Ir al contenido principal

Una ética de la solidaridad.


Vuelvo a saber de Haití por un nuevo sismo y vuelvo a preguntarme por una ética de la solidaridad en los apartados vitales, tanto individuales como colectivos, del ser humano. Activar una ética solidaria consiste sencillamente en orientar nuestra conducta hacia los intereses humanistas y a luchar por realizarlos. Para ello precisaremos tomar conciencia de nuestra responsabilidad ante el mundo y ante los hombres, propiciando progreso social ‘universal’ y bienestar común... y de todo ello debe extraerse un zumo hecho de responsabilidad y conciencia social.
Nuestro mejor ejemplo está en la historia del hombre, que no lo fue hasta que consiguió organizarse y repartirse sus tareas para crecer como grupo.
Entre los males de nuestro tiempo, y sobre los que hay que aplicar esa ética de la solidaridad, están las diversas apropiaciones de las riquezas [tanto las físicas como las emanadas del conocimiento y la ciencia], que es justo lo que empuja a las diferencias entre grupos humanos y abre un abismo entre ricos y pobres... así las cosas, debiéramos luchar con encono para que los valores cívicos reinen sobre la facilidad vital de lo artificial, para que la verdadera práctica democrática regule con determinación al monstruo de la política económica, para que los principios se impongan a la realidad hecha statu quo, para que la calidad en todo expulse a la jodida cantidad, para que lo público bien reglado se ponga por delante de todo lo privado, para que el hombre nunca padezca sentimientos de exclusión...
Para llegar a la situación idílica descrita, me parece que sería preciso, sobre todas las cosas, que los medios de masas dejasen de invadir los espacios de pensamiento de los hombres y dejasen de ‘mediatizar’ a las masas con su ingente volumen de información preopinada y predigerida... que no se vuelva a caer en el error actual de estar creando constantes necesidades falsas al ser humano, sino que nos centremos en colmar las necesidades reales de todos sin buscarle al asunto un sesgo utilitarista, que se castiguen los actuales métodos de persuasión capitalista y se propicien los medios de crecimiento del criterio personal dentro de una lógica que incluya la libertad individual y el resguardo de los bienes colectivos, que se elimine de todos los diccionarios el término ‘lucro’ y se sustituya por el de ‘cooperación’. Debemos conseguir que los medios de comunicación no nos tengan solo como consumidores de información [ahí está su pérfido poder, en lo cómodo que nos resulta consumir su producto hecho papilla], sino que seamos partícipes en el hecho de la información con plena responsabilidad en el proceso... así hasta que consigamos que nuestra ética solidaria consiga un equilibrio entre todos los hombres.
Lo de Haití no es una catástrofe natural, es una catástrofe humana propiciada por el sistema imperante, una catástrofe que deviene de la diferencia entre ricos y pobres, de la explotación desmesurada [cualquier explotación lo es], de los egoísmos del primer mundo [y también de los asquerosos egoísmos individuales de los que hablé hace ya unos días], del afán de enriquecimiento de las grandes multinacionales, del mapa del mundo que viene haciendo el capitalismo desde el principio de la era industrial... esta catástrofe la han construido con verdadera pasión quienes hoy mandan ayuda con enormes aviones y la hemos construido también quienes hoy nos rascamos el bolsillo con vergüenza para calmar la mala conciencia de nuestra doble moral y en viamos unos eurillos para que coman y beban durante unos días aquellos a los que ya habíamos condenado hace cien años.
Insisto, y me llamaréis pesado, pelma, imbécil... lo que se os ocurra... es preciso que comience la llama de una revolución encaminada hacia esa ética de la solidaridad o estaremos en el principio de un final muy feo.


