Ir al contenido principal

El que busca sin prisa el "sub hoc tumulo..."



Soy el sordo de la esquina, el que busca sin prisa el “sub hoc tumulo…” que le resuma y reste, el delator sin lengua, el sastre de palabras mal cosidas, el tartamudo… soy el marqués sin frac ni sobretodo, la nube que no acierta a llover cuando es preciso, el patán indolente con zapatos, el gorrión dañino [no soy el siervo de Dios, que Dios me libre]… soy el tesoro que quise juntar un día y se quedó en decir, soy cuanto quise ser [pero aún no todo], soy boca arriba a veces, soy la imposible hazaña que imaginé de chico, soy el que inclina y alza, el que pretende y vota [pero siempre a bríos], soy el que entiende mal lo que le dicen y el que se dejó la cabeza en el sombrero, soy el bufón de Aquino [que nos cantó el fulero Gaspar Melchor de Jovellanos], soy capítulo aparte en otras vidas, soy el que se levanta de la cama siendo plebeyo hasta que llega al baño, soy a veces huraño y otras puro veneno, soy un álgebra viva si me miras y el óxido sonido de grilletes si me oyes, soy la parca más fiera por las noches… y hasta soy al que más quiere mi coche…
Si me buscas fatal, me veras neto en mi tristeza fuerte. Si me quieres romántico, mastico. Si me infieres misterio, busca el pico que duele en mi antebrazo. Si me extrañas parlero, busca el tapón de cera en tus oídos. Si me quieres directo, aquí me tienes. Si me supones frigio [como el gorro], soy montera. Si quieres que te arrastre, tan solo déjate arrastrar y espera…
Soy el que quiso la elocuencia y se encontró en ingenio silenciado, soy el tonto de misa en el estrado, soy incluso la pera si me pongo, soy el jefe del todo que es la nada, soy algún día la espada [nunca el sable], puedo ser –si me quieres– adorable, soy galeote penando en un poema, soy amigo de algunos [o eso creo], soy feliz diez minutos en mi jaula, soy agnóstico hebreo, soy pularda poco hecha en el plato y con su salsa, soy el que apaga todo por las noches, soy el ministro único en mi casa, soy quien come deprisa y luego arrasa con esos panetones de frutas escarchadas y de pasas…
Si me buscas guerreando, estoy de baja con este cabestrillo en la cabeza que me sujeta entero, de una pieza, hasta que acabe todo el bombardeo.
Mi lema hasta mañana es no dejarme afectar por la mierda de los hombres… que no me borre esta sonrisa un nombre o una cifra o un mal augurio absurdo, que no pierda lo neto en ese burdo trajín de los desmanes que se traen entre piernas los notarios, los bobos funcionarios, los gregarios que asumen sumisión… ni los hurones de despacho oficial y oposiciones… ese mundo de números cagones que se empeñan en darme puerta y aire me tocan, como digo, los cojones.

Comentarios

  1. ... para ??????? ¿te ha dado un pasmo, cuore?
    Oye qué gracia, que no te había reconocido hasta que no te has sacado sonriente, cacho(ndo), más que ¡cacho-hondo!
    B-sito.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

NO SEAS NUNCA COMO YO

Casi cinco meses de vida tranquila juntos, Mario. Yo viéndote crecer y adquirir pericias y tú mirándome, a veces perplejo y a veces encantado de verme (porque los abuelos hacemos cosas que no hacen los padres, como sacarte del carrito y achucharte cuando lloras y hay que dejarte tranquilo para que encuentres el sueño).  Casi cinco meses y ya me has llenado de endorfinas (porque el abuelo canilllas blancas es pura química orgánica), me has perfumado de ese olor tuyo a bebé, que es el único que en mi mundo supera al olor del tabaco, y te has hecho centro de todo, pues te veo y me olvido del banco que me tiene medio asesinadito, de los clientes que están esperando en la puerta y hasta de este dolor cabrón que llevo en la rodilla desde hace unas semanas. Y lo mejor, lo mejor de todo, es que, cuando llegas, te miro y sonrío, y tú me devuelves enseguida una sonrisa a medias con hoyuelo  al ladito derecho de tu boca. Entonces te cojo y te achucho, te acerco a mi mejilla y siento ese lazo qu…

Mario

Mario fue un corredor de fondo que ha legado el nombre a mi nieto para perpetuar en él su memoria, y me gusta, me gusta mucho que mi bebé tenga en su nombre una razón y un contenido, que lleve el signo de una amistad indeleble y el valor hermoso del recuerdo. Mario, hoy mi nieto, es divinamente vulnerable, delicado hasta el suspiro, bellísimo en sus gestos y causa absoluta de orgullo personal. Su madre, mi hija, me ha hecho el regalo más precioso que se puede hacer a un padre, y lo ha hecho con valentía, sin miedos, siendo una mujer entera en todo el proceso y demostrándome que algo tuve que hacer bien en su educación y en su formación como persona. Jaime, el padre de mi nieto, es un padre ejemplar, preocupado, atento siempre a las necesidades de mi hija y de su hijo, y yo le estaré eternamente agradecido por su forma de ser hombre y por el amor entero que se percibe constantemente en su trato hacia mi niña y hacia mi bebé. Gracias a los tres por hacerme tan feliz.
Por lo que a mí se …

Ocho días sin Mario

No sé cómo explicar que el decurso vital me sujeta al espacio que habito, que los proyectos urgentes me requieren al pie del cañón y que el trabajo de mierda que tramito a diario me impide hacer exactamente lo que debiera hacer. Cada día recibo fotos y vídeos de Mario: durmiendo, recién bañado, antes y después de la toma, tumbado como un rey con su pañal como único vestido..., y presiento a mi niño abrigado por sus padres, cuidado hasta el más mínimo detalle; pero me siento mal por no estar allí cada cinco minutos para contemplar su sueño, para asombrarme con cada uno de sus gestos o para colocar uno de mis dedos en su manita y sonreír mientras lo aprisiona levemente.
En todo caso, pienso en que sus padres ahora necesitan espacio, que nadie los moleste, y eso me calma un poquito..., y también me calma el tener muy claro que todo lo que hago también lo hago por Mario, para que algún día sepa que ser humanista es el camino correcto, que trabajar para un futuro con dignidad es un buen pl…