Ir al contenido principal

Perú [34] :: Lorena Pajares ::





¿Cómo hablar de quien no se sabe hablar porque no se tienen palabras? En lo objetivo, puedo decir que he conocido a una madre coraje con una sonrisa linda de verdad, limpia y absolutamente sincera; a una mujer con arrestos y con ganas de vivir, a un ser humano que olvida sus carencias [que son hasta de purita supervivencia a veces] y vive por solucionar las de los demás, a una campeona de la vida que sabe a ciencia cierta dónde está la verdad del camino… me he emocionado viéndola caminar entre la gente, solventando problemas pequeños y grandes sin ponerle importancia a lo que hacía, dominando las difíciles calles de Trujillo y los barrios marginales de Moche con verdadera pericia, al lado de sus hijos como la mejor madre imaginada, en su casa humildísima sonriendo, defendiéndome y protegiéndome en la calle, tomando decisiones con verdadero criterio…
El día que fuimos a comer con toda su familia al campo cercano a la Huaca de la Luna, se nos acercó una caserita anciana para ofrecernos golosinas… no supe cómo fue, pero a los dos minutos la mujercita estaba sentada a la mesa comiendo con nosotros un plato de cebiche y bebiendo Inca Kola… comía con las manos y se notaba que su hambre venía de atrás… cuando estaba terminando con voracidad su comida, Lorena pidió una bolsita y la caserita la llenó con todos los restos de los platos, no hacía falta que se hablasen, pues Lorena sabía perfectamente lo que la caserita deseaba, que no era otra cosa que llevarse los restos para hacerse una sopita en casa… cuando la viejita se iba a marchar, Lorena le compró algunas de las golosinas que vendía… y así siempre que he estado con ella, siempre que hemos salido juntos a algún lugar, dando ejemplo en silencio, sin que yo casi me pudiera enterar cómo sucedían las cosas…
Otro día me acompañaba a cambiar dólares en una zona complicada y de pronto me dijo que le aguardase un momento… volvió en cinco minutos y seguimos nuestro camino… yo pregunté con curiosidad que adónde había ido, pues cuando salía conmigo nunca me dejaba solo, ya que temía que me asaltasen o me robasen… me contó que había visto a una chica jovencita con los ojos muy tristes y que se había acercado a preguntarle a solas qué le sucedía… habían despedido a la chica y no tenía soles para acabar el mes… Lorena le entregó los que llevaba [eran unos treinta soles, creo recordar… lo sé porque me consta que salió con ese dinero para comprar algo de comida para sus hijos y me tuvo que pedir prestado para hacerlo] y quedó con ella en volver a visitarla en los próximos días para ver cómo marchaban las cosas… caminar a su lado siempre suponía tener experiencias de este tipo [de alguna me di cuenta, pero sé que me perdí otras muchas que nunca llegó a explicarme].
Y luego cómo sabe hacerse respetar en un mundo terrible que tiene a la mujer en el último escalón, cómo maneja el lenguaje de la calle, cómo se pone durísima de pronto [un día me hizo salir de un taxi en el que ya estaba montado porque llevaba una pegatina que decía algo así como “aquí solo se montan mujeres y las monto yo”]. En Moche la respetan y hasta creo que la temen un poquito… se mueve por ese terreno peligrosísimo con soltura y confianza, y lo hace sola en muchas ocasiones sabiendo a lo que se arriesga.
Solo cuento un poquito de lo que he visto, y eso porque ella se niega a que hable de su forma de vida y no quiero molestarla… decir su magnitud de mujer y ser humano me resulta imposible, como dije al principio, pues no tengo palabras suficientes ni conozco términos exactos que puedan hacerle justicia.
Durante mi estancia en Trujillo conocí que acababa de aprobar sus oposiciones a la judicatura y que por fin tenía su trabajo seguro después de haberse preparado duro y pasar varios exámenes junto a otros muchos opositores… esa circunstancia hará que gane algo menos de lo que ahora gana [que no es mucho], pero le dará la estabilidad de saber que su trabajo es fijo y que no va a perderlo, algo que es muy importante para mantener a su familia y para seguir peleando por la causa de la justicia social.
Lorena está involucrada en nuestra causa [la de SBQ solidario] hasta donde no puede imaginarse, vive por ella y me da que eso le alegra la vida un montón… cuando la dejé en Trujillo ya estaba trabajando en unas jornadas de higiene del cabello para los niños de Moche y en prepararles una fiestita de Navidad en la que les entregará regalos y les hará una chocolatada [vi su lista y ya tenía comprometidos juguetes para casi todos los niños a base de llamar a sus amistades e involucrarlas con insistencia].
Solo sé que si en el mundo hubiera muchas lorenas, las cosas serían de otra forma muy diferente, mucho mejores.
Yo solo puedo desearle lo mejor en la vida, lo que ella quiere, que sus hijos estudien y tengan más y mejores oportunidades que las que ella ha tenido, y sé que va a conseguirlo, porque ha logrado hacer una hermosa piña en esa casita humilde de la Avenida España, una familia que seguro es modelo por donde se la mire, unos chicos con la cabeza muy bien amueblada y un sentimiento social parejo al de su madre. Ella ya sabe que me tiene para lo que precise, tanto como yo la presiento a ella dispuesta a lo que yo pueda necesitar. Sé que tengo una casa magnífica en Trujillo a la que puedo ir siempre que quiera y sentirme como uno más de los que la habitan.
Ya veis, todavía queda en el mundo gente buena y dispuesta a arreglar lo que suceda… ¿quién lo iba a imaginar?
Un beso fuerte para Lorena… o, mejor, un beso y un abrazo. Y mis disculpas, porque le prometí no hablar de ella, pero el relato de mi viaje quedaría vacío sin hablar un poquito de la que ha sido protagonista constante del mismo. Espero que me perdones por no haber cumplido mi promesa.