•••
Desastres recientes en Haití:

• Noviembre 1994.- El huracán "Gordon" causa la muerte de alrededor de 2.000 personas en Haití, sobre todo en el sudeste del país, donde se produjeron graves inundaciones. La región de Jacmel fue la más afectada.
• Septiembre 1998.- Al menos 147 personas pierden la vida en Haití tras el paso del Huracán "Georges", que dejó más de 168.000 damnificados.
• Mayo de 1994.- Tres días de lluvias torrenciales causan al menos 1.068 muertos y 1.600 desaparecidos en el sur del país. La ONU estimó que unas 25.000 resultaron afectadas por las lluvias
• Septiembre 2004.- Al menos 1.330 muertos y 1.056 desaparecidos en Haití por las inundaciones causadas por la tormenta tropical "Jeanne", que afectó especialmente a la zona de Gonaive y dejó más de 300.000 damnificados.
• Julio de 2005.- El huracán "Dennis" deja 45 muertos, 16 desaparecidos y 15.000 damnificados en Haití.
• Octubre-Noviembre de 2007.- La tormenta tropical "Noel" deja 64 muertos, 16 desaparecidos y cerca de 20.000 damnificados en Haití.
En el verano de 2008, el paso sucesivo entre agosto y septiembre de la tormenta tropical "Fay", el huracán "Gustav", la tormenta tropical "Hanna" y el huracán "Ike" causó al menos la muerte de 793 personas y la desaparición de 310, además de pérdidas por valor de 8.000 millones de dólares y miles de damnificados.

•••

La Historia de Haití

(Por William Grigsby)
Haití no siempre ha sido pobre; más aún, siempre fue rico, hasta que lo saquearon Francia, España y Estados Unidos, ¡lo hicieron pedazos, lo hicieron añicos!


