Ir al contenido principal

Otra vez...


Otra vez al tedio de los días, otra vez en la realidad de los alzados y las encuadernaciones, otra vez al fragor de los números para intentar salvar cada final de mes… pero aún ando aturdido, con la cabeza en auténtico desorden y con el enfoque descolocado… mi mesa está llena de los papeles traídos de Perú [lo cojo y lo guardo todo, desde los tickets más pobres hasta las más fastuosas publicidades], de hojitas con apuntes hechos a mano con asuntos sobre los que debo escribir, sobre los que debo pensar, sobre los que debo trabajar… dibujos, planos, preproyectos de montones de cosas, direcciones a las que escribir… y luego los apuntes de poemas, frases sueltas que deben llevarme a las emociones que sentí para intentar poetizarlas, algo que es para mí una obligación que me pide urgencia, pero que también reclama tiempo y poso…
El caso es que no sé por dónde empezar y me atoro, me quedo como quietino en una esquina, como mirando anonadado el paisaje infinito de mis emociones sin hacer nada… y encima esta falta de sueño, este cansancio que parece que no se irá nunca de mi cuerpo [de noche me cuesta mucho dormir y de día me duermo por las esquinas como un tonto de misa].
Sé que en mis notas hay un enorme potencial literario y, sobre todo, un enorme potencial de proyectos nuevos a los que hacer frente [encontrar maquinaria vieja para enviar a Moche y crear un vivero de empresas por el sistema de los microcréditos… eso y buscar una forma nueva de obtener más fondos para ir dotando a los proyectos, yo qué sé, intentar buscar donaciones fijas por cuota, hacer nuevos mercadillos o implicar a colectivos diversos para que nos ayuden con actividades lúdicas y culturales… también echarle unas horas a contar mi experiencia a la gente con algún apoyo audiovisual].
Luego van llegando las peticiones de Perú, peticiones que ahora mismo me hacen rezumar y me dejan rendido, cosas como un levantamiento topogràfico con curvas de nivel, un diseño de ambientes, niveles y alineamientos… la ubicacion y localizacion del terreno, el plano perimétrico y de linderos [que corresponden al ayuntamiento de Moche, pero que los constructores me lo reclaman a mí]… y, luego, el desarrollo del proyecto con estos asuntos arquitectónicos que faltan:

- Estructuras: cimentación y aligeramientos.
- Intalaciones sanitarias
- Intalaciones eléctricas
- Memoria descriptiva.

… que imagino que deberá dármelos José Luis si es que tiene datos suficientes para ello… el caso es que todo se me junta en estos días, los correos de los constructores, los correos del ayuntamiento de Moche, los correos de Lorena con reenvíos de los correos que a ella le mandan… ¡¡¡brrrrrr!!!

Comentarios

  1. MI querido Luis:
    Ya te estás cayendo otra vez. "Poco dura la alegría en la casa del pobre", dice una buena amiga (de dónde se sacará las frases que dice). Cielo mío, te metes en más cosas de las que puedes, tu capacidad no es infinita aunque tu ansia sí lo sea. Respira profundo. Cuidate. Reza tres aves marías a la foto esa, ya verás como te ayuda ;-)
    Besitos.

    ResponderEliminar
  2. Ah y que te comprendo porque hasta hace nada, yo hacía lo mismo pero me generaba mucha ansiedad no poder abarcar todo lo que me apetecía, de modo que he ido seleccionando. No se si te servirá de algo mi experiencia.
    Besito otra vez.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…

Caidino...

Estoy lento y como gatinín con este calor bestia que cae sobre mí como una losa, y con tanto por hacer y en diferentes campos. Ahora que necesitaría multiplicarme, estoy dividido y hasta restado. SBQ necesitaría ahora de todas mis fuerzas de invierno (tenemos un agujero grande que tapar y no soy capaz de tomar aire). Intento mercadillos, lecturas, talleres, ventas de materiales chulos, sorteos…, pero nada funciona. Es como si al quedarme desactivado yo, se hubiera desactivado todo, pero no sé de dónde sacar la energía que necesito como el aire de respirar, no sé cómo tramitar esta abulia sobrevenida. En Perú la gente tiene sed, hay pendientes entregas necesarias de materiales, de carritos…, y he dejado un proyecto a medias que hace que me sienta culpable por ratitos. Es este jodido calor y que la gente aquí ya no puede más, porque está agotada por los miserables del dinero. A ello se suma el golpe constante en el trabajo, el ramillete de deudas con sus apremios y el vacío inabarcable…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías… y ese ser ‘la razón’ le gusta mucho al que viaja a velocidad en los cómodos asientos de sus vagones, viendo pasar el paisaje por las ventanillas, pero solivianta al que perdió el billete, al que nunca tuvo para comprarlo y, sobre todo, al que busca lugares a los que ir y a los que el tren no llegará jamás, porque no hay vías ni estaciones. Así visto el trasunto humano, la libertad del que está en el sistema (el tren) viene siempre marcada por unas fronteras nítidas que, precisamente, amordazan esa libertad… o sigues las vías con tu billete en regla o te bajas del tren y corres el peligro de ser arrollado si quieres volver a subirte en él mientras no detenga su marcha. Me sucede con frecuencia que tengo ideas nítidas en mi cabeza, ideas que se muestran preclaras y estructuradas en mi mente y que, cuando intento compartirlas, me resulta muy difícil hacerlas llegar a mi interlocutor con la …