Ir al contenido principal

Somos el mayor fracaso de la historia del hombre...


Todo se mezcla en mi cabeza estos días... la experiencia de mi viaje a Perú, las imágenes del último desastre en Haití, el reciente accidente de las chicas de La Covatilla, el niño quemadito Edinson, las ridículas menciones a Dios [ayer escuché por la tele a una mujer diciendo que quizás Dios ha querido este desastre para ahorrar sufrimientos a los que han muerto, pues vivían en la pobreza extrema y no tenían futuro... y hace unos día chirriaban en mis oídos las palabras catolicofascistas de san Munilla de la Cruz Gamada]... todo eso me tiene como desazonado... eso y que en mi mundo las cosas no funcionan en parámetros lógicos, que hay una asquerosa doble moral de los ‘acomodados’ que me subleva... en este primer mundo, lleno ahora de parados, hay todavía ‘personas’ que tienen un sueldo grande por un trabajo fácil y encima desarrollan otros trabajos [con permiso y anuencia del pérfido Estado] por los que también cobran, mientras intentan dar ejemplo dialéctico constante de lo que se debe y no se debe hacer [yo conozco a muchos que están en ese trazo, gente que en su día sufrió carencias, gente que tuvo ideología y practicó cierta lógica social durante algún tiempo... gente que ahora se llena sus bolsillos y no da más que consejos]... el sistema está podrido y crece en él cierto nivel de perversión que asquea... ya no eres lo que vales [sentencia que en sí arrima gran injusticia... pero sería máxima del competitivo sistema capitalista y de ese sesgo liberal que pone y quita]... ahora eres por lo que medras, por lo que mientes, por lo que le quitas al otro de la boca, por lo que te puedes guardar sin que se note... esos son los valores de nuestro primer mundo, valores que tienen bien radicado el principio de insolidaridad [siempre bajo la máscara de un discurso moral que lo hace todo más perverso y más feo]... y entonces me avergüenzo, me avergüenzo de lo que tengo y de lo que hago, me avergüenzo de sonreír a quienes se cruzan conmigo [cuando debiera liarme a hostias con la mayoría], me avergüenzo de la ‘educación’ que le doy a mis hijos, me avergüenzo por mi silencio y por mi escasez de acción, por mi coche, por mi tele, por mi casa, por mi lavadora, por mi ordenador, por mi móvil... yo soy también parte de la perversión, pero sé que no soy la peor ni la más dañina [eso me salva un poquito... pero solo un poquito... y en ese poquito me autoengaño, en ese poquito soy la justa cobardía y el fracaso completo]. Pertenezco a esa clase que se llamó ‘progresía’, a esa clase que surgió de la nada para arreglar el mundo, a esa clase que un día decidió aprovecharse de los pingües beneficios que rodean a la falsa solidaridad y se imbricó nefasta en las instituciones, afuncionariándose en el peor de los sentidos, individualizándose hasta el justo ensimismamiento, asentando sus culo en el mejor sillón para no despegarse de él hasta la justa muerte... sí, yo soy uno de esos culpables [pero repito que no el peor, pues siento vergüenza cada minuto del día, que ya es algo]. Quienes teníamos como misión arreglar el mundo, hoy somos la rémora pesada que lo impide todo, somos quienes hacemos la arquitectura precisa para conservar nuestro statu en detrimento de la pobreza y la miseria emergentes... esa gente que sufre nos da igual en lo más íntimo, aunque en nuestro discurso lo conformemos todo con un decorado léxico que nos presente como seres implicados en asuntos tan frugales como la igualdad, la justicia o la erradicación del hambre y la miseria en el mundo de los hombres... nuestro único interés es conservar lo que tenemos y, cómo no, intentar tener más... pero siempre con buena prensa... malditos... somos la escoria de toda la historia del hombre... no tenemos cojones de expresarnos como realmente somos... llamar esclavo al esclavo, inferior al inferior, miserable al pobre, inmundo al que tiene menos... no tenemos huevos para gritar que nos da igual que se mueran de hambre o de sed...
Hace unas semanas escribí sobre la hipocresía como el peor mal de nuestro tiempo, y alguien me dijo que es un mal menor... yo digo hoy que prefiero a un fascista que se expresa y se muestra en su justa ideología que a quienes juegan al terrible juego de la confusión transformista desde pretendidas propuestas ideológicas de izquierda... a los primeros los tengo enfocados y sé cómo combatirlos... a los segundos los temo como al peor dolor de muelas, porque son la justa perversión de nuestro tiempo.
Y me siento agotado por incapacidad, me siento como sin salida posible, mal de atar, jodido, eternamente culpable... solo nos salvará mirarnos hacia adentro y decidir ser sinceros de una puñetera vez, solo ser sinceros y mostrarnos como somos de verdad... quizás desde ese enfoque personal las nuevas generaciones puedan hacer algo nuevo, distinto y mejor... decirle a nuestros hijos lo que somos para que ellos intenten no serlo... decirles que ellos tienen la impronta de un mundo mejor y que deben centrarse en que esa impronta llegue a ser una hermosa realidad de resultados... que desde nuestro mal ejemplo sean capaces de ‘hacer’ algo realmente positivo que lleve los ‘valores’ a su dimensión más humanista y sincera.
Somos el mayor fracaso de la historia del hombre, el tramo más vergonzoso de esa historia, y debemos reconocerlo en las plazas públicas y a voces para que comience una nueva tendencia... primero reconocernos y luego reconocer públicamente lo que somos y el tremendo mal que estamos haciendo... debemos salir de nuestro cómodo espacio de hipócritas... es el único gesto que ya podemos hacer, y no me parece que sea fácil.

