Ir al contenido principal

Orfebres...


'Orfebres'... hoy me he levantado con la palabra ‘orfebres’ metida en la cabeza como un tapón de cava... ¿por qué suceden estas cosas?... no lo sé...
Ayer me dio de pronto por rasurarme la cara... tomé la maquinilla Jata de desbarbar y me puse al asunto sin ese tope que te permite dejar tu barba con uno o dos centímetros de espesor... entré a matar sin más, como un torero malo... y se me fue la mano al primer intento, así que proseguí en el trámite buscando dejarlo todo más o menos igualado, pero no tengo pulso y acabé con cara de mona Chita... hoy todo el mundo me mira raro de cojones y a mí me da la risa... la puta mona Chita, coño... el caso es que me miro al espejo y me doy cuenta de que ha salido el rostro de un tipo al que no conozco, facciones duras, papadita doblada, labios pequeños [no imaginaba yo que los labios iban a mermar así]... sobre todo me asusta la zona del labio superior, que ha surgido poderosa para decirme lo mayor que me encuentro y que tengo un gesto amargo que resulta imposible esconder... pero es mi cara, son mis labios, es mi gesto hecho a base de cincuenta y dos años de estar y de gesticular, de ser lo que he sido... con tal golpe de imagen, me pongo frente a la cámara web de mi ordenata y gesticulo, hago muecas, intento buscarme y reconocerme dejando huella de imagen para analizarme mejor... luego juego con mi Adobe Ps a buscarle alma al rostro, a sacar resultados de mis nuevos rasgos para indagar en lo que he sido para que mi rostro haya evolucionado hasta lo que es hoy... y he pasado un buen rato jugando con mis gestos, deformándolos, buscándoles mi esencia e imaginando un norte o mi desnorte... al rato me he encontrado, sin más, con algunas muertes cercanas en la caída del labio, con demasiadas deserciones en la ojeras, con cierto fracaso en la entrenariceta y un descreer constante en el fondo de ojo... en fin, que soy lo que soy... y no me hace ninguna gracia.
Luego me dejé caer una ratillo en la silla para madurar sobre mi estado... una pura ruina en casi todos los sentidos, tanto en mi descolocado interior como en el tranco de quienes me rodean... no puedo pertenecer a un mundo que lo pone todo en mi contra... los negocios, la economía personal y la general, los afectos, las amistades... no sé llevar ya este carro por los caminos correctos... en fin, a mí los buitres, que debo tener aún algo sabroso en las entrañas.
En todo caso, ¿por qué cojones me habré yo levantado hoy con ese ‘orfebres’ y no con ‘olifantes’ o ‘viznagas’?... será un postsueño raro o cierta misantropía de la lengua... no sé.

Comentarios

  1. El texto sí que ha sido de orfebre. Menos mal que yo me afeité hace años. Para no llevarme tantas sorpresas de golpe. Me divirtió, maestro.

    ResponderEliminar
  2. Tú bien sábes que la procesión se lleva por dentro. Que el exterior es cuestión de diseño, de circunstancias, de la estación del año, del divertimento y la libertad diaria.
    !Que maravilla reencontrarnos de vez en cuando, ante el espejo, ante la soledad del entorno, ante la gran cuestión de la duda!
    Abrazo
    Fernando malo

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…

Caidino...

Estoy lento y como gatinín con este calor bestia que cae sobre mí como una losa, y con tanto por hacer y en diferentes campos. Ahora que necesitaría multiplicarme, estoy dividido y hasta restado. SBQ necesitaría ahora de todas mis fuerzas de invierno (tenemos un agujero grande que tapar y no soy capaz de tomar aire). Intento mercadillos, lecturas, talleres, ventas de materiales chulos, sorteos…, pero nada funciona. Es como si al quedarme desactivado yo, se hubiera desactivado todo, pero no sé de dónde sacar la energía que necesito como el aire de respirar, no sé cómo tramitar esta abulia sobrevenida. En Perú la gente tiene sed, hay pendientes entregas necesarias de materiales, de carritos…, y he dejado un proyecto a medias que hace que me sienta culpable por ratitos. Es este jodido calor y que la gente aquí ya no puede más, porque está agotada por los miserables del dinero. A ello se suma el golpe constante en el trabajo, el ramillete de deudas con sus apremios y el vacío inabarcable…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías… y ese ser ‘la razón’ le gusta mucho al que viaja a velocidad en los cómodos asientos de sus vagones, viendo pasar el paisaje por las ventanillas, pero solivianta al que perdió el billete, al que nunca tuvo para comprarlo y, sobre todo, al que busca lugares a los que ir y a los que el tren no llegará jamás, porque no hay vías ni estaciones. Así visto el trasunto humano, la libertad del que está en el sistema (el tren) viene siempre marcada por unas fronteras nítidas que, precisamente, amordazan esa libertad… o sigues las vías con tu billete en regla o te bajas del tren y corres el peligro de ser arrollado si quieres volver a subirte en él mientras no detenga su marcha. Me sucede con frecuencia que tengo ideas nítidas en mi cabeza, ideas que se muestran preclaras y estructuradas en mi mente y que, cuando intento compartirlas, me resulta muy difícil hacerlas llegar a mi interlocutor con la …