Ir al contenido principal

Me dejo la vida en eternas dilaciones.


Medio que me voy metiendo otra vez en la cosa bejarana y lo hago leyendo los agravios y los desagravios que se traen entre manos JASP y Antonio G. Turrión [en este momento me parecen tan “magras” este tipo de historias que parten de la nimiedad de que el tal don Ernesto Jeminguay pasase por nuestra “magra” ciudad estrecha, que me da como la medio risina y me pongo también algo triste porque no caemos en la cuenta de dedicar nuestros esfuerzos [todos] a arreglar vidas que sí suponen un verdadero y duro agravio a la Humanidad… y se me perdone este resto viajero que me acaba de salir, pero es lo que pienso mientras mantengo la herida abierta de los niños deambulando por los arenales de Moche, sin agua y sin gente que los cuide, buceando entre la basura para encontrar algo que probablemente acabe en sus bocas hambrientas… me río yo de los viajecitos de don Ernesto y de las discusiones bizantinas sobre el estropajo de si venía de Palencia o Salamanca y si se dirigía a Mérida, del sobre qué comió y dónde lo hizo y del quién le acompañaba… me perdonen mis amigos JASP y AGT si con esto les agravio, pero es que estoy sensible de cojones en estos días y me cuesta entender y procesar otra cosa que no sea ponerse a hacer algo urgente para solucionar parte de la enorme penuria que han visto mis ojos… pero como yo también –se me perdone también el ‘también’¬– soy bastante superficial y muy contradictorio, pues que de seguido me puse a dibujar una ilustración que me han solicitado de la revista literaria ATRIL y me tiré un par de horas de descanso de todo el jodido proceso de disgestión de mi viaje [desde que llegué no hago más que intentar acelerar las cosas en Perú con correos cruzados y hasta con órdenes taxativas… realmente estoy afectado por lo que he visto y vivido]. Y siento que me jode un punto ponerme a llamar la atención de mis amigos [llamarles la atención quizás estaría mejor expresado], porque alguno puede sacar conclusiones equivocadas de mis palabras… pero pienso un rato y decido que debo correr el riesgo, que debo pedir atención para quienes sufren [que son bastantes más de los que vivimos bien] e intentar forzar la colaboración como sea, aunque me deje mucha piel en el asunto.
Desde que llegué hace ocho días apenas he podido dormir y lo he venido achacando al cansancio acumulado y a esa tontería que llaman “jet lag” [que en castellano sería descompensación horaria]… pero no es por eso por lo que no duermo, es por lo que he dejado allí, por mi sensación inabarcable de no tener recursos para arreglarlo todo de un plumazo, por mi incapacidad… eso me produce tristeza y desazón, a la vez que me tamborilea en la cabeza ese “no vales nada, no sabes hacer nada, no sirves para nada, no tienes huevos…”. Me gustaría salir a la calle a gritarlo, es mi obligación moral hacerlo, sonrojar a la gente que pasa con gritos que expresen la pobreza que existe, las carencias que tiene medio mundo, las miradas perdidas de esos niños que son la misma muerte fría y dura…
Luego me fui a casa un ratito, a cenar algo y a descansar un poco, y veo que se dedica el telediario entero a hablar del Madrid y el Barça, a contar que Rajoy habla mal de Zapatero, a explicar que Tom Cruise está haciendo una peli en Cádiz, a llorar porque Nadal ha perdido otro partido, a contar que la curia católica no dará comunión a ningún socialista del Congreso de los Diputados y a relatar otras mil mierdas parecidas… pero ni una palabra de los niños que han muerto hoy en el mundo, ni una opción a la sensibilización de la gente que mira la tele con la causa de los más pobres… y me enfado más todavía, porque sé que con los restos de las cenas españolas de esta noche se salvarían muchas vidas y se mataría bastante hambre… apenas ceno… no me apetece nada… y pienso que debo pedir disculpas a JASP y a AGT, pues ellos no tienen la culpa de lo que sucede, por lo menos son hombres que tienen la cabeza en otro sitio distinto al de los imbéciles anonadados, gente sensible que sabe elaborar pensamientos complejos… quizás solo debiera pedirles que le echen un ratito a ese mundo perdido de los pobres que no salen en la tele, ni siquiera en los buenos libros de Literatura o Filosofía… quizás ya lo hacen cada día… yo qué sé.
El caso es que hay que hacer algo, lo que cada uno pueda, pero hacerlo ya… no podemos quedarnos en meras posturas ideológicas ni ceñirnos a lavarnos la conciencia con un dádiva de cuando en vez… hay que hacer algo grande, algo que remueva las conciencias, algo que nos recuerde a todos cada día que en ese instante hay un crío que está pasando hambre o sed, que está trabajando con cinco o seis años en muy malas condiciones o que está a punto de expirar por falta de medicamentos… conseguir que ese niño nos mire a los ojos a diario y nos obligue a ser hombres solidarios de verdad… yo creo que no es necesario tener mucho o meterse en grandes proyectos… solo hay que querer y ponerse manos a la obra a echar una mano.
Creo que hoy también voy a tener dificultades para dormir bien… y es que me da vergüenza tener lo que tengo, vivir como vivo y dejarme la vida en eternas dilaciones.
Pido de nuevo disculpas a mis amigos… pero también les pido acción determina para acabar con esta mierda.