Un devastador terremoto ha destruido Puerto Príncipe, la capital de Haití, una nación pequeñita, apenas 27 mil kilómetros cuadrados, casi 28 mil, es decir, aproximadamente la cuarta parte del tamaño de Nicaragua, queda en la parte occidental de la Isla La Española... a un lado está Haití, al otro lado está República Dominicana.
Pero la tragedia de Haití, quizás signifique decenas o centenares de miles de muertos... El Primer Ministro de Haití, decía que probablemente son 100 mil los muertos que están debajo de los escombros de lo que fue su capital, Puerto Príncipe, más allá de esa dolorosísima tragedia, conviene aprovechar esta oportunidad para hacer un poco de historia de lo que ha sufrido Haití, y de lo que Haití significa para los pueblos del mundo.
Haití no es solamente, hoy, el pueblo más empobrecido de toda América, puede ser una estadística, que es el número 150 entre los niveles de ingresos de todos los países del mundo, es decir, 150 de 200 países, Haití está a las tres cuartas partes... ¡imaginen ustedes la enorme miseria que hay en ese país! Pero Haití no siempre ha sido pobre; más aún, siempre fue rico, hasta que lo saquearon, Francia, España y Estados Unidos, ¡lo hicieron pedazos, lo hicieron añicos!
Cuando Colón llegó a la Isla de La Española en diciembre de 1492, describió lo que ahí veía, como el Paraíso... por la selva, por la tierra, por los paisajes, por sus gentes. Gentes que no necesitaban ni ropa, porque el clima no les hacía falta estarse cubriendo de frío como allá en Europa. El clima era tropical, era fresco... ¡era un verdadero Paraíso! decía Cristóbal Colón.
Dos mil años antes de la llegada de Colón, de la invasión de los españoles a la Isla La Española, es decir hace 2 mil 500 años, los indios Arawaks salieron del Orinoco, ese enorme río que hay en Suramérica, parte del cual está en Venezuela y en Brasil; y salieron rumbo hacia el este, querían conquistar o aventurarse, y encontraron las pequeñas Islas del Caribe, de lo que hoy conocemos como El Caribe Latinoamericano, y fueron progresivamente ocupando todas esas islas.
Pero ahí encontraron que habían residentes autóctonos, los indios Galibis, los pueblos Galibis mejor dicho, porque indios les puso Colón en su ignorancia, creía que había llegado a la India, y les puso indios, realmente, son los pueblos originarios. Y estos pueblos originarios Arawaks fueron desplazando a los Galibis, que después se conocieron como los Caribes, de manera que fueron poblando todas las islas pequeñas, desde el sur hasta el norte, o desde más al sur hacia más al noroeste.
Finalmente, llegaron a la Isla La Española, y ahí, los indios Arawaks desalojaron a los Caribes, que quedaron prácticamente sólos en Cuba, en Puerto Rico, y en alguna otra zona del noroeste del Caribe.
Pues bien, entonces, la Isla de La Española era suficientemente fértil como para producir todo tipo de frutas, todo tipo de siembras: que maíz, que trigo, que banano, que naranja, que cítricos de los que quisiera... Llegaron los españoles ¿y saben? Había 60 mil personas, incluyendo los invasores, en 1502... la inmensa mayoría eran pueblos originarios. En 1540 no quedaba un solo ciudadano o individuo, o Ser Humano, originario de la Isla de La Española... ¡ni uno, todos habían muerto! por las enfermedades, por las matanzas desatadas por sus opresores, principalmente.
Y entonces, primero los españoles, y luego los franceses, comenzaron a traer... llegaban al África, sacaban a la fuerza a los pueblos africanos y los traían a América. Así poblaron la Isla de La Española. Y en la parte más norte de la Isla de La Española, la deshabitaron por completo los españoles, porque decían que ahí había comercio clandestino hacia España. Y en ese momento, los designados por el Rey de España, eran los únicos, los que tenían la exclusividad de llevar cosas hacia el Imperio español.
Entonces ordenaron despoblar toda esa franja, y comenzaron a llegar ahí los bucaneros, que lo que hacían era robar reses en las haciendas de los españoles, sacaban el cuero, y lo llevaban a España y a Francia, y eran sobre todo, de origen francés. A mediados del Siglo XVII decidieron pedirle a Francia que los protegiera; luego, Francia les arrebató a los españoles esa parte de la isla, y la bautizaron como Haití. Fundaron Puerto Príncipe, con su nombre en francés, e impusieron un régimen opresor bestial.
Llegados los esclavos africanos, que eran... imagínense ustedes que de cada 10 habitantes, 8 eran esclavos; uno era mulato, es decir, hijo de una negra violada por algún francés, y el único que quedaba, era el francés. Y ese que quedaba dominaba al resto de la población de Haití, y lo que instalaron fueron enormes plantaciones de todo tipo de alimentos.
Haití, parió la primera Revolución de los esclavos, del mundo... ¡la primera! Bueno, más bien de la era moderna, porque recordemos que está Espartaco. Pues bien, pero es la primera Revolución triunfante... por primera vez en la Historia universal, los esclavos emprendían una Revolución, y ganaban y declaraban la Independencia... ¡por primera vez en la historia! Eso hizo el pueblo haitiano.
Luego se liberaron de Francia, y luego hicieron la guerra a los españoles, fueron a ayudarle a los norteamericanos a su guerra contra los británicos. Y así nació Haití, el primer Pueblo Libre de América Latina, la primera Revolución de América Latina la hizo el pueblo haitiano.
Sin embargo, después llegó Estados Unidos, y durante casi 40 años, Estados Unidos ocupó la isla y la saqueó por completo, en el Siglo XX. Y después instaló una dictadura, la de Francois Duvalier, un tipo que se declaró dictador vitalicio, que después heredó el poder a su hijo... ¡una bestial dictadura! Y se siguió empobreciendo el país, devastando el país.
Imagínense ustedes que a estas alturas, de acuerdo con los expertos ecólogos, el territorio que hoy cubre Haití, dentro de 50 años será inhabitable, ¡no se podrá vivir en ese territorio! No habrá nada, ni agua, ni recursos forestales, ni nada... ¡así lo han dejado, Francia, España y Estados Unidos!
Y hoy en día, lo que hoy sufre el pueblo haitiano es resultado de esa explotación inmisericorde, antes, bajo el régimen colonial; después, por el régimen capitalista. Y conviene tomar lecciones de ello. Hoy ahí viven ocho millones de personas en apenas 27 mil kilómetros... ¡imagínense! Viven más que en Nicaragua, y Nicaragua tiene cuatro veces más territorio, ¡sólo imaginen!
Pero, millón y medio de haitianos vive en República Dominicana, el país que queda al lado, otro millón y medio vive en Estados Unidos, alrededor de 200 mil viven en Canadá. Es decir, más de la mitad del pueblo haitiano está fuera de su territorio, vive fuera de su territorio. Y los haitianos que están en República Dominicana están sometidos a un régimen semiesclavista, les pagan una miseria, son despreciados por el resto de dominicanos, o por el resto de sus congéneres, el pueblo dominicano, porque son negros. Esa es la tragedia del pueblo haitiano.
Y hoy en día, que ahora el terremoto vuelve a colocar en un primer plano a Haití, también conviene recordar, que hace no menos de 15 años, Estados Unidos sacó del poder a Jean-Bertrand Aristide, el Presidente de Haití, le dio un golpe de Estado, y lo exilió en Sudáfrica; conviene recordar que Haití es un país ocupado militarmente bajo la figura de los Cascos Azules de Naciones Unidas, lamentablemente encabezados por Brasil, que quiso, con esa acción, erigirse como el Gran Mediador de América, y que le ha costado muy caro.
Haití, es un pueblo ocupado hoy en día, de nuevo, y sigue siendo empobrecido. Y ahí la ayuda no fluye, ahí no es noticia en el mundo, que cada año en Haití mueren 26 mil niños de menos de 5 años... ¡y mueren de hambre, cada año, hoy en día! Pero eso no es noticia. Es noticia el terremoto, dentro de una semana, cuando se acaben las historias morbosas, Haití dejará de ser noticia, y ese pueblo volverá a pasar al olvido.
Conviene que los latinoamericanos aprendamos la Historia, y conviene que entre nosotros nos ayudemos, tal y como el Presidente Ortega ha anunciado, enviará una brigada, por lo menos para reparar las líneas eléctricas. Vamos a poner nuestro granito de arena, aunque nosotros también somos empobrecidos.


