Ir al contenido principal

Una multa [perdonadme por lo localista de esta entrada].



Fue de pronto, yo ya estaba metidito entre sábanas cuando llegó mi hija a decirme... “papi, te están poniendo una multa”... eran las 0,59 horas de la madrugada y un par de municipales me estaban empapelando con el boletín de denuncia 0753 por haber infringido la norma 94 R6C, que viene a ser lo mismo que estar subido en el bordillo de una acera... 36 euros de vellón por mi falta [todo gracias a un vecinito con cargo en plaza que llama por las noches para joder a los que no podemos aparcar en nuestras casas porque, entre otras cosas, allí dejan furgones cruzados que ocupan tres estacionamientos, aparcan remolques y los dejan durante semanas [pero eso no es razón para que yo aparque mal, lo entiendo] o hay entradas de carruajes que se comen media placita y no tienen puesta [porque no la pagan] su licencia de cochera [aún así, el tipo denuncia y los polis multan, como parece ser su obligación, y yo lo respeto, que tengo buenos amigos entre la guripería bejarana y sé que muchas veces los ‘ciudadanos’ se las hacemos pasar más putas que Caín y sin razón ni lógica]... el caso es que me levanté tempranito, pillé mi multa y me fui con ella a pagarla a las oficinas de REGTSA... me atendió una chiquita muy amable [agradezco que en esos lugares aún quede gente con buena cara, con sonrisas y con educación], me hizo una carta de pago con descuento [la cosa se me quedó en 25,24 euros] y me indicó que fuese a pagarla a Caja Duero y que le llevase el resguardo... y así lo hice [uno incumple la ley y debe ser consciente de que hay que pagar por ello... reconozco mi falta y pago sonriendo]... el caso es que, según iba hacia mi empresa para comenzar con el curro del día, en el cruce de Correos había un tipo aparcado a la derecha, pisando el paso de cebra que allí existe, y no tenía multa en su parabrisas [era mucho más grave la situación que la de mi falta, pues él creaba un peligro real de accidente]; había dos coches aparcados en el vado de la esquina de Correos, justo donde hay un par de contenedores, y no tenían multa en sus parabrisas... al salir del cruce, había un coche aparcado en la línea amarilla a la entrada de Correos que obstaculizaba ostensiblemente el paso de la calle Colón, pero no tenía multa; unos metros más adelante, justo al lado de Seguros Bilbao, había un coche estacionado en la línea amarilla y con gran peligro para el tráfico, pero no tenía multa; algo más allá, junto a Panakes, estaba parado un furgón enorme en el medio de la calle y pisando el paso de cebra rojo que han puesto allí [dificultaba el paso bastante y ocultaba a la vista de los conductores a los peatones que cruzaban, con el peligro consiguiente de atropello], pero no tenía multa en su parabrisas... en la esquina del Gimnasio Colón había dos coches embutidos de lado que dejaban solo transitable un carril de la calle Colón, pero no tenían multa... ya no hablo del cisco que había montado a la entrada del colegio Nuestra Señora del Castañar, y ninguno de los siete vehículos mal aparcados tenían multa [ahí sí que hay un peligro real para los críos de ese cole]... y llegué a la Plaza de la Piedad y ya fue la descojonación... tres coches aparcados correctamente en aparcamientos ORA tenía multa en sus parabrisas por no haber sacado su boleto, y uno que estaba en el prohibido de los contenedores de basura y otros dos que estaban aparcados en doble fila no tenían multa... y yo como un imbécil feliz viniendo de pagar mi sanción reciente y nocturna por estar pisando un bordillo en una zona sin tráfico, con un mínimo movimiento de personas por los acerados anchísimos... y todo porque tengo un vecinito al que le da por denunciarnos un día sí y otro no [porque tiene acta de no sé qué y algunos votos]... y el caso es que más de un día le he visto aparcado en las mismas circunstancias en las que yo estaba anoche... en fin, que todos mis respetos para la policía municipal, a la que no le echo en cara nada, pues responden a hechos circunstanciales que les obligan a hacer lo que hacen [me han multado y he pagado sin protestar porque he incumplido como ciudadano]... pero al pagar me dan ganitas de pedirles que salgan a denunciar a todos esos que he visto esta mañana en mi corto viaje desde mi casa a la imprenta, que en democracia hay que buscar igualdad en todos los sentidos, pero sobre todo que multen a los tipos como el que dejó el coche aparcado en el cruce de Correos, al del furgón aparcado frente a Panakes [terrible la situación que crea cada mañana, que lo veo a diario], a los mal aparcados frente al cole [algún día nos tiraremos de los pelos porque atropellarán a un crío chico] y a los de la Plaza de la Piedad, coño, que eso sí que es para mear y no echar gota... ah, y que vigilen al que denuncia, que tiene para dar y tomar en cuestión de comportamiento cívico en los viales bejaranos, que lo vigilen aunque tenga votos y cierta representación... él sí que está obligado a dar ejemplo, que se lo lleva calentito del dinero de todos.


