfo en el televisor de la sala y sonrío como un tonto de baba con la mente vacía, y se me olvida preguntarme qué es lo que he hecho yo durante mi vigilia para arreglar las cosas, y formo parte de toda esta mierda mientras cierro los ojos como un cobarde más, pero peor, porque yo ya lo he racionalizado todo mil veces y no respondo con energía y decisión a mis planteamientos y a mis convicciones.
Sí, pienso demasiadas veces en una revolución, en la necesidad de propiciar un cambio neto y absoluto… pero solo lo pienso mientras me dejo llevar por mi calefacción y mis calcetines gruesos, por mis gafas de marca y mis zapatos carísimos, por el café de las tres, por la chocolatina de las cinco, por la música bajita antes de dormir, por el tabaco rubio… y me avergüenzo… pero sigo sin hacer nada.

Comentarios

  1. Leo tus últimas entradas y ya sabes.... "el hombre nace libre, pero en todas partes se halla entre cadenas" (del tal Rousseau) o... "la conciencia es un producto social, que se ha desarrollado a partir de la propiedad privada originando desigualdad, enajenación y lucha de clases" (del tal Marx) o aquella frase... "estamos hambrientos de dignidad humana" de... Teresa de Calcuta.
    Ya ves, tantos y tannntos años y aún estamos en el mismo punto de partida.

    Un besito -y por favor, no desesperes-

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…

Caidino...

Estoy lento y como gatinín con este calor bestia que cae sobre mí como una losa, y con tanto por hacer y en diferentes campos. Ahora que necesitaría multiplicarme, estoy dividido y hasta restado. SBQ necesitaría ahora de todas mis fuerzas de invierno (tenemos un agujero grande que tapar y no soy capaz de tomar aire). Intento mercadillos, lecturas, talleres, ventas de materiales chulos, sorteos…, pero nada funciona. Es como si al quedarme desactivado yo, se hubiera desactivado todo, pero no sé de dónde sacar la energía que necesito como el aire de respirar, no sé cómo tramitar esta abulia sobrevenida. En Perú la gente tiene sed, hay pendientes entregas necesarias de materiales, de carritos…, y he dejado un proyecto a medias que hace que me sienta culpable por ratitos. Es este jodido calor y que la gente aquí ya no puede más, porque está agotada por los miserables del dinero. A ello se suma el golpe constante en el trabajo, el ramillete de deudas con sus apremios y el vacío inabarcable…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías… y ese ser ‘la razón’ le gusta mucho al que viaja a velocidad en los cómodos asientos de sus vagones, viendo pasar el paisaje por las ventanillas, pero solivianta al que perdió el billete, al que nunca tuvo para comprarlo y, sobre todo, al que busca lugares a los que ir y a los que el tren no llegará jamás, porque no hay vías ni estaciones. Así visto el trasunto humano, la libertad del que está en el sistema (el tren) viene siempre marcada por unas fronteras nítidas que, precisamente, amordazan esa libertad… o sigues las vías con tu billete en regla o te bajas del tren y corres el peligro de ser arrollado si quieres volver a subirte en él mientras no detenga su marcha. Me sucede con frecuencia que tengo ideas nítidas en mi cabeza, ideas que se muestran preclaras y estructuradas en mi mente y que, cuando intento compartirlas, me resulta muy difícil hacerlas llegar a mi interlocutor con la …