Comentarios

  1. Hace poco más de dos años que calló la voz del poeta que hablando de sí mismo hablaba de todo el género humano. De él decía que no era más que un escombro tenaz que se resiste a la ruina, el éxito de todos los fracasos. La enloquecida fuerza del desaliento. El mayor fracaso de la historia del hombre.

    Contra la fuerza de la naturaleza no somos más que un cero a la izquierda. Ante la bomba atómica que ha caído en la pobreza sólo se puede reaccionar como tu lo hiciste, con reflejos y rapidez, como los estados que pusieron a disposición de la tragedia todos los recursos, no como otros que aún están evaluando si son galgos o podencos.

    Saludos de un funcionario echacuervos de esos.

    ResponderEliminar
  2. Gracias por tu atención, Pancho... y disculpas por mi continua derrota hacia la generalización, pero es que hace años que decidí que hacerlo así me creaba problemas menos intensos... ves, otra de mis cobardías...
    En fin, amigo... que un abrazo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…

Caidino...

Estoy lento y como gatinín con este calor bestia que cae sobre mí como una losa, y con tanto por hacer y en diferentes campos. Ahora que necesitaría multiplicarme, estoy dividido y hasta restado. SBQ necesitaría ahora de todas mis fuerzas de invierno (tenemos un agujero grande que tapar y no soy capaz de tomar aire). Intento mercadillos, lecturas, talleres, ventas de materiales chulos, sorteos…, pero nada funciona. Es como si al quedarme desactivado yo, se hubiera desactivado todo, pero no sé de dónde sacar la energía que necesito como el aire de respirar, no sé cómo tramitar esta abulia sobrevenida. En Perú la gente tiene sed, hay pendientes entregas necesarias de materiales, de carritos…, y he dejado un proyecto a medias que hace que me sienta culpable por ratitos. Es este jodido calor y que la gente aquí ya no puede más, porque está agotada por los miserables del dinero. A ello se suma el golpe constante en el trabajo, el ramillete de deudas con sus apremios y el vacío inabarcable…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías… y ese ser ‘la razón’ le gusta mucho al que viaja a velocidad en los cómodos asientos de sus vagones, viendo pasar el paisaje por las ventanillas, pero solivianta al que perdió el billete, al que nunca tuvo para comprarlo y, sobre todo, al que busca lugares a los que ir y a los que el tren no llegará jamás, porque no hay vías ni estaciones. Así visto el trasunto humano, la libertad del que está en el sistema (el tren) viene siempre marcada por unas fronteras nítidas que, precisamente, amordazan esa libertad… o sigues las vías con tu billete en regla o te bajas del tren y corres el peligro de ser arrollado si quieres volver a subirte en él mientras no detenga su marcha. Me sucede con frecuencia que tengo ideas nítidas en mi cabeza, ideas que se muestran preclaras y estructuradas en mi mente y que, cuando intento compartirlas, me resulta muy difícil hacerlas llegar a mi interlocutor con la …