Comentarios

  1. JAJAJAJAJAJA. Cuando me lo contó Mª Angeles me moría de risa, recordando toda mi cólera cuando me multaron a mí por estar delante de un prohibido aparcar que era de nueva creación y, además, aún no le habían puesto la señal.¿...? como te lo cuento. Yo tb pagué y tb me hicieron un descuento, pero luego hice un pliego de descargo, descargando todo, todo, todo y Alejo "in person" me quitó la multa y me devolvieron el dinerito.Claro que entonces Alejo no sabía de mí lo que sabe ahora.
    Haz el pliego. copia el post y haz el pliego. ¿Qué pierdes?

    Un beso corazón.

    ResponderEliminar
  2. Je, no voy a recurrir ni a hacer pliego de descargo... incumplí y pagué... lo que quiero es que también multen a la gente que crea verdadero peligro con los coches... no solo a los que se le antojen a ese señor.

    ResponderEliminar
  3. Caguenlá con los de Bejar, si es que no tenéis perdón de Dios, condenaos, que lo que pasa es que queréis aparcar en la puerta de vuestras casas y si no pillaís sitio dejaríais el coche sobre las farolas, así pudiérais.

    Si supieras la de veces que a diario la Marisolilla y yo tenemos que aparcar en Madrid a distancias mayores que las que van de tu casa a la Plaza de la Piedad... Vamos, vamos, que os quejais de puro vicio. Independientemente del cabuón del vecino ese, que por aquí también subopersonas como esa tambien existen.

    Hala, con un besín del Urcelín.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…

Caidino...

Estoy lento y como gatinín con este calor bestia que cae sobre mí como una losa, y con tanto por hacer y en diferentes campos. Ahora que necesitaría multiplicarme, estoy dividido y hasta restado. SBQ necesitaría ahora de todas mis fuerzas de invierno (tenemos un agujero grande que tapar y no soy capaz de tomar aire). Intento mercadillos, lecturas, talleres, ventas de materiales chulos, sorteos…, pero nada funciona. Es como si al quedarme desactivado yo, se hubiera desactivado todo, pero no sé de dónde sacar la energía que necesito como el aire de respirar, no sé cómo tramitar esta abulia sobrevenida. En Perú la gente tiene sed, hay pendientes entregas necesarias de materiales, de carritos…, y he dejado un proyecto a medias que hace que me sienta culpable por ratitos. Es este jodido calor y que la gente aquí ya no puede más, porque está agotada por los miserables del dinero. A ello se suma el golpe constante en el trabajo, el ramillete de deudas con sus apremios y el vacío inabarcable…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías… y ese ser ‘la razón’ le gusta mucho al que viaja a velocidad en los cómodos asientos de sus vagones, viendo pasar el paisaje por las ventanillas, pero solivianta al que perdió el billete, al que nunca tuvo para comprarlo y, sobre todo, al que busca lugares a los que ir y a los que el tren no llegará jamás, porque no hay vías ni estaciones. Así visto el trasunto humano, la libertad del que está en el sistema (el tren) viene siempre marcada por unas fronteras nítidas que, precisamente, amordazan esa libertad… o sigues las vías con tu billete en regla o te bajas del tren y corres el peligro de ser arrollado si quieres volver a subirte en él mientras no detenga su marcha. Me sucede con frecuencia que tengo ideas nítidas en mi cabeza, ideas que se muestran preclaras y estructuradas en mi mente y que, cuando intento compartirlas, me resulta muy difícil hacerlas llegar a mi interlocutor con la …