Comentarios

  1. Como era aquello de.. "Los pueblos que olvidan su historia están condenados a repetirla....". ¿Cuando dejaremos de olvidar la historia?

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. El pensamiento individual es una amenaza para el bienestar personal.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…

Caidino...

Estoy lento y como gatinín con este calor bestia que cae sobre mí como una losa, y con tanto por hacer y en diferentes campos. Ahora que necesitaría multiplicarme, estoy dividido y hasta restado. SBQ necesitaría ahora de todas mis fuerzas de invierno (tenemos un agujero grande que tapar y no soy capaz de tomar aire). Intento mercadillos, lecturas, talleres, ventas de materiales chulos, sorteos…, pero nada funciona. Es como si al quedarme desactivado yo, se hubiera desactivado todo, pero no sé de dónde sacar la energía que necesito como el aire de respirar, no sé cómo tramitar esta abulia sobrevenida. En Perú la gente tiene sed, hay pendientes entregas necesarias de materiales, de carritos…, y he dejado un proyecto a medias que hace que me sienta culpable por ratitos. Es este jodido calor y que la gente aquí ya no puede más, porque está agotada por los miserables del dinero. A ello se suma el golpe constante en el trabajo, el ramillete de deudas con sus apremios y el vacío inabarcable…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías… y ese ser ‘la razón’ le gusta mucho al que viaja a velocidad en los cómodos asientos de sus vagones, viendo pasar el paisaje por las ventanillas, pero solivianta al que perdió el billete, al que nunca tuvo para comprarlo y, sobre todo, al que busca lugares a los que ir y a los que el tren no llegará jamás, porque no hay vías ni estaciones. Así visto el trasunto humano, la libertad del que está en el sistema (el tren) viene siempre marcada por unas fronteras nítidas que, precisamente, amordazan esa libertad… o sigues las vías con tu billete en regla o te bajas del tren y corres el peligro de ser arrollado si quieres volver a subirte en él mientras no detenga su marcha. Me sucede con frecuencia que tengo ideas nítidas en mi cabeza, ideas que se muestran preclaras y estructuradas en mi mente y que, cuando intento compartirlas, me resulta muy difícil hacerlas llegar a mi interlocutor con la …