Comentarios

  1. Gracias Luis querido por castellanizarnos el JET LAG. Jamás hubiera sospechado yo que era éso, creía que era algo así como "lavioncete, ag que agco."
    Mira corazón (es un decir) ni tú ni nadie puede por sí solo arreglar el mundo. Ahora bien, hay actitudes y actitudes, claro está. Haz el bien y no mires a quien. Y yo quién co=)/(/&/%%$ones soy para ir por ahí dando consejillos. Pues los doy, hale. Y pues eso, que ya lo sabes.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…

Caidino...

Estoy lento y como gatinín con este calor bestia que cae sobre mí como una losa, y con tanto por hacer y en diferentes campos. Ahora que necesitaría multiplicarme, estoy dividido y hasta restado. SBQ necesitaría ahora de todas mis fuerzas de invierno (tenemos un agujero grande que tapar y no soy capaz de tomar aire). Intento mercadillos, lecturas, talleres, ventas de materiales chulos, sorteos…, pero nada funciona. Es como si al quedarme desactivado yo, se hubiera desactivado todo, pero no sé de dónde sacar la energía que necesito como el aire de respirar, no sé cómo tramitar esta abulia sobrevenida. En Perú la gente tiene sed, hay pendientes entregas necesarias de materiales, de carritos…, y he dejado un proyecto a medias que hace que me sienta culpable por ratitos. Es este jodido calor y que la gente aquí ya no puede más, porque está agotada por los miserables del dinero. A ello se suma el golpe constante en el trabajo, el ramillete de deudas con sus apremios y el vacío inabarcable…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías… y ese ser ‘la razón’ le gusta mucho al que viaja a velocidad en los cómodos asientos de sus vagones, viendo pasar el paisaje por las ventanillas, pero solivianta al que perdió el billete, al que nunca tuvo para comprarlo y, sobre todo, al que busca lugares a los que ir y a los que el tren no llegará jamás, porque no hay vías ni estaciones. Así visto el trasunto humano, la libertad del que está en el sistema (el tren) viene siempre marcada por unas fronteras nítidas que, precisamente, amordazan esa libertad… o sigues las vías con tu billete en regla o te bajas del tren y corres el peligro de ser arrollado si quieres volver a subirte en él mientras no detenga su marcha. Me sucede con frecuencia que tengo ideas nítidas en mi cabeza, ideas que se muestran preclaras y estructuradas en mi mente y que, cuando intento compartirlas, me resulta muy difícil hacerlas llegar a mi interlocutor con la …