Me gusta particularmente esta foto, porque el gesto de la cara de Lorena y la forma de tirar la mano hacia adelante son dos signos que la definen claramente en toda su energía.

Comentarios

  1. Sabes Luis, recuerdo que cuando conversamos me dijiste que el día que hables sobre mi mamita en tu blog, no sabias como ordenar y escribir toda la admiración y el afecto que tienes hacia ella, pero déjame decirte que haz logrado describir como es en realidad ella, en pocas palabras una mujer extraordinaria como madre, amiga y persona, ella es una mezcla de amor y de fortaleza, una mujer que batalla diariamente con la dura realidad en que vivimos, con una sonrisa y un corazón lleno de amor, una mujer que es capaz de todo con tal de protegernos tanto a mí como a mi hermanito y a todas las personas que ella quiere (te habrás dado cuenta de ello) sin esperar nada a cambio, lo hace porque nos ama y nos quiere de verdad, un amor tan inmenso que ni siquiera yo me puedo imaginar de que tamaño sea, pero si se bien cuan puro y cuan verdadero es.
    Gracias de nuevo por haber escrito sobre otra persona tan importante en mi vida, la mujer a la que mas amo en este mundo, una gran mujer que me tuvo en su vientre por nueve meses y me dio la vida, alguien que me ha criado y me ha educado con todo el amor que nunca jamás alguna otra mujer podría haberlo hecho tan bien, la que me cuida cuando me enfermo, la que me mima como si aun fuera una niña, la que con confianza y más amor ha logrado ser la mejor de todas las mejores amigas que alguien pueda imaginar tener algún día, en pocas palabras soy yo la afortunada de tener a la madre más buena y noble, a la que aun llegando cansadísima de el trabajo que tiene siempre trae una sonrisa en los labios así haya sido un muy mal día para ella, a la mejor madre del mundo, y es mía mía sólo mía y de mi hermanito, a la cual le estoy sumamente agradecida porque se que mil veces daría su vida por nosotros, y nosotros por ella aún más.
    Ella también sabe como la amamos, y aunque la vida no es color de rosa, ella hace de todo por hacer que nosotros seamos felices, todo lo que somos y lo que hacemos es por ella, ella se merece todo lo mejor de este mundo y algún día me encargaré de darle todo lo que ella se merece, es una labor muy dura la que ella realiza, es padre y madre al mismo tiempo, y por ello le estoy sumamente agradecida, pero gracias a Dios somos felices, con lo poco que tenemos somos una familia feliz, y es algo que muchas familias que pueden tener muchísimas más cosas materiales que nosotros, pero lo que les falta es amor, ese amor que destila de su sonrisa y de todo su ser.
    Gracias una vez más Luis, por haber escrito sobre las 3 personas que son las más importantes en mi vida: mi Mamita, mi Pepito y mi Vic, y claro gracias también por haber escrito sobre mí, sólo faltaba que escribas sobre ti, para que estén completas las personas que más quiero y admiro, las que son más importantes en mi vida. Muchas gracias de nuevo, porque yo sabía que nos querías, pero nunca me imagine cuanto, y ya sabes, cuando quieras volver, acá en Perú hay una pequeña casita en la Av. España, humilde y sin lujos, pero que tiene mucho amor por dar y compartirlo con personas que son tan buenas y sencillas como tu.

    Mili.

    ResponderEliminar
  2. La belleza de estas palabras solo pueden ser el reflejo de una mujer fantastica.

    Siempre,

    ELV

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

NO SEAS NUNCA COMO YO

Casi cinco meses de vida tranquila juntos, Mario. Yo viéndote crecer y adquirir pericias y tú mirándome, a veces perplejo y a veces encantado de verme (porque los abuelos hacemos cosas que no hacen los padres, como sacarte del carrito y achucharte cuando lloras y hay que dejarte tranquilo para que encuentres el sueño).  Casi cinco meses y ya me has llenado de endorfinas (porque el abuelo canilllas blancas es pura química orgánica), me has perfumado de ese olor tuyo a bebé, que es el único que en mi mundo supera al olor del tabaco, y te has hecho centro de todo, pues te veo y me olvido del banco que me tiene medio asesinadito, de los clientes que están esperando en la puerta y hasta de este dolor cabrón que llevo en la rodilla desde hace unas semanas. Y lo mejor, lo mejor de todo, es que, cuando llegas, te miro y sonrío, y tú me devuelves enseguida una sonrisa a medias con hoyuelo  al ladito derecho de tu boca. Entonces te cojo y te achucho, te acerco a mi mejilla y siento ese lazo qu…

Mario

Mario fue un corredor de fondo que ha legado el nombre a mi nieto para perpetuar en él su memoria, y me gusta, me gusta mucho que mi bebé tenga en su nombre una razón y un contenido, que lleve el signo de una amistad indeleble y el valor hermoso del recuerdo. Mario, hoy mi nieto, es divinamente vulnerable, delicado hasta el suspiro, bellísimo en sus gestos y causa absoluta de orgullo personal. Su madre, mi hija, me ha hecho el regalo más precioso que se puede hacer a un padre, y lo ha hecho con valentía, sin miedos, siendo una mujer entera en todo el proceso y demostrándome que algo tuve que hacer bien en su educación y en su formación como persona. Jaime, el padre de mi nieto, es un padre ejemplar, preocupado, atento siempre a las necesidades de mi hija y de su hijo, y yo le estaré eternamente agradecido por su forma de ser hombre y por el amor entero que se percibe constantemente en su trato hacia mi niña y hacia mi bebé. Gracias a los tres por hacerme tan feliz.
Por lo que a mí